Skip to Content

Abuso Sexual Infantil

CUIDADO AMBULATORIO:

El abuso sexual infantil

es involucrar a un niño en actividades sexuales que no entiende. Tocar o besar de manera inapropiada puede ser considerado abuso sexual infantil. También puede ser un contacto sexual no deseado (agresión sexual). Incluso puede ser la amenaza de contacto sexual. El niño puede ser abusado por un adulto u otro niño. En el caso de los abusos sexuales, el niño no está preparado desde el punto de vista del desarrollo y no es capaz de dar un consentimiento informado.

Qué hacer si cree que su hijo/a ha sido abusado/a:

Si usted piensa que su hijo ha sido abusado sexualmente, no le haga preguntas una y otra vez. Su hijo puede estar demasiado avergonzado para hablar con usted sobre lo ocurrido. Llévelo/la al consultorio del médico o al servicio de urgencias.

Qué esperar que ocurra en el consultorio médico o en el servicio de emergencias:

Los médicos le explicarán de qué manera ayudarán a su hijo/a. Será necesario su consentimiento. Los médicos querrán hablar con su hijo/a sin su presencia en la sala. De esta manera los médicos se pueden ganar la confianza de su hijo. También es posible hacer un examen y pruebas. El médico de su hijo/a puede sugerir que vea a un especialista de salud mental. Es deber de los médicos reportar cualquier abuso sexual conocido o sospechado a la policía. Es posible que su niño deba ser ingresado en el hospital.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Su hijo/a siente que se ha lastimado o ha lastimado a otras personas.

Llame al médico de su hijo si:

  • Su hijo/a está triste o deprimido la mayor parte del tiempo o tiene temor de otras personas.
  • Su hijo/a presenta nuevos signos y síntomas desde la última consulta médica.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo puede recibir lo siguiente:

  • Medicamentos de prevención que se administran para prevenir el embarazo, o infecciones virales o enfermedades de transmisión sexual.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Apoye a su hijo:

  • Escuche a su niño si quiere hablar. No lo juzgue ni haga muchas preguntas. Está bien si su hijo no quiere hablar. Su hijo puede estar demasiado avergonzado.
  • Haga que se sienta seguro. Dígale que el incidente no fue su culpa. Dígale a su hijo que es una buena persona.
  • Lleve a su hijo a las citas. Su hijo será derivado a un proveedor de salud mental (consejero). Es importante que su hijo continúe yendo a las citas con el consejero.

Acuda a las consultas de control con el médico de su hijo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niña.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.