Skip to Content

Abuso Físico De Las Personas Mayores Para Familiares Y Cuidadores

CUIDADO AMBULATORIO:

El abuso físico de una persona mayor

es el daño que hace un cuidador a una persona de 60 años o más. Un cuidador podría ser un familiar o alguien que es responsable de brindar cuidados. El cuidador le podría pegar, abofetear, patalear, jalar el cabello, quemar o alimentar a fuerzas a la persona. El cuidador también podría administrarle una dosis equivocada de medicamento. El abuso físico también incluye el abuso sexual. El abuso sexual ocurre cuando una persona tiene contacto sexual con la persona sin su consentimiento. El abuso físico puede suceder en el hogar de la persona, en la del cuidador o en una institución como un asilo de ancianos.

Los signos y síntomas de la pleuresía podrían incluir cualquiera de los siguientes:

  • Caídas o lesiones constantes, o lesiones viejas que no fueron tratadas cuando sucedieron
  • Rasguños, marcas de mordeduras, o marcas de objetos usados para dominar, como cinturones, cuerdas o cables eléctricos
  • Huesos rotos o dislocados
  • Cortes o moretones, especialmente en la parte superior de ambos brazos (marcas de sujeción)
  • Cicatrices o quemaduras de cigarrillos, planchas o agua caliente
  • Sangre o secreción proveniente de la nariz, la boca o los genitales

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • La persona tiene deseos de hacerse daño a sí misma o a otro.
  • La persona presenta falta de aliento, dolor en el pecho o latidos cardíacos rápidos.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La persona siente que no puede afrontar el abuso o no puede recuperarse de ello.

Llame al médico de la persona si:

  • No puede acudir a su próxima cita médica.
  • Tiene signos y síntomas nuevos.
  • Usted o la persona tienen preguntas o inquietudes sobre su afección o sus cuidados.

Tratamiento:

Es posible que lleven a la persona que sufrió el abuso físico a un hogar de cuidados para adultos. Se le podrían ofrecer servicios especiales para garantizar su seguridad y su salud.

  • Los medicamentos se pueden administrar para ayudar a aliviar el dolor de la persona. Es posible que necesite medicamento antibiótico o una vacuna antitetánica si tiene una herida abierta. También podrían darle medicamentos para tratar otras afecciones médicas.
  • La cirugía puede ser necesaria para tratar las lesiones. Una cirugía podría ayudar a que sus huesos vuelvan a su estado normal si hay un hueso fracturado. Se podría requerir una cirugía también para corregir una deformidad o para tratar otras lesiones.

Cuido de la persona:

  • La persona debe descansar cuando lo crea necesario. Infórmele al médico si la persona tiene problemas para dormir.
  • Aplique compresas frías y calientes según le indiquen:
    • El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla y aplíquela sobre la lesión durante 15 a 20 minutos cada hora o según las indicaciones.
    • Después de las primeras 24 a 48 horas, el médico de la persona puede solicitarle que utilice una compresa caliente. El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplíquese calor en el área lesionada durante 20 a 30 minutos cada 2 horas durante la cantidad de días que le indiquen.
  • Pueden recomendarle consejería. Un consejero puede ayudar a la persona a hablar sobre cómo se siente. Es posible que sienta temor, depresión o ansiedad como consecuencia del abuso físico. Un consejero puede ayudar a la persona con estos sentimientos.

Cómo ayudar a la persona:

Los trabajadores sociales y los médicos pueden ayudarlo a asegurarse de que la persona tenga lo que necesita. Las siguientes son formas en las que puede ayudar a la persona:

  • Denuncie el abuso físico. Puede resultar difícil denunciar el abuso físico, pero el hacerlo es muy importante. Los médicos pueden ayudar a la persona si corre riesgo de ser o si es víctima de abuso físico.
  • Asista a las consultas de control con la persona. Un médico puede hablar con usted, la persona, su familia o sus amigos. Es posible que quieran hablar con alguien que debería ser considerado responsable de los abusos físicos.
  • Ayude a que el hogar de la persona sea más seguro. Busque cualquier cosa en la casa de la persona que pueda causar una caída o lesión. Por ejemplo, alfombras, cables eléctricos o muebles en un pasillo. Quite o asegure cualquier cosa que pueda hacer que la persona se tropiece. Asegúrese de que las zonas de paseo de la casa tengan buena iluminación. La persona puede necesitar un bastón, un andador u otro equipo que le ayude a caminar con mayor estabilidad. Esto ayuda a prevenir una caída o lesión que deje a la persona en riesgo de abuso.
  • Ayude a la persona a obtener herramientas para ayudar con las actividades de la vida diaria. Por ejemplo, una silla para sentarse en la ducha, un gancho para ayudar con los botones y un calzador para ayudar a ponerse los zapatos. Los dispositivos pueden hacer que la persona sea menos dependiente de los cuidadores que pueden abusar de ella.

Ayude a la persona a hacer un seguimiento con su médico según lo indicado:

Anote sus preguntas y las de la persona para que recuerde hacerlas durante las citas.

Para apoyo y más información:

  • National Center on Elder Abuse
    c/o University of Southern California Keck School of Medicine
    Alhambra , CA 91803
    Phone: 1- 855 - 500-3537
    Web Address: https://ncea.acl.gov/

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.