Skip to Content

Absceso De Hígado

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Un absceso de hígado es una acumulación de pus en el hígado, causada por bacterias, hongos o parásitos. Este absceso puede ocurrir como una simple lesión o como lesiones múltiples de diferentes tamaños. Este absceso es comúnmente causado por una infección con bacterias o amebas (parásitos que causan diarrea). Un absceso de hígado causado por bacterias con frecuencia ocurre después de una infección abdominal. En estas, se incluyen las infecciones causadas por cálculos en los conductos biliares, las infecciones en los intestinos o la apendicitis. El dolor en la parte superior derecha de su abdomen, la fiebre y los sudores nocturnos son signos y síntomas comunes. También puede presentar pérdida del apetito, náuseas, vómito o pérdida de peso no planeada. Algunas veces, también pueden presentarse tos, dificultad para respirar o color amarillo en la piel o partes blancas de los ojos.
  • El absceso de hígado puede diagnosticarse mediante exámenes de sangre o con imágenes de su abdomen. En estos, se pueden incluir radiografías, una escanografía del hígado, ultrasonido, una tomografía computarizada e imágenes por resonancia magnética. El tratamiento dependerá de la causa, tamaño y ubicación del absceso en su hígado. También dependerá de si usted tiene un absceso simple o abscesos múltiples. Para eliminar la infección y aliviar sus síntomas, pueden usar medicamentos. Los médicos pueden drenar el absceso o practicar una cirugía para ayudar a remover el pus de su hígado. Con tratamiento y cuidado, su absceso puede ser curado y prevenir serios problemas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

RIESGOS:

El tratamiento para el absceso de hígado puede causar efectos secundarios desagradables. Al drenar el absceso puede escaparse pus hacia su abdomen y causar una infección severa. Los medicamentos pueden causar efectos secundarios, tales como picazón, náuseas, vómito o convulsiones. Si se deja sin tratar, sus problemas podrían empeorar y amenazar su vida. Podría acumularse líquido entre sus pulmones y sus costillas causando problemas respiratorios. El absceso podría reventarse y extender la infección por todo el cuerpo. Si tiene preocupación o preguntas relacionadas con su absceso de hígado, sus cuidados o su tratamiento, consulte con su médico.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Formulario de consentimiento

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Un IV

es una cánula pequeña que se introduce en una vena y sirve para aplicarle medicamentos o líquidos.

Medicamentos:

Usted podría recibir los siguientes medicamentos:

  • Antibióticos: Este medicamento se administra para ayudar a tratar o prevenir una infección causada por bacteria.
  • Medicamentos antimicóticos: Estos medicamentos ayudan a eliminar los hongos que pueden producir una enfermedad.
  • Medicamentos antináuseas: Estos medicamentos pueden ser administrados para calmar su estómago y prevenir vómitos.
  • Medicamentos antiparasitarios: Estos medicamentos pueden ser administrados para eliminar los parásitos. Los parásitos son organismos que viven sobre, o dentro de, otro ser vivo y se alimentan de él.
  • Medicamentos para el dolor: Los médicos le podrían administrar medicamento par suspender o reducir su dolor.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para solicitar su medicamento. Informe a sus médicos si su dolor no ha reducido. Es posible que el medicamento no funcione como debería para controlar su dolor si espera demasiado tiempo para tomarlo.
    • El medicamento para dolor podría causarle mareo o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a su médico cuando de vaya a levantar de la cama o necesite ayuda.

Exámenes:

Usted puede necesitar alguno de los siguientes exámenes:

  • Exámenes de sangre: Usted podría tener extracción de sangre para proveer información a sus médico sobre la función de su cuerpo. La sangre puede ser extraída de su mano, brazo, o a través de un IV.
  • Tomografía axial computarizada: Este examen también recibe el nombre de TAC. En este examen, se usa un aparato especial de rayos X equipado con una computadora, para tomar imágenes de su abdomen, incluyendo el hígado. Antes de tomar las imágenes, es posible que a usted le apliquen un medio de contraste por vía intravenosa. Este medio de contraste ayuda a que las imágenes de sus órganos, puedan verse mejor. Las personas alérgicas al yodo o los mariscos (langosta, cangrejo o langostinos) también pueden ser alérgicas a este medio de contraste. Si usted sufre de alergia a cualquiera de estos mariscos o si tiene otras alergias o problemas de salud, infórmele al médico.
  • Escanografía de hígado: Este es un examen que se hace para mirar su hígado. A usted le aplicarán una pequeña cantidad de un medio de contraste por vía intravenosa. Luego, tomarán imágenes usando un escáner especial el cual puede ver el medio de contraste en su cuerpo. El medio de contraste se absorbe más en las áreas anormales del hígado.
  • Imágenes por resonancia magnética: Este examen también se conoce con la sigla IRM. En este examen, se usan ondas magnéticas mirar el hígado. Usted tendrá que permanecer acostado y quieto durante la resonancia magnética. Nunca entre a la sala donde hacen este examen, llevando un tanque de oxígeno, usando reloj o con cualquier otro objeto metálico. Esto podría causarle serias lesiones.
  • Ultrasonido:
    • Ultrasonido abdominal: Se hace este examen para que los médicos puedan ver los tejidos y órganos en su abdomen. Se coloca un gelatina en su abdomen y se pasa un sensor por su abdomen. El sensor usa hondas sonoras para enviar imágenes de su abdomen a una pantalla tipo televisión.
    • Estudio Doppler con ultrasonido: Es un examen que usa ondas sonoras para mirar sus venas en una pantalla tipo TV. El estudio Doppler con ultrasonido también se conoce como escán dúplex. Los médicos buscan coágulos de sangre en las venas que están próximas a su área enrojecida y con dolor. También es posible que usted escuche su flujo sanguíneo durante este examen.
  • X-rays:
    • Radiografías de abdomen: Son imágenes de los órganos ubicados en el interior de su abdomen. Los médicos utilizan estas imágenes para buscar problemas, como intestinos bloqueados o rotos, cálculos renales o masas sólidas (tumores) en sus órganos.
    • Radiografía de tórax: Es una imagen de sus pulmones y su corazón. Los médicos la utilizan para conocer el funcionamiento de sus pulmones y corazón. Los médicos también utilizan los rayos X para buscar los signos de una infección, como la neumonía o pulmones colapsados. La radiografía de tórax puede mostrar los tumores, las costillas rotas y la presencia de líquido alrededor del corazón y pulmones.

Tratamiento:

  • Drenaje con catéter: Los médicos harán una incisión (corte) en su abdomen, en el área que está sobre su hígado. Usando ultrasonido o una tomografía computarizada como guía, insertarán un catéter a través de la incisión hasta llegar al absceso. Drenar el absceso puede servir para limpiar el pus de su abdomen. La incisión será cerrada con hilo o grapas. El catéter será suturado (cosido) a la piel para evitar que se mueva. De vez en cuando, puede ser necesario lavar el catéter con una solución salina.
  • Aspiración con aguja: Los médicos pueden hacer una aspiración con aguja para succionar el líquido del absceso. Usando ultrasonido o una tomografía computarizada como guía, insertarán una aguja través de la piel que está sobre hígado hasta penetrar en el absceso. El fluido es extraído y luego enviado al laboratorio para examinarlo.
  • Cirugía: Pueden hacer una cirugía para abrir su abdomen, si han fallado otras formas de tratamiento. La cirugía puede hacerse, si el absceso es muy grande o si hay abscesos múltiples. Los médicos también pueden practicarle una cirugía para buscar y corregir problemas dentro de su abdomen. Esta cirugía puede hacerse para remover los cálculos de los conductos biliares o para limpiar el pus, si en el absceso estalla (revienta).

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide