Skip to Content

Vejiga Hiperactiva

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una vejiga hiperactiva?

Una vejiga hiperactiva es una urgencia repentina para orinar que es difícil de controlar. Esto ocurre cuando los músculos de la vejiga se contraen más de lo normal. Esto causa una necesidad repentina o frecuente de orinar. Usualmente usted necesita orinar más de 8 veces en un lapso de 24 horas. Es posible que necesite levantarse durante la noche más de una vez a orinar. También puede tener un escape de orina antes de poder llegar hasta el baño.

¿Qué aumenta mi riesgo de presentar una vejiga hiperactiva?

Su riesgo de presentar una vejiga hiperactiva aumenta a medida que envejece. Su riesgo aumenta si ha tenido previamente partos vaginales, estreñimiento crónico y diabetes. También el riesgo aumenta con la obesidad, lesión en los nervios, derrame cerebral y problemas en la médula espinal.

¿Cómo se diagnostica una vejiga hiperactiva?

Su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas. También necesita saber sobre cualquier afección médica que tenga y los medicamentos que esté tomando. Le puede examinar su zona pélvica y abdomen para buscar por problemas que le puedan estar causando los síntomas. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Exámenes de sangre y orina se pueden realizar para buscar signos de infección o la presencia de sangre o glucosa (azúcar) en la orina.
  • Le pueden solicitar que lleve un registro de sus patrones de orina por varios días. Escriba el número de veces que orina en un periodo de 24 horas, la cantidad y si tiene escapes de orina. Su médico también puede solicitarle que registre el tipo y la cantidad de líquidos que consume.
  • Una ecografía de su vejiga. Le medirán la cantidad de orina que queda en su vejiga después que usted orina.
  • Una cistoscopía puede mostrar problemas dentro de su vejiga. Un cistoscopio se introduce en su vejiga a través de su uretra. La uretra es el conducto por donde pasa la orina cuando usted orina. El cistoscopio es una sonda o tubo flexible con un lente óptico y luz al final.
  • Un examen urodinámico puede mostrar que tan bien funciona su vejiga. Se introduce un tubo delgado por el interior de su uretra y otro por su recto. Pida más información sobre esta prueba.

¿Cómo lidiar con su vejiga hiperactiva?

  • Limite los líquidos según las indicaciones. Limite los líquidos para disminuir la cantidad que usted orina. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Es posible que necesite evitar tomar líquidos por varias horas antes de irse a dormir. Su médico le puede recomendar que limite la cantidad de cafeína y alcohol.
  • Ejercítese regularmente y mantenga un peso saludable. Pregunte a su médico cuánto debería pesar y pídale que le recomiende un programa de ejercicios adecuado para usted. El exceso de peso ejerce presión en su vejiga y empeora sus síntomas. Pida que le ayude a crear un plan para bajar de peso si usted tiene sobrepeso.
  • Realice ejercicios para el piso pélvico con frecuencia. Sus músculos pélvicos le ayudan a detener la orina. Apriete fuerte estos músculos por 5 segundos, luego relájelos por 5 segundos. Aumente gradualmente a 10 segundos. Haga 3 series de 15 repeticiones al día o como se le indique. Esto le ayudará a fortalecer sus músculos pélvicos y a mejorar el control de su vejiga.
  • Entrene su vejiga. Vaya al baño durante horas programadas, como por ejemplo cada 2 horas, aunque no sienta la urgencia de ir. Usted también puede tratar de aguantar su orina cuando usted tiene ganas de ir al baño. Por ejemplo, contenga su orina por 5 minutos cuando sienta ganas de orinar. Conforme se le vaya facilitando, contenga la orina por 10 minutos. Trate de llegar a cada 3 o 4 horas para ayudar en el control de su vejiga.

¿Cuál es el tratamiento para la vejiga hiperactiva?

En caso que otros métodos no hayan funcionado se podrían ordenar los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos para relajar su vejiga y disminuir las ganas de orinar.
  • La estimulación del nervio sacro envía impulsos eléctricos al nervio del sacro mediante un dispositivo diminuto que se implanta por debajo de su piel. El nervio del sacro controla su vejiga, esfínter y los músculos del piso de la pelvis.
  • Cirugía podría ser necesaria si todos los otros tratamientos no le han ayudado a controlar su vejiga.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • El color de su orina es rosada o nota sangre en la orina.
  • Usted tiene dolor al orinar.
  • Usted sigue teniendo síntomas incluso después de tomar su medicamento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide