Skip to Content

Uso Medicinal De Marihuana

LO QUE NECESITA SABER:

La marihuana, también conocida como cannabis o hierba, es una droga que viene de la planta cannabis sativa (cáñamo). El uso medicinal de la marihuana también se conoce la marihuana medicinal. Toda la planta o sus extractos se pueden utilizar para controlar o aliviar las afecciones médicas o mentales. Los efectos pueden comenzar inmediatamente y duran de 3 a 4 horas. La marihuana se puede tomar en forma de píldora, cápsula, aceite o un aerosol bucal. La marihuana también puede fumarse, cocinarse al horno con alimentos o en infusión.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Los efectos de la marihuana han pasado y usted tiene falta de aliento, ritmo cardíaco acelerado o dolor en el pecho.

Comuníquese con su médico si:

  • Sus síntomas no mejoran.
  • Usted está desarrollando dependencia de la marihuana.
  • Usted ha dejado de usar marihuana y siente que no puede afrontar los síntomas de abstinencia.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

La marihuana puede usarse para tratar las siguientes afecciones médicas o síntomas:

  • Dolor o inflamación
  • Pérdida de apetito o peso, náusea y vómito.
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento por daños en el sistema nervioso
  • Problemas de sueño y estado de ánimo.
  • Espasmos musculares, temblores (agitación), convulsiones o tics
  • Presión en el ojo debido a glaucoma

Lo que necesita saber acerca del cannabidiol (CBD):

El CBD es un químico producido naturalmente en la marihuana. El CBD no contiene tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia química que provoca el subidón por marihuana. El CBD se puede utilizar para ayudar con un trastorno de abuso de sustancias o para aliviar la ansiedad o la depresión. El CBD puede ayudar a aliviar el dolor, reducir la inflamación y controlar los espasmos musculares de la esclerosis múltiple. El CBD también puede ayudar a controlar algunos tipos de convulsiones. El CBD es un extracto. Esto significa que fue separado del resto de la planta de marihuana. A menudo se prepara en forma de aceite y se coloca en gotas debajo de la lengua.

Los riesgos relacionados con el uso de marihuana:

  • La marihuana puede variar en calidad y potencia. Puede funcionar bien en algunas personas, pero no en otras. Es posible que la cantidad de marihuana que se necesita, cuándo se debería usar, o si está funcionando no sean muy claras. Podría interferir con su habilidad de conducir u operar maquinaria. Si usted está embarazada y usa marihuana, podría ocasionar problemas con el crecimiento de su bebé.
  • La marihuana puede hacer que se sienta cansado, ebrio, mareado o eufórico. También puede causar o empeorar algunos de los efectos que está tratando de aliviar. La marihuana puede causar ansiedad, confusión, disminución de memoria o dificultad en aprendizaje. La marihuana aumenta el riesgo de trastorno de pánico, depresión o alucinaciones. Si usa marihuana por un tiempo prolongado y deja de usarlo, es posible que sufra síntomas de abstinencia. Podría sentirse enojado, ansioso, nervioso o inquieto. Podría perder el apetito, bajar de peso o tener problemas para dormir.
  • La marihuana puede contener sustancias dañinas, como metales u hongos. Puede aumentar su riesgo de infección pulmonar, bronquitis de larga duración, asma u otras enfermedades pulmonares. Fumar marihuana podría aumentar su riesgo de cáncer en la cabeza, cuello, y pulmones. La marihuana también podría aumentar su riesgo de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral. Al usarse con otros medicamentos, la marihuana aumenta su riesgo de efectos secundarios.

Lo que usted debe saber sobre el uso de la marihuana:

  • Aprenda y siga las leyes sobre el uso de marihuana medicinal en el área donde usted vive.
  • Infórmele a su médico sobre todas las drogas que usted toma. Si usted usa marihuana, infórmele cuándo y para qué lo usa.
  • Visite a su médico regularmente. Su médico querrá comprobar su presión arterial o asegurarse de que la marihuana no afecta otros medicamentos que toma.
  • Consulte con su médico sobre el uso de cápsulas, aerosoles, vaporizadores o píldoras de marihuana, en vez de cigarrillos.
  • No use marihuana si está embarazada o amamantando. La marihuana se mantiene en las células adiposas y se puede transferir lentamente a su bebé durante un largo período. La marihuana puede afectar el crecimiento y el desarrollo de su bebé.
  • No conduzca ni use maquinaria pesada cuando consume marihuana.
  • No beba alcohol ni use otras drogas o medicamentos en conjunto con la marihuana.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide