Skip to Content

Trastorno Depresivo En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Un trastorno depresivo

es una afección médica. Es normal que su hijo se sienta triste, irritable o desesperado a veces. Un trastorno depresivo es una afección que hace que su hijo tenga estos sentimientos durante semanas, meses o más tiempo. Los sentimientos de su hijo pueden interferir en sus actividades normales. Usted puede sentir que su hijo está siendo irrespetuoso o tiene malas actitudes. No espere que los sentimientos de su hijo desaparezcan. Un trastorno depresivo puede tratarse. El tratamiento puede ayudar a que su hijo se sienta mejor.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo ha hecho algo intencionalmente para hacerse daño.
  • Su hijo habla acerca del suicidio o intenta hacerlo.

Consulte con su médico sí:

  • Los síntomas de su hijo no mejoran.
  • No puede llevar a su hijo a su próxima consulta.
  • Su hijo tiene síntomas nuevos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Los signos y síntomas frecuentes de un trastorno depresivo pueden ser los siguientes:

  • Cambio en el apetito, pérdida o aumento de peso
  • Dormir demasiado o muy poco
  • Despertarse antes de lo habitual y no poder volver a conciliar el sueño
  • Estado de ánimo irritable, enojo, agitación o ansiedad
  • Falta de interés y concentración en actividades divertidas y trabajos escolares
  • Falta de energía o fatiga
  • Estar retraído de la familia y los amigos
  • Presentar sentimientos de culpa o inutilidad

El riesgo de su hijo de padecer un trastorno depresivo puede ser mayor en los siguientes casos:

  • Eventos estresantes como la muerte de un ser querido, el abuso, el divorcio de los padres o la pérdida de una amistad.
  • Padres de familia, hermanos u otros parientes con un historial de depresión
  • Sufrir de ansiedad, del trastorno de hiperactividad con déficit de atención o una discapacidad del aprendizaje
  • Estado de ánimo bajo o malas relaciones con otras personas
  • Sufrir intimidaciones
  • Abuso de alcohol o drogas

El tratamiento para un trastorno depresivo

puede ayudar al niño a sentirse mejor.

  • Terapia para la salud mental nutrición. Es posible que el médico de su hijo le sugiera algo de lo siguiente:
    • Terapia cognitivo conductual (TCC) ayuda a su hijo a crear pensamientos más realistas y adecuados sobre sus comportamientos y sobre sí mismo. Su niño podría trabajar individualmente con un médico mental. La TCC también puede realizarse con un grupo de niños que tengan trastornos depresivos. La TCC podría combinarse con medicamentos que ayudan a tratar el trastorno depresivo de su hijo.
    • La terapia interpersonal (TIP) ayuda a su hijo a vincularse con otras personas mediante la comprensión de los sentimientos y las opiniones de los demás. La TIP también lo ayuda a comunicarse mejor con sus amigos y familiares.
  • Los medicamentos antidepresivos pueden darse para mejorar o equilibrar el estado de ánimo del niño. Es posible que su hijo deba tomar estos medicamentos durante varias semanas antes de empezar a sentirse mejor. Informe al médico de su hijo acerca de los efectos secundarios o los problemas que su hijo tenga con el medicamento. Podría ser necesario cambiar el tipo o cantidad de medicamento.

Apoye a su hijo:

  • Hable con su hijo sobre su estado de ánimo. Es posible que su hijo lo ignore o que niegue la existencia de algún problema. Hable con su hijo de todos modos.
  • Téngale paciencia a su niño. No se enoje debido al estado de ánimo irritable o fastidioso de su hijo.
  • Pase tiempo con su hijo. Juegue, vea películas, cocine o haga manualidades con su hijo. Fomente estados de ánimo positivos, el disfrute y los momentos de relajación en su hijo pasando tiempo con él.
  • Lleve a su hijo a todas las consultas médicas. Un trastorno depresivo puede tratarse con la ayuda correcta. Su hijo puede sentirse mejor con el tratamiento.
  • Fomente hábitos sanos alimenticios y para dormir. Asegúrese de que su niño consuma una variedad de alimentos sanos. Siga un horario fijo para la hora de dormir para que su niño duerma lo suficiente. Es posible que su hijo duerma mejor si en su habitación hay tranquilidad y oscuridad.
  • Asegúrese de que su niño tenga 1 hora de actividad física todos los días. Anime a su niño a jugar deportes o ser activo todos los días. Usted y su niño pueden dar un paseo. La actividad física puede reducir los síntomas de depresión.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide