Skip to Content

Trastorno De Tic

CUIDADO AMBULATORIO:

Trastorno de tic

Un tic es un movimiento o sonido repetido que sucede repentinamente y que no puede ser controlado. Un trastorno de tic comienza en la niñez, usualmente entre los 7 y los 12 años de edad. El trastorno de tic de su niño podría ser leve o severo. Él podría tener un tic por un corto tiempo, o podría tenerlo por el resto de su vida. El riesgo de su niño de un trastorno de tic es más alto si es un varón o si tiene historial familiar de un trastorno de tic.

Tipos de trastornos de tics:

Su niño podría tener tics motores (movimiento) o vocales (sonido). Los tics motores y vocales podrían suceder al mismo tiempo, pero podrían suceder por separado. Es posible que su niño tenga varios tics consecutivos, seguidos por un periodo de calma cuando no tenga tics. Es posible que su niño presente cualquiera de los siguientes varias veces al día:

  • Los tics motores pueden ser simples o complejos. Los tics motores simples son movimientos descontrolados, cortos y rápidos de un área del cuerpo. Los tics motores complejos ocurren cuando su niño tiene varios tics motores simples a la vez. Su niño podría hacer cualquiera de lo siguiente:
    • Golpear, morder, rasguñar o picarse a sí mismo
    • Parpadear, arrugar su nariz o torcer la cara
    • Golpear, sacudir o girar la cabeza o encoger los hombros
    • Copiar los movimientos de los demás, tocar a otras personas o hacer gestos inapropiados
    • Rechinar sus dientes, tensar su abdomen o vomitar
    • Golpear, patear, aventar cosas o hacer ejercicio sin razón conocida
    • Palmear su mano, tocar sus dedos de las manos, golpear los pies o sacudir sus brazos o piernas
  • Tics vocales pueden ser simples o complejos. Los tics vocales simples son cuando su niño hace ruidos y sonidos descontrolados. Los tics vocales complejos son cuando su niño expresa palabras o frases sin tener control sobre lo que dice. Su niño podría hacer cualquiera de lo siguiente:
    • Ladrar, olfatear, aullar, sollozar, silbar o hacer un sonido de succión
    • Carraspear, toser, hacer sonido de hipo o gruñir
    • Copiar los sonidos o palabras de otra persona
    • Maldecir, gritar o decir cosas inapropiadas
    • Hacer el mismo sonido o ruido una y otra vez
    • Murmurar palabras u oraciones

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su niño le indica que quiere lastimarse a sí mismo o a otras personas.
  • Su hijo se ha lastimado a sí mismo o a otras personas.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo se pone muy molesto, amenaza a alguien o es violento.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo no puede dormir bien o está durmiendo más de lo habitual.
  • Su hijo tiene problemas en la escuela o está deprimido o ansioso.
  • Su hijo tiene espasmos musculares o dificultad para caminar.
  • Su hijo tiene tics nuevos o los actuales están empeorando o le impiden que realice sus actividades cotidianas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

Es posible que un trastorno de tic leve no necesite tratamiento. Lo siguiente puede ayudar a su niño a controlar sus síntomas y a disminuir su estrés:

  • Medicamentos si los tics de su niño son dolorosos, perjudiciales o si le dificultan sus actividades normales. Los medicamentos podrían administrarse para ayudarlo a disminuir sus tics. Algunos de los medicamentos también podrían ayudarlo a controlar la ansiedad, los cambios de humor o el comportamiento agresivo. Algunos medicamentos también podrían ayudar a su niño a dormir.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.
  • El entrenamiento de biorregulación ayuda a su niño de controlar la forma cómo su cuerpo reacciona al estrés o dolor. Este entrenamiento puede ayudar a reducir los tics ayudando a su niño a controlar los desencadenantes que pueden conllevar a un tic.
  • La terapia cognitivo conductual (TCC) ayuda a su niño a aprender a controlar su conducta, pensamientos y emociones. La TCC podría ayudar a su niño a entender el trastorno del tic y a ayudarlo a lidiar con sus síntomas.
  • La terapia de inversión del hábito ayuda a su niño a aprender nuevos comportamientos que toman el lugar de sus tics. Su hijo aprende a reconocer cuando un tic está por aparecer. Él aprende a elegir una acción que interrumpirá el tic. Es posible que necesite realizar esa acción hasta por 3 minutos antes de que la necesidad de tener ese tic se detenga.
  • La terapia de relajación ayuda a disminuir el estrés emocional y físico de su niño. La terapia de relajamiento podría ayudar a su niño a aprender a controlar sus tics. La respiración profunda, el relajamiento muscular, la meditación y el escuchar música puede ayudar a su niño a lidiar con los eventos estresantes.

Apoye a su niño:

  • Tenga paciencia. Recuerde que su niño no está eligiendo tener sus tics. No está actuando tratando de provocar problemas de comportamiento. Los castigos no detendrán sus tics. Un acercamiento calmado y paciente podría ayudar a que los tics sean menos severos y que pasen con menos frecuencia.
  • Ayude a su niño a evitar el estrés. Su niño podría tener menos tics cuando esté concentrado, haciendo actividades o durmiendo. Sus tics podrían ser peores cuando esté solo, estresado, cansado, emocionado o preocupado. Podría ser de ayuda el crear un horario regular. Por ejemplo, establezca una hora durante el día para que su niño juegue y haga su tarea. Esto puede ayudar a evitar que él trate de terminar al último minuto.
  • No se enfoque en el tic. El tic podría empeorar entre más piense su niño en eso. Ayúdelo a enfocarse en sus habilidades e intereses. No deje que el trastorno del tic defina a su niño.
  • Establezca un horario regular para dormir. Haga que su hijo se acueste a dormir a la misma hora todas las noches. Asegúrese de que pueda dormir al menos 8 horas. La falta de sueño podría empeorar el tic.
  • Anime a su niño a dejar salir el tic lo más pronto posible. Entre más trate de contener el tic, peor podría ser cuando suceda. Su niño podría presentar señales de advertencia antes de que comiencen los tics, como sentir frío, calor, comezón, hormigueo o pesadez. Cuando se produce el tic, estos sentimientos desaparecen. A veces es posible que su niño detenga un tic antes de que ocurra. Esto podría provocarle incomodidad o una sensación de presión en su cuerpo que después le podría provocar mucho tics.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide