Skip to Content

Trastorno De Ansiedad Generalizada En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

es una afección que hace que su hijo se preocupe más de lo normal. También hace que su hijo sienta miedo en la mayoría de las situaciones. Su hijo se preocupa o asusta, incluso sin causa alguna. Su hijo puede preocuparse por su salud y por su desempeño en la práctica de deportes o en la escuela. Él puede también preocuparse por las relaciones y por estar en peligro. Es difícil para su hijo controlar su preocupación y sentirse tranquilo. El TAG impide que su hijo realice sus actividades habituales. También puede impedir que su hijo pase tiempo con sus familiares y amigos. Sin tratamiento, la ansiedad de su hijo puede empeorar.

Signos y síntomas que pueden ocurrir con la ansiedad:

  • Náuseas, vómitos, o diarrea
  • Fatiga o rigidez muscular
  • Temblores, sudoración, inquietud o irritabilidad
  • Problemas para concentrarse
  • Dificultad para dormir
  • Sentirse asustadizo, azorado o mareado
  • Ritmo cardíaco acelerado o falta de aliento

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • Su niño tiene dolor de pecho, opresión o pesadez que pueden llegar a extenderse hacia los hombros, los brazos, la mandíbula, el cuello o la espalda
  • Su niño dice que quiere lastimarse a sí mismo o a alguien más.

Llame al médico o terapeuta de su hijo si:

  • Los síntomas de su niño empeoran o no mejoran con el tratamiento.
  • Su hijo tiene síntomas nuevos o peores.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

Los médicos tratarán cualquier condición médica que cause los síntomas de su hijo.

  • Los medicamentos ayudan a su hijo a sentirse más tranquilo y relajado, y a disminuir sus síntomas. Los medicamentos generalmente se administran con terapia u otros tratamientos.
  • La terapia cognitivo conductual puede ayudar a su hijo a encontrar formas de sentirse menos ansioso. Un terapeuta puede ayudar a su niño a controlar la forma en que su cuerpo responde a la ansiedad. El terapeuta también puede enseñarle a su hijo formas de relajar los músculos y disminuir la respiración cuando se sienta ansioso.

Ayude a su niño a manejar la ansiedad:

  • Sea comprensivo y paciente. Los niños más pequeños pueden llorar o portarse mal como forma de mostrar ansiedad. Trate de ser paciente y recuerde que su niño puede tener problemas para controlar este comportamiento. Deje que su niño le cuente qué le causa ansiedad. Cuéntele a su niño acerca de su propia ansiedad y qué le ayuda a sentirse mejor. No fuerce a su niño a hacer algo lo pone demasiado ansioso. Usted puede ayudarlo a sentirse más cómodo empezando con pequeños pasos y fortaleciéndose a partir de allí. Por ejemplo, deje que su niño practique una presentación escolar con un familiar o amigo. Luego agregue más miembros de la familia o amigos cuando su niño se sienta cómodo. Estos pequeños pasos pueden ayudar a su niño a sentirse más cómodo con la presentación.
  • Anime al niño a hablar con alguien sobre la ansiedad. Ayude a su niño a encontrar a alguien para hablar si no quiere hablar con su padre o madre. Los adolescentes pueden sentirse más cómodos hablando con un amigo de su edad. El médico de su niño puede recomendarle consejería. La consejería puede usarse para ayudar a su niño a entender y cambiar la manera en que reacciona ante eventos que provocan los síntomas.
  • Ayude a su niño a relajarse. Ciertas actividades, como el yoga, la meditación, las actividades de conciencia plena o escuchar música pueden ayudar a su hijo a relajarse.
  • Ayude a su niño a practicar respiración profunda. La respiración profunda puede ayudar a su niño a relajarse cuando esté ansioso. Su niño debe aprender a respirar lento y profundo varias veces al día, o durante un ataque de ansiedad. Dígale a su niño que inspire por la nariz y expulse el aire por la boca.
  • Ayude a su niño a crear una rutina de sueño. El sueño regular puede ayudar al niño a sentirse más tranquilo durante el día. Anime a su hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días. No deje que su niño vea televisión o use el ordenador justo antes de acostarse. Su habitación debe ser confortable, oscura y silenciosa.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar la ansiedad. Solicite al médico de su hijo adolescente información si su hijo fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Hable con el médico de su hijo adolescente antes que use estos productos.
  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras, pescado, panes integrales y frijoles cocidos. Los alimentos saludables pueden ayudar a su niño a sentir menos ansiedad y tener más energía.
    Alimentos saludables
  • Anime a su niño a mantenerse físicamente activo. La actividad física, como el ejercicio, puede aumentar el nivel de energía de su niño. El ejercicio también puede elevar el estado de ánimo de su niño y ayudarlo a dormir mejor. El médico de su niño puede ayudarlo a crear un plan de ejercicios para su hijo.
    Familia diversa caminando como ejercicio
  • No permita que el niño tome cafeína. La cafeína puede empeorar los síntomas de la ansiedad. No permita que su niño consuma alimentos o bebidas que tengan el propósito de aumentar su nivel de energía. Estos pueden interferir con el sueño de su hijo si se consumen en la tarde o noche.

Acuda a las consultas de control con el médico o terapeuta de su hijo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.