Skip to Content

Sobredosis Por Opioides

LO QUE NECESITA SABER:

Se puede producir una sobredosis por opioides cuando una persona toma una cantidad mayor que la recomendada. Los opioides son medicamentos prescritos que se usan para tratar el dolor. Algunos ejemplos incluyen a la morfina, codeína, metadona, oxicodona y hidrocodona. También puede ocurrir una sobredosis si usted toma los opioides con alcohol o ciertos medicamentos que pueden provocar daño si se toman juntos. Una sobredosis también puede ocurrir si usted toma un opioide que fue prescrito para alguien más. Aprenda a tomar estos medicamentos con precaución. Una sobredosis por opioides puede representar una amenaza para la vida.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dificultad para permanecer despierto y su respiración es lenta o superficial.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Usted habla enredado y no pronuncia bien las palabras o está confundido.
  • Usted está mareado o se tropieza al caminar.
  • Usted siente excesiva somnolencia o tiene dificultad para mantenerse despierto o para hablar.
  • Su cuerpo está inerte.
  • Usted tiene la piel pálida o fría y húmeda.
  • Las uñas de sus manos o sus labios están azules.
  • Su latido cardíaco es más lento de lo normal.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted no puede dejar de vomitar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Seguridad al tomar opioides:

  • No deje de tomar su opiode para el dolor repentinamente. Si usted ha estado tomando opioides para el dolor por más de 2 semanas, dejar de tomarlos repentinamente puede causar efectos secundarios graves. Si usted tiene que continuar tomando opiáceos, no suspenda el uso del opiáceo de repente. Hable al respecto con su médico para disminuir su dosis poco a poco si esa es la meta.
  • Tómese sus medicamentos exactamente como se lo indicaron. No tome más de la cantidad de opioides recomendada cada vez que la tome. No tome los opioides con mayor frecuencia que la recomendada. Si usted usa un parche para el dolor, asegúrese de remover el parche anterior antes de colocar uno nuevo.
  • No tome opioides que pertenezcan a alguien más. Es posible que la cantidad de opioides que una persona toma no sea la adecuada para usted.
  • No mezcle los opioides con alcohol, píldoras para dormir drogas de la calle. La combinación de estas sustancias pueden provocar una sobredosis.
  • Aprenda acerca de las señales de una sobredosis para que usted sepa cómo responder. Informe a otros acerca de estas señales para que sepan qué hacer si es necesario. Consulte con su médico acerca de la naloxona. En algunos estados, posiblemente pueda mantener la naloxona en su hogar en caso de una sobredosis. Su familia y amistades también pueden aprender cómo dársela si es necesario.
  • Mantenga los opioides fuera del alcance de los niños. Guarde los opioides en un gabinete con candado o en una ubicación a la que los niños no puedan llegar. Consulte con su médico cómo desechar los medicamentos opioides sin usar.
  • Siga las instrucciones sobre qué hacer con los medicamentos que no utiliza. Su médico le dará instrucciones sobre cómo desechar los opioides para el dolor con seguridad. Esto ayuda a asegurarse de que nadie más tome los medicamentos.

Asesoramiento psicológico:

Su médico podría recomendarle que vea a un asesor si está abusando de los opioides.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide