Skip to Content

Sedación Profunda

CUIDADO AMBULATORIO:

La sedación profunda

es un medicamento que se administra antes de procedimientos o tratamientos para mantenerlo dormido y cómodo. La sedación también impedirá que usted vaya a recordar el procedimiento o tratamiento. La sedación profunda se puede administrar con una inyección por vía intravenosa, en forma de pastillas, inyecciones, o mediante inhalación de una solución. Es posible que no sea fácil despertarlo durante la sedación profunda y podría necesitar ayuda para respirar.

Por qué se administra la sedación profunda:

La sedación profunda se puede usar para ayudarle a su cuerpo a recuperarse después de una lesión o enfermedad. Se puede usar para relajar a una persona que se encuentra con un aparato de respiración artificial. También se puede usar durante procedimientos dolorosos como un cambio de vendajes, reparación de una laceración, o para drenar un absceso. La sedación profunda se puede administrar para prevenir que usted se mueva durante un examen como una punción lumbar o una biopsia ósea. La sedación profunda puede usarse para un cateterismo cardíaco, una craneotomía o para reparar una fractura.

La forma de prepararse para la sedación profunda:

Su médico le indicará sobre cómo debe prepararse para la sedación profunda. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida 8 horas antes de la sedación profunda. Es posible que pueda tomar líquidos claros hasta 2 horas antes de la sedación profunda. Informe a los médicos si usted tiene alergias, problemas cardíacos o problemas respiratorios. Arregle con una persona para que lo transporte a su casa y programar que se quede con usted por las siguientes 24 horas después de la sedación profunda. Es posible que se encuentre con mucho sueño y necesite ayuda con los quehaceres del hogar. Es necesario que otra persona pueda llamar al 911 si a usted no lo pueden despertar.

Qué sucederá durante la sedación profunda:

  • Su médico le administrará suficiente medicamento para mantenerlo dormido y cómodo. Su médico supervisará su presión arterial, frecuencia cardíaca y respiratoria. Usted estará conectado a un monitor cardíaco y un oxímetro de pulso. Un monitor cardíaco es un aparato de seguridad que registrará la actividad eléctrica del corazón de forma continua mientras lo tiene puesto. Un oxímetro de pulso es un dispositivo que mide la cantidad de oxígeno en su sangre.
  • Es posible que le administren oxígeno a través de una máscarilla colocada sobre la nariz y la boca o a través de pequeños tubos colocados en las fosas nasales. En caso que no pudiera respirar bien por sí mismo durante la sedación profunda, es posible que tengan que entubarlo. Una intubación traqueal es una sonda delgada de plástico que se inserta por su nariz o boca hasta llegar a los pulmones. Está conectado a una máquina respiradora. Un ventilador es una máquina que administra oxígeno y respira por usted cuando usted no puede hacerlo por cuenta propia.

Qué sucederá después de la sedación profunda:

Los médicos lo mantendrán bajo observación hasta que se despierte. Es posible que necesite oxígeno adicional si el nivel de oxígeno en su sangre se encuentra por debajo de donde debería estar. Pregúntele a su médico antes de quitarse la mascarilla o los tubos del oxígeno. A usted le darán de alta para ir a casa cuando se encuentre alerta y se pueda poner de pie. Esto puede tomar entre 1 a 2 horas después de que haya recibido la sedación profunda. Quizá se sienta cansado, débil o inestable de pie después de recibir sedación. También puede tener dificultad para concentrarse o pérdida de la memoria a corto plazo. Estos síntomas deben desaparecer en 24 horas o menos.

Los riesgos de la sedación profunda:

  • Usted podría presentar dolor de cabeza o náuseas a causa del medicamento. Es posible que usted tenga problemas con su memoria a corto a plazo. Usted podría tener piquiña en su piel o los ojos le lloran. La sedación podría no ser suficiente o el efecto podría desaparecer con rapidez. Usted se podría sentir inquieto durante el procedimiento o a medida que se despierta.
  • El medicamento en exceso podría provocarle que usted quede inconsciente. Es posible que su médico le sea dificil despertarlo y se podría necesitar de un medicamento para ayudarlo a despertarse. Su respiración podría no ser regular o podría dejar de respirar. Usted podría requerir de un ventilador que lo ayude a respirar. Usted corre un mayor riesgo de presentar problemas en caso que sufra de enfermedades del corazón o del pulmón, de una lesión en la cabeza o consume alcohol.

Llame al 911 o pídale a alguien más que llame en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted tiene dificultad repentina para respirar.
  • No es posible despertarlo.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene dolor de cabeza muy fuerte o se siente mareado.
  • Su corazón está latiendo mas rápido de lo normal.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Tiene náuseas o está vomitando durante más de 8 horas después del procedimiento.
  • Usted tiene comezón en la piel, inflamación o un sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cuidados personales:

  • Solicite que alguien se quede con usted por 24 horas. Esta persona puede llevarlo a hacer los mandados y ayudarle con las tareas del hogar. Esta persona también puede ver si hay problemas.
  • Descanse y haga actividades tranquilas durante 24 horas. No haga ejercicio, ande en bicicleta ni practique deportes. Póngase de pie lentamente para prevenir mareos y una caída. Tome caminatas cortas alrededor de la casa con otra persona. Regrese lentamente a sus actividades habituales al día siguiente.
  • No conduzca ni utilice herramientas o máquinas peligrosas durante 24 horas. Podría lastimarse o lastimar a otras personas. Los ejemplos incluyen una cortadora de césped, sierra o taladro. No vuelva a trabajar durante 24 horas si usa máquinas peligrosas o herramientas para el trabajo.
  • No tome decisiones importantes por 24 horas. Por ejemplo, no firme documentos importantes ni invierta dinero.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Los líquidos ayudan a eliminar el medicamento sedativo de su cuerpo. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Coma cantidades pequeñas y frecuentes para prevenir las náuseas y vómitos. Empiece con líquidos claros como jugos o caldo. Si le sientan bien los líquidos claros entonces puede comer sus alimentos acostumbrados.
  • No beba alcohol ni tome medicamentos que causen somnolencia. Esto incluye medicamentos que ayudan a dormir y ansiolíticos. Pregunte a su médico si es seguro para usted tomar analgésicos.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide