Skip to Content

Síndrome Viral En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El síndrome viral es un término usado para los síntomas de una infección causada por un virus. Los virus son propagados fácilmente de una persona a otra a través del aire y mediante los objetos que se comparten. Es posible que su niño presente fiebre, dolores musculares o vómito. Otros síntomas incluyen tos, congestión en el pecho o congestión nasal. Para una infección viral, no se administran antibióticos. Una enfermedad provocada por un virus por lo general desaparece en 10 a 14 días sin tratamiento.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo sufre una convulsión.
  • El niño tiene dificultad para respirar o está respirando muy rápido.
  • Los labios, lengua o uñas de su niño se ponen azules.
  • Su hijo se inclina hacia adelante y babea.
  • No es posible despertar a su hijo.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo se queja de rigidez en el cuello y mucho dolor de cabeza.
  • Su hijo tiene la boca reseca, los labios partidos, llora sin lágrimas o está mareado.
  • La parte blanda de la cabeza del niño está hundida o abultada.
  • Su hijo tose sangre o una mucosidad espesa de color amarilla o verde.
  • Su hijo está muy débil o confundido.
  • Su niño deja de orinar u orina mucho menos de lo normal.
  • El niño tiene dolor abdominal intenso o su abdomen está más grande de lo habitual.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre por más de 3 días.
  • Los síntomas de su niño no mejoran con el tratamiento.
  • El niño tiene poco apetito o está desnutrido.
  • Tiene sarpullido, dolor de oído o garganta irritada.
  • Siente dolor al orinar.
  • Está irritable e inquieto y no lo puede calmar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar lo siguiente:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte al médico de su niño cuánto medicamento darle y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Programe una cita con el médico de su hijo como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

El cuidado del niño en el hogar:

  • Use un humidificador de vapor frío para ayudarle al niño a respirar mejor si tiene congestión nasal o en el pecho.
  • Aplique gotas salinas en la nariz del bebé si tiene congestión nasal. Ponga unas cuantas gotas en cada fosa nasal. Introduzca suavemente una pera de succión para remover la mucosidad.
  • Dele a su niño suficientes líquidos para evitar la deshidratación. Los ejemplos incluyen agua, paletas de hielo, gelatina con sabor y caldo. Pregunte cuánto líquido debe tomar el niño a diario y qué líquidos le recomiendan. Es posible que deba administrarle al niño una solución oral con electrolitos si está vomitando o tiene diarrea. No le dé a su niño líquidos con cafeína. Los líquidos con cafeína pueden empeorar la deshidratación.
  • Pídale a su niño que repose. El descanso podría ayudar a que su niño se sienta mejor más rápido. Pídale a su niño que tome varias siestas durante el día.
  • Es importante que el niño se lave las manos con frecuencia. Lávele usted las manos al bebé o al niño pequeño. Esto ayudará a evitar la propagación de los gérmenes a otras personas. Utilice agua y jabón. Use gel antibacterial cuando no tenga jabón ni agua disponibles.
  • Revise la temperatura de su niño como se le indique. Esto le ayudará a vigilar la condición de su niño. Pregunte al pediatra con qué frecuencia debe revisar la temperatura del niño.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide