Skip to Content

Síndrome Viral

CUIDADO AMBULATORIO:

Síndrome viral

es un término usado para los síntomas de una infección causado por un virus. Los virus son propagados fácilmente de una persona a otra a través del aire y mediante los objetos que se comparten.

Los signos y síntomas

podrían empezar de manera lenta o repentina y durar desde horas hasta días. Pueden ser de leves a graves y pueden cambiar en un periodo de días u horas. Puede presentar cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Fiebre y escalofríos
  • Congestión o goteo nasal
  • Tos, dolor de garganta y voz ronca
  • Dolor de cabeza, o dolor y presión alrededor de sus ojos
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Falta de aliento o sibilancia
  • Dolor abdominal, calambres y diarrea
  • Náuseas, vómitos o pérdida del apetito

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos), o pídale a alguien que llame si:

  • Usted sufre una convulsión.
  • No es posible despertarlo.
  • Usted tiene dolor torácico y dificultad para respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene rigidez en el cuello, dolor de cabeza intenso y sensibilidad a la luz.
  • Usted se siente débil, mareado o confundido.
  • Usted deja de orinar u orina menos de lo habitual.
  • Usted tose sangre o una mucosidad espesa amarilla o verde.
  • Usted tiene dolor abdominal severo o su abdomen está más grande de lo habitual.

Llame a su médico si:

  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento o empeoran después de 3 días.
  • Usted tiene salpullido o dolor de oído.
  • Usted siente ardor al orinar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para el síndrome viral

podría incluir medicamentos para controlar sus síntomas. Para una infección viral, no se administran antibióticos. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • El medicamento para el resfriado ayuda a disminuir la inflamación, a controlar la tos y a aliviar la congestión del pecho o nasal.
  • El rociador nasal de agua salina ayuda a disminuir la congestión nasal.

El manejo de sus síntomas:

  • Tome líquidos como se le indique para evitar una deshidratación. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Pregunte si usted debería tomar una solución de rehidratación oral (SRO). Una SRO tiene las cantidades exactas de agua, sal y azúcar que usted necesita para reemplazar los líquidos corporales. Esto podría ayudarlo a evitar la deshidratación a causa del vómito y de la diarrea. No tome líquidos con cafeína. Los líquidos con cafeína pueden empeorar la deshidratación.
  • Descanse lo suficiente para ayudar a que su cuerpo sane. Tome siestas durante el día. Pregunte a su médico cuándo puede regresar a su trabajo y a sus actividades cotidianas.
  • Use un humidificador de niebla fría para respirar más fácilmente. Pregunte a su médico cómo usar un humidificador de vapor frío.
  • Coma miel o use pastillas para la tos para el dolor de garganta. Los caramelos para la tos están disponibles sin receta médica. Siga las indicaciones para tomar los caramelos para la tos.
  • No fume ni esté cerca a alguien que esté fumando. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones. El fumar también puede retrasar la sanación. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Prevenga la propagación de gérmenes:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos.
  • Manténgase alejado de los demás mientras esté enfermo. Evite las multitudes lo más que pueda.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Hable con su médico sobre su historial de vacunación. Su médico le indicará qué vacunas necesita y cuándo recibirlas.
    • Vacúnese contra la influenza (gripe) tan pronto como se recomiende cada año. La vacuna antigripal se ofrece a partir de septiembre u octubre. Los virus de la gripe cambian, por lo que es importante vacunarse contra la gripe cada año.
    • Vacúnese contra la neumonía si se recomienda. Esta vacuna generalmente se recomienda cada 5 años. Su médico le indicará cuándo recibir esta vacuna, de ser necesaria.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Síndrome Viral (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.