Skip to Content

Síndrome De Tourette En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el síndrome de Tourette (ST)?

El ST es un trastorno que provoca tics en su niño. Un tic es cuando su niño hace movimientos repentinos y rápidos o sonidos que no puede controlar. El síndrome de Tourette comienza antes de los 18 años de edad. Los tics suelen ser más graves entre los 10 y 12 años de edad y a menudo mejoran durante la adolescencia.

¿Qué aumenta el riesgo del síndrome de Tourette en mi niño?

No se sabe la causa exacta, pero podría estar relacionado con cambios genéticos que provocan problemas con químicos en el cerebro. Estos químicos afectan los nervios que controlan los movimientos, la conducta, las emociones y los pensamientos de su niño. Es más probable que su hijo padezca del ST si un miembro cercano de su familia también lo tiene. Es más común en los varones. Consulte con el médico de su niño para más información sobre los factores de riesgo del ST.

¿Qué tipo de tics podría tener mi niño?

Su niño tendrá por lo menos 2 clases de tics motores y por lo menos 1 clase de tic vocal. Los tics motores y vocales podrían suceder al mismo tiempo o por separado. Su niño necesitará tener los tics al menos por 1 año antes de que su médico lo diagnostique con síndrome de Tourette. Es posible que su niño presente cualquiera de los siguientes varias veces al día:

  • Los tics motores pueden ser simples o complejos. Los tics motores simples son movimientos descontrolados, cortos y rápidos de un área del cuerpo. Los tics motores complejos ocurren cuando su niño tiene varios tics motores simples a la vez. Ejemplos comunes son cuando le parpadea un ojo, rechina un diente o da golpes pequeños con el pie. Es posible que también se muerda o golpee a sí mismo, encoja los hombros o que arrugue la nariz.
  • Tics vocales pueden ser simples o complejos. Los tics vocales simples son cuando su niño hace ruidos y sonidos descontrolados. Los tics vocales complejos son cuando su niño expresa palabras o frases sin tener control sobre lo que dice. Ejemplos comunes son cuando su niño ladra, carraspea o grita. También podría hacer sonidos de succión, decir maldiciones o cosas inapropiadas.

¿Qué necesito saber acerca de los tics?

  • Los tics de su niño podrían empeorar cuando esté solo, estresado, emocionado o preocupado.
  • Su niño podría presentar señales de advertencia antes de que comiencen los tics, como sentir frío, calor, comezón, hormigueo o pesadez. Cuando se produce el tic, estos sentimientos desaparecen.
  • Su niño podría tener menos tics cuando esté concentrado, haciendo actividades o durmiendo.
  • A veces es posible que su niño detenga un tic antes de que ocurra. Esto podría provocarle incomodidad o una sensación de presión en su cuerpo que después le podría provocar mucho tics.
  • Conforme crezca su niño, es posible que los tics desaparezcan por sí solos.

¿Qué otros problemas podría tener mi niño?

Los niños con ST son más propensos a sufrir del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o trastorno bipolar. Consulte con el médico de su niño para más información sobre estos trastornos. Es posible que su hijo tenga las siguientes experiencias:

  • Sufrir de burlas o intimidación por otros niños
  • Sentirse avergonzado por sus tics o tener baja autoestima
  • Dolor con ciertos tics motores
  • Hacer berrinches, intimidar a otros niños o animales o lastimarse a sí mismo
  • Dificultad para dormir, pesadillas o caminar dormido
  • Dificultad de aprendizaje en la escuela

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Tourette?

El médico le hará preguntas acerca de los tics y del historial de salud de su niño. Informe al médico cuándo comenzaron los tics, con qué frecuencia ocurren, qué tan severos son y si interfieren con sus actividades cotidianas. Infórmele si un miembro de su familia tiene síndrome de Tourette u otro trastorno de tics. El médico de su niño podría realizar exámenes para revisar la función cerebral de su niño. Podría revisar los ojos, la fuerza, la memoria y la habilidad de su niño de resolver problemas. También verificará si hay otras afecciones, como TDAH, TOC, ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Estos ocurren a menudo con el síndrome de Tourette. El tratamiento para algunos de los otros trastornos también puede mejorar los tics.

¿Cómo se trata el síndrome de Tourette?

El tratamiento para el síndrome de Tourette puede no ser necesario o puede comenzar más tarde. El médico de su hijo puede recomendar que vigile y espere para ver si los tics empeoran. Los tics de su hijo pueden volverse más leves o desaparecer durante la adolescencia. El tratamiento puede ayudar a disminuir la gravedad de los tics, pero por lo general no los elimina por completo.

  • Los medicamentos pueden administrarse si los tics de su niño son dolorosos, perjudiciales o si le dificultan sus actividades normales. Los medicamentos que se usan para tratar a su niño dependerán de qué otras condiciones padezca. Los medicamentos podrían administrarse para ayudarlo a disminuir sus tics. Algunos de los medicamentos también podrían ayudarlo a controlar la ansiedad, los cambios de humor o el comportamiento agresivo. Algunos medicamentos también podrían ayudar a su niño a dormir. El médico hablará con usted acerca de los efectos secundarios comunes o graves que cada medicamento puede causar. También revisará con el tiempo para ver si cada medicamento es todavía necesario o si se puede suspender.
  • El entrenamiento de biorregulación ayuda a su niño de controlar la forma en que su cuerpo reacciona al estrés o dolor. Este entrenamiento puede ayudar a reducir los tics ayudando a su niño a controlar los desencadenantes que pueden conllevar a un tic.
  • La terapia cognitivo conductual (TCC) ayuda a su niño a aprender a controlar su conducta, sus pensamientos y emociones. La TCC podría ayudar a su niño a entender el trastorno del tic y a ayudarlo a lidiar con los síntomas.
  • La terapia de inversión del hábito ayuda a su niño a aprender nuevos comportamientos que toman el lugar de sus tics. Su hijo aprende a reconocer cuando un tic está por aparecer. Aprende a elegir una acción que interrumpa el tic. Es posible que necesite realizar esa acción hasta por 3 minutos antes de que la necesidad de tener ese tic se detenga.
  • La terapia de relajación ayuda a disminuir el estrés emocional y físico de su niño. El estrés podría empeorar el ST de su niño. La terapia de relajación podría ayudar a su niño a aprender a controlar sus tics. La respiración profunda, el relajamiento muscular, la meditación y el escuchar música pueden ayudar a su niño a lidiar con los eventos estresantes.

¿Qué puedo hacer para brindarle apoyo a mi niño?

  • Tenga paciencia. Recuerde que su niño no está eligiendo tener sus tics. No está actuando ni tratando de provocar problemas de comportamiento. Los castigos no detendrán sus tics. Un acercamiento calmado y paciente podría ayudar a que los tics sean menos severos y que pasen con menos frecuencia.
  • Ayude a su hijo a controlar el estrés. Su niño podría tener menos tics cuando esté concentrado, haciendo actividades o durmiendo. Sus tics podrían ser peores cuando esté solo, estresado, cansado, emocionado o preocupado. Podría ser de ayuda el crear un horario regular. Por ejemplo, establezca una hora durante el día para que su niño juegue y haga su tarea. Esto puede ayudar a evitar que trate de terminar al último minuto.
  • No se enfoque en el tic. El tic podría empeorar entre más piense su niño en eso. Ayúdelo a enfocarse en sus habilidades e intereses. No deje que el trastorno del tic defina a su niño.
  • Establezca un horario regular para dormir. Haga que su hijo se acueste a dormir a la misma hora todas las noches. Asegúrese de que pueda dormir al menos 8 horas. La falta de sueño podría empeorar el tic.
  • Anime a su niño a dejar salir el tic lo más pronto posible. Entre más trate de contener el tic, peor podría ser cuando suceda. Su niño podría presentar señales de advertencia antes de que comiencen los tics, como sentir frío, calor, comezón, hormigueo o pesadez. Cuando se produce el tic, estos sentimientos desaparecen. A veces es posible que su niño detenga un tic antes de que ocurra. Esto podría provocarle incomodidad o una sensación de presión en su cuerpo que después le podría provocar mucho tics.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • Tourette Syndrome Association
    42-40 Bell Boulevard
    Bayside , NY 11361-2820
    Phone: 1- 718 - 224-2999
    Web Address: http://www.tsa-usa.org

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • Su niño le indica que quiere lastimarse a sí mismo o a otras personas.
  • Su hijo se ha lastimado o ha lastimado a otras personas.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo se pone muy molesto, amenaza a alguien o es violento. Esto podría incluir hablar en voz alta, gritar o ponerse muy exigente.
  • Su hijo tiene fiebre alta, rigidez muscular y problemas para pensar.
  • A su hijo le aparecen nuevos cambios en la visión.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

  • Su hijo no puede dormir bien o está durmiendo más de lo habitual.
  • Su hijo tiene problemas en la escuela o está deprimido o ansioso.
  • Su hijo tiene espasmos musculares o dificultad para caminar.
  • Su hijo tiene tics nuevos o los actuales están empeorando o le impiden que realice sus actividades cotidianas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Learn more about Síndrome De Tourette En Niños

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.