Skip to Content

Síncope

CUIDADO AMBULATORIO:

Síncope

también se conoce como desmayo o pérdida de la consciencia. El síncope es la pérdida repentina y temporal de la consciencia, seguida por una caída estando en una posición de pie o sentado. El síncope puede no tener gravedad o ser una señal de una afección más grave que debe tratarse. Usted puede controlar ciertas afecciones médicas que provocan síncope. Sus médicos pueden ayudarlo a crear un plan para controlar el síncope y evitar la ocurrencia de episodios.

Los signos y síntomas que podrían ocurrir antes de un síncope incluyen los siguientes:

  • Piel fría, húmeda y sudorosa
  • Respiración acelerada y un ritmo cardíaco acelerado, fuerte
  • Sentir más cansancio de lo usual
  • Náuseas, una sensación de calor y sudoración
  • Dolor de cabeza o sensación de desvanecimiento o mareos
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento
  • Manchas delante de los ojos, visión borrosa o visión doble

Busque atención médica de inmediato si:

  • Está sangrando porque se golpeó la cabeza cuando se desmayó.
  • Usted repentinamente tiene doble visión, dificultad para hablar, adormecimiento y no puede mover sus brazos o piernas.
  • Usted tiene dolor en el pecho y dificultad para respirar.
  • Usted vomita sangre o un material que parece café molido.
  • Usted ve sangre en sus deposiciones.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene nuevos síntomas o sus síntomas empeoran.
  • Tiene otro episodio de síncope.
  • Tiene dolor de cabeza, ritmo cardíaco acelerado o se siente demasiado mareado para ponerse pie.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

depende de la causa del síncope. Para prevenir que el síncope suceda otra vez, es probable que usted necesite cualquiera de los siguientes:

  • Medicamentos podrían necesitarse para tratar cualquier trastorno médico que le esté causando el síncope. Estos medicamentos podrían incluir medicamentos para ayudarle a su corazón a bombear más fuerte y regularmente. Su médico podría hacer cambios a cualquier medicamento que le esté causando síncope.
  • El entrenamiento de inclinación requiere que usted se entrene para ponerse de pie durante 10 a 30 minutos contra una pared. Esto ayuda a que su cuerpo disminuya los efectos de los cambios de postura y reduce el número de desmayos.

Control del síncope:

  • Lleve un registro de los episodios de síncope. Incluya los síntomas y la actividad que realiza antes y después del episodio. El registro puede ayudar a su médico a determinar la causa del síncope y ayudarlo a usted a controlar los episodios.
  • Siéntese o acuéstese cuando sea necesario. Esto incluye cuando se sienta mareado, su garganta se cierre o note cambios en su visión. Eleve sus piernas por encima del nivel de su corazón.
  • Inhale lenta y profundamente si comienza a respirar más rápido a causa de la ansiedad o el temor. Esto puede disminuir el mareo y la sensación de que se va a desmayar.
  • Revise su presión arterial con frecuencia. Esto es importante si usted toma medicamentos para bajar la presión arterial. Revise su presión arterial cuando esté acostado y cuando esté de pie. Pregunte con que frecuencia debe tomarse la presión durante el día. Mantenga un registro de los valores numéricos de su presión arterial. Su médico puede usar la información del registro como una base para planificar su tratamiento.

Prevención de un episodio de síncope:

  • Muévase lentamente y acostúmbrese a una posición antes de moverse a otra. Esto es muy importante cuando usted se cambie de una posición acostada o sentada a una posición de pie. Respire profundo varias veces antes de ponerse de pie después de haber estado acostado. Póngase de pie lentamente. Los movimientos repentinos podrían causar desmayos. Siéntese en el borde de la cama o del sofá por unos minutos antes de ponerse de pie. En caso que esté guardando cama, debe tratar de estar en una posición vertical por lo menos por 2 horas todos los días o como se lo indicaron. No inmovilice las piernas cuando esté de pie durante un largo periodo de tiempo. Mueva las piernas y doble las rodillas para mantener el flujo de sangre.
  • Siga las recomendaciones de su médico. El médico puede recomendarle que ingiera más líquidos para evitar la deshidratación. Es probable que usted también deba aumentar su consumo de sal para evitar que su presión arterial baje demasiado y ocurra un síncope. El médico le dirá cuánto líquido y sodio debe consumir cada día. El médico también le dirá cuánta actividad física es segura para usted. Esto dependerá de lo que está provocando su síncope.
  • Esté atento a los signos de bajo nivel de azúcar en la sangre. Los signos incluyen hambre, nerviosismo, sudoración y latidos cardíacos rápidos o palpitantes. Consulte con su médico sobre métodos para mantener estable su nivel de azúcar en la sangre.
  • No se esfuerce si está estreñido. Puede desmayarse si usted hace fuerza para realizar una evacuación intestinal. Caminar es lo mejor que usted puede hacer para que sus intestinos se muevan. Consuma alimentos ricos en fibra para facilitar las evacuaciones intestinales. Los cereales altos en fibra, los frijoles, las verduras y los panes integrales son buenos ejemplos. El jugo de ciruelas pasas también puede suavizar las evacuaciones intestinales.
  • Tenga cuidado cuando hace calor. El calor puede causar un episodio de síncope. Limite la actividad que realiza al aire libre en días calurosos. La actividad física en días calurosos puede conducir a la deshidratación. Esto puede provocar un episodio.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide