Skip to Content

Ruptura Prematura De Las Membranas

LO QUE NECESITA SABER:

La ruptura prematura de las membranas (RPM) es una condición en la cual líquido gotea de su saco amniótico antes de que inicie el trabajo de parto. El saco amniótico contiene líquido que envuelve y protege al bebé en su útero. RPM podría suceder justo antes de dar a luz. Si RPM sucede antes de las 37 semanas de embarazo, entonces se conoce como RPM prematura. La causa de la a ruptura prematura de membranas se desconoce.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Una cánula intravenosa

es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.

Usted necesita usar medias o calcetines de compresión.

Las medias son ajustadas y ejercen presión a sus piernas. Esto mejora el flujo de sangre y ayuda a prevenir coágulos.

Medicamentos:

  • Antibióticos ayudan a tratar o evitar una infección a causa de una bacteria.
  • Oxitocina se usa para provocar el inicio de las contracciones y mantenerlas fuertes y regulares. Se podría usar este medicamento en cualquier momento después de que sus membranas se han roto.
  • Los tocolíticos se dan para detener las contracciones por un periodo corto de tiempo si su bebé no está listo para nacer.
  • Esteroides se administran entre las 24 y 34 semanas de gestación para facilitar el desarrollo rápido de los pulmones de su bebé.

Exámenes:

  • Un examen vaginal podría mostrar si usted está goteando líquido amniótico o si su cuello del útero está dilatado.
  • Una muestra de líquido de la vagina podría mostrar si usted está goteando líquido amniótico o si tiene una infección.
  • Exámenes de sangre y orina podrían mostrar infección o dar información sobre su condición y la de su bebé.
  • Una ecografía usa ondas sonoras para mostrar imágenes en una pantalla. Este podría mostrar la posición de su bebé y su peso. Los médicos podrían monitorear el latido cardíaco de su bebé y las contracciones de su útero. Un ultrasonido también podría mostrar la ubicación de la placenta y la cantidad de líquido amniótico en su útero.
  • La amniocentesis podría mostrar si los pulmones de su bebé están desarrollados lo suficiente para el parto. Este examen también se usa para revisar si hay infección en su útero.

El tratamiento

dependerá de la edad de su bebé nonato, su salud y lo desarrollados y fuertes que están sus pulmones. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los médicos la monitorearán a usted y a su bebé. Los estarán vigilando muy cuidadosamente durante este tiempo para ver si usted empieza a tener contracciones. Es probable que usted tenga que permanecer en reposo en la cama durante este tiempo, pero sí podrá levantarse para ir al baño. Si usted necesita levantarse de la cama, pregúntele primero a un médico.
  • Parto:
    • Parto vaginal podría ser necesaria. Es posible que comience a tener contracciones poco tiempo después de que se rompan las membranas o también es posible que las contracciones empiecen más adelante. Es probable que los médicos esperen a ver cómo están usted y su bebé para así permitir que el parto continúe naturalmente. Es probable que le administren medicamento para disminuir la velocidad de sus contracciones o puede ser que tengan que provocarle el parto.
    • Una cesárea podría necesitarse si el parto no está progresando o si su bebé tiene problemas, como ritmo cardíaco lento.

RIESGOS:

  • Usted podría contraer una infección que se podría propagar a su bebé u a otras partes de su cuerpo. La placenta podría separarse de las paredes de su útero y causar sangrado. El sangrado podría ser de peligro mortal para usted y su bebé nonato. Usted podría necesitar de dilatación y legrado (D y L) para remover partes de la placenta de su pared uterina.
  • RPM puede causar que su bebé aplique presión sobre el cordón umbilical y corte su suministro de sangre. Si su bebé nace antes de que se desarrollen los pulmones, podría presentar problemas para respirar, neumonía u otros problemas pulmonares. RPM podría provocar otras condiciones de peligro mortal en su bebé. Si su bebé no se encuentra en una posición con su cabeza hacia abajo, puede dificultar el proceso de alumbramiento. Usted podría necesitar una cesárea para dar a luz a su bebé.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide