Skip to Content

Reparación De Una Hernia Ventral En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

La reparación de una hernia ventral

es una cirugía para reparar una hernia en la pared abdominal de su niño. Una hernia ventral podría ser reparada si está evitando que la sangre fluya a los órganos de su niño o si está bloqueando sus intestinos. Usualmente se realiza por una reparación abierta. Esto significa que se realizará una incisión sobre la hernia para repararla.

Cómo preparar a su niño para una reparación de hernia ventral:

Su médico hablará con usted acerca de cómo preparar a su niño para la cirugía. Podría indicarle que no le permita comer ni tomar nada pasada la medianoche del día de su cirugía. En cambio le podría indicarle que su niño puede tomar líquidos claros hasta 2 horas antes de la cirugía. Usted puede amamantar a su niño hasta 4 horas antes de su cirugía. Le indicará cuáles medicamentos su niño debería o no debería tomar en el día de su cirugía. Es posible que a su hijo le administren antibiótico a través de una vía intravenosa que ayuda a evitar una infección bacteriana.

Qué sucederá durante una reparación de hernia ventral:

  • A su niño le administrarán anestesia general para mantenerlo dormido y sin dolor durante la cirugía. El médico de su niño le hará una incisión sobre su hernia. O en su lugar, podría hacer de 2 a 4 incisiones más pequeñas en diferentes lugares del abdomen de su niño. Él podría usar un laparoscopio y otros instrumentos para reparar la hernia.
  • En ambos tipos de reparación de hernia, se usan instrumentos para extraer la bolsa de la hernia que contiene los intestinos o el tejido abdominal de su hijo. En seguida, su médico moverá los intestinos o el tejido de su niño de regreso a su lugar correcto. Se usarán puntos de sutura reforzados para cerrar la apertura de la pared abdominal de su hijo. Esto podría evitar que los intestinos y el tejido de su niño se abulten de nuevo a través de su pared abdominal. El médico de su niño podría cerrar las incisiones de su piel con puntos de sutura, pegamento médico o con tiras de cinta médica. También podría colocar un vendaje pequeño de presión sobre la incisión.

Qué sucederá después de la reparación de la hernia ventral:

Los médicos vigilarán a su niño hasta que despierte. Es posible que pueda ir a casa cuando su dolor sea controlado y que pueda tomar líquidos. O su niño podría pasar la noche en el hospital.

Riesgos de una reparación de hernia ventral:

Los órganos, vasos sanguíneos o nervios de su niño podrían sufrir lesión durante la cirugía. Es posible que el niño sangre más de lo esperado o que contraiga una infección. Podría formarse una bolsa de líquido debajo de la piel de su niño. Esta podría sanar por sí sola o es posible que necesite tratamiento para quitarla. Podrían suceder problemas durante una reparación laparoscópica, como un orificio en los intestinos de su niño que conlleven a una laparotomía (cirugía abierta). Aún después de que le realicen esta cirugía a su niño, existe una posibilidad de que pudiera tener otra hernia.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo tiene dificultad para respirar

Busque atención médica de inmediato si:

  • La sangre empapa el vendaje del niño.
  • El abdomen de su niño se siente duro y se ve más grande de lo normal.
  • Las evacuaciones intestinales de su niño son negras, con sangre o se ven como alquitrán.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre por encima de los 38.33 centigrados (101°F).
  • Su hijo desarrolla un sarpullido, urticaria o comezón en la piel.
  • La incisión de su niño está inflamada, enrojecida o drenando pus o líquido.
  • Su hijo tienen náuseas o vómitos.
  • Su hijo no puede tener una evacuación intestinal.
  • Su niño muestra que todavía tiene dolor o continúa llorando después de tomar su medicamento para el dolor.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico de su niño cómo darle el medicamento de forma segura.
  • El acetaminofeno o el ibuprofeno se administran para disminuir el dolor y la fiebre de su niño. Se pueden comprar sin receta médica. Pregunte cuánto medicamento es seguro darle a su hijo y la frecuencia.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cuide la herida del niño según las indicaciones:

Pregunte al médico de su niño cuándo puede mojar su incisión. Lave cuidadosamente el área alrededor de la herida con jabón y agua. Está bien si deja que el jabón y el agua corran sobre la incisión. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie los vendajes de su niño cuando se mojen o ensucien. Si su niño tiene tiras de cinta médica sobre su incisión, deje que se caigan por sí solas. No permita que su niño se meta en una tina, una piscina o un jacuzzi hasta que su médico lo autorice.

Cuidado del niño:

  • Alimente a su niño con una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Los alimentos saludables podrían ayudar a que su niño sane más rápido. Pregunte si su niño necesita seguir una dieta especial.
  • De a su niño líquidos según indicaciones. Los líquidos podrían evitar el estreñimiento y el esfuerzo durante una evacuación intestinal. Esto ayudará a evitar la presión sobre la incisión de su niño y que se forme otra hernia. Pregunte cuánto líquido debe tomar el niño a diario y qué líquidos le recomiendan.
  • Aplique hielo en la incisión de su hijo de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.

Actividad:

No deje que su niño practique deportes por 2 a 3 semanas. Es posible que pueda regresar a la guardería o escuela de 2 a 3 días después de la cirugía. Pregunte al médico de su niño cuándo puede regresar a sus actividades cotidianas.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide