Skip to Content

Rafi

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber acerca de la reducción abierta y fijación interna?

Una RAFI o reducción abierta y fijación interna es una cirugía para corregir un hueso fracturado. La reducción abierta significa que se coloca el hueso nuevamente en el lugar correcto con cirugía. La fijación interna significa que el equipo ortopédico (como varillas o clavos) se usa para mantener los huesos quebrados unidos.

Dispositivo de fijación interna

¿Cómo me preparo para una RAFI?

  • Su médico le indicará cómo prepararse para la cirugía. Puede indicarle que no coma ni beba nada de 6 a 8 horas antes de la cirugía. Haga arreglos para que alguien lo lleve a su casa después de la cirugía.
  • Informe a su cirujano sobre todos los medicamentos que usted toma actualmente. Le dirá si necesita dejar de tomar algún medicamento antes de la cirugía y cuándo debe hacerlo. Le indicará cuáles medicamentos tomar y cuáles no tomar en el día de su cirugía.
  • Dígale a su cirujano sobre todas sus alergias. Infórmele si tuvo una reacción alérgica a la anestesia o a los antibióticos.

¿Qué sucederá durante una RAFI?

  • Pueden administrarle anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Es posible que le administren anestesia local para adormecer la zona del cuerpo donde se realizará la cirugía. Con esta anestesia, usted permanecerá despierto o bajo sedación ligera durante la cirugía.
  • Se realizará una incisión en la piel sobre el hueso fracturado. El cirujano unirá de nuevo los trozos de huesos rotos. Se colocarán clavos, tornillos, varillas o placas de metal a un lado de los huesos rotos para mantenerlos unidos mientras sanan. La incisión será cerrada con suturas o grapas y se cubrirá con un vendaje.

¿Qué debo esperar después de la reducción abierta y fijación interna?

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando sus médicos determinen que usted está bien, lo llevarán a su habitación del hospital.

  • Una férula o un yeso podrían colocarse para ayudar a prevenir el movimiento para que los huesos puedan sanar.
  • Los medicamentos podrían administrarse para aliviar el dolor o prevenir las náuseas o una infección bacteriana.
  • Un fisioterapeuta podría venir y ayudarlo a moverse el día después de su cirugía. Podría enseñarle cómo usar la caminadora o las muletas. También le indicará ejercicios para realizar cuando se vaya a su hogar. Después de que regrese a su hogar, podría necesitar continuar con la fisioterapia.

¿Cuáles son los riesgos de una RAFI?

  • Probablemente, los huesos no sanen correctamente. Usted podría continuar teniendo dolor. Los accesorios médicos podrían quebrarse o cambiar de forma. Usted podría necesitar otra cirugía para retirarle el dispositivo que se usó para mantener los huesos en su lugar. Los nervios, vasos sanguíneos, ligamentos o músculos podrían sufrir daño durante la cirugía.
  • Usted podría desarrollar émbolo de grasa. Esta grasa se traslada a otras partes de su cuerpo. Puede obstruir el flujo de sangre a sus pulmones, cerebro o corazón. Usted también podría desarrollar un coágulo sanguíneo potencialmente mortal.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.