Skip to Content

Rafi

LO QUE NECESITA SABER:

Una RAFI o reducción abierta y fijación interna es una cirugía para corregir un hueso fracturado. La reducción abierta significa que se coloca el hueso nuevamente en el lugar correcto con cirugía. La fijación interna significa que el equipo ortopédico (como varillas o clavos) se usa para mantener los huesos quebrados unidos.

Dispositivo de fijación interna

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted se siente mareado, le falta el aire o tiene dolor en el pecho.
  • Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted tiene dolor intenso, aun después de tomar medicación.
  • Se desprenden los puntos de sutura.
  • Su yeso o férula se rompe.
  • Usted no puede mover los dedos de sus manos o pies.
  • Usted siente hormigueo o adormecimiento en los dedos de las manos y pies.

Llame a su médico o cirujano si:

  • Tiene fiebre.
  • Su yeso o férula se moja y empieza a oler mal.
  • Su vendaje o yeso se sienten muy ajustados o muy flojos.
  • Usted tiene mucha comezón debajo de su yeso o férula.
  • Su incisión está roja, inflamada o supurando pus.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Los anticoagulantes ayudan a evitar los coágulos sanguíneos. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté atento a sangrados y hematomas mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Esté atento a la aparición de sangre en su orina y evacuaciones intestinales. Use una toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Informe a su odontólogo y otros médicos que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento, a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Tome el anticoagulante exactamente como se lo ordenó su médico. No omita ninguna dosis ni tome menos de lo indicado. Informe a su médico inmediatamente si usted olvida tomar el anticoagulante o si toma de más.
    • La warfarina es un anticoagulante que usted puede necesitar tomar. Usted debería saber lo siguiente en caso de que tome warfarina:
      • Algunos alimentos y medicamentos pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores en su alimentación mientras toma warfarina. La warfarina funciona mejor si usted ingiere aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir a consultas de control con su médico cuando esté tomando warfarina. Deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos análisis se usan para determinar la cantidad de medicamento que necesita.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidados personales:

  • Pregunte acerca de la actividad. No levante objetos pesados. Pregunte cuándo puede manejar y regresar al trabajo, a la escuela o a sus actividades diarias.
  • Use dispositivos de apoyo como se le indique. Es posible que usted necesite usar muletas, un bastón o caminador sí se sometió a una cirugía de RAFI en su pierna o pie. Es importante que use muletas o un caminador correctamente. Pida más información a su médico acerca de cómo usar estos dispositivos para caminar.
  • Pregunte cuándo se puede bañar. Cuando le permitan bañarse, cubra su yeso o férula con 2 bolsas de plástico. Ponga cinta médica a las bolsas para unirlas a su piel o use ligas de caucho para mantener el agua afuera. Mantenga el yeso o la férula fuera del agua para que no se moje. Si usted no tiene un yeso o férula, lave cuidadosamente la herida con jabón y agua. Seque el área y coloque un vendaje nuevo y limpio como se le indique. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien. Revise el área de la cirugía para detectar signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón o pus.
  • Eleve su extremidad como se le indique. Levante la pierna o el brazo arriba del nivel del corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque la pierna o el brazo sobre almohadas o sábanas para mantenerlos elevados cómodamente.
    Elevar la pierna
  • Coloque hielo en el área fracturada como se le indique. El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cubra con una toalla y aplíquelo sobre el área por 15 a 20 minutos cada hora según indicaciones.
    Hielo y elevación
    Hielo y elevación
  • Vaya a fisioterapia según le indicaron. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Cuidado del yeso o la férula:

Si usted tiene un yeso o una férula, haga lo siguiente:

  • Revise la piel alrededor del yeso o férula todos los días. Aplique loción sobre cualquier área enrojecida o dolorida.
  • No empuje ni se apoye en ninguna parte del yeso o de la férula. Podría fracturar o mover la zona lesionada.
  • No arañe la piel debajo del yeso con objetos afilados o puntiagudos dentro del yeso.
  • Si su férula está muy ajustada, aflójela cuidadosamente para que los dedos de sus manos o pies estén cómodos.

Acuda a sus consultas de control con su médico o cirujano según le indicaron:

Es posible que usted necesite regresar para que le revisen su herida y que le retiren los puntos de sutura o grapas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.