Skip to Content

Radioterapia Externa

LO QUE NECESITA SABER:

La radioterapia externa es un tratamiento que utiliza radiación (energía de rayos x) para tratar el cáncer. La radiación es un haz potente de energía de rayos x que traspasa los órganos y el tejido saludable para llegar a los tumores. La radioterapia externa se utiliza para encoger el tumor o para eliminar las células de cáncer. También podría utilizarse para disminuir los síntomas que provoca el tumor. La radioterapia externa podría combinarse con otros tratamientos como medicamentos, quimioterapia o cirugía.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes del tratamiento:

  • Formulario de consentimiento es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Exámenes:
    • Exámenes de sangre: Estos podrían realizarse para realizar un conteo de la sangre o para revisar la función de los órganos.
    • Ultrasonido: Un ultrasonido utiliza ondas sonoras para mostrar imágenes en un monitor. Podría realizarse para mostrar el tamaño, forma y ubicación del tumor.
    • Tomografía computarizada: Este examen también se conoce como TAC. Una máquina de rayos x utiliza una computadora para tomar imágenes del cuerpo. Estas imágenes muestran el tamaño, la forma y la ubicación del tumor. A usted podrían darle un tinte antes de que le tomen las imágenes para ayudar a que los médicos las vean mejor. Informe al médico si usted alguna vez tuvo una reacción alérgica al tinte de contraste.
    • Imagen por resonancia magnética (IRM): Este examen utiliza imanes potentes y una computadora para tomar imágenes del cuerpo. Una IRM se usa para revisar otros problemas alrededor del tumor. Es posible que a usted le den un tinte para ayudar a que las imágenes se vean mejor. informe al médico si usted alguna vez tuvo una reacción alérgica al tinte de contraste. No entre en un cuarto de IRM con algún metal. El metal puede provocar daños graves. Informe al médico si usted tiene algún metal en o sobre el cuerpo.

Durante el tratamiento:

Se utiliza una imagen por resonancia magnética o una tomografía computarizada para ayudar a apuntar el haz de radiación al tumor. El examen también mostrará la forma, tamaño y ubicación exacta del tumor. Se podrían colocar sobre usted escudos para obstruir la radiación de otras partes del cuerpo. El médico establecerá la forma del haz y la cantidad de radiación que recibirá el tumor. El haz se apunta de forma que pase a través de la menor cantidad de tejido sano. El tamaño y la forma del haz podría ser igual que el tumor o mas grande. Durante el tratamiento, tendrá que permanecer quieto y relajado. Usted no debería sentir ningún dolor, calor u hormigueo durante el tratamiento.

Después del tratamiento:

Es posible que lo lleven a un cuarto en donde los médicos lo vigilarán cuidadosamente en caso de que se presenten problemas. No trate de levantarse de la cama hasta que el médico lo autorice. Más tarde, es posible que usted pueda ir a casa o que lo lleven a un cuarto del hospital.

RIESGOS:

  • La radiación elimina el cáncer, pero también puede dañar células saludables. Usted podría tener náusea, vómito, diarrea o sangre en las evacuaciones intestinales. Después del tratamiento, usted podría sentirse mas cansado, débil o tener un aumento en el riesgo de contraer una infección. La radioterapia externa podría provocar que la piel esté seca, roja o mas oscura de lo normal. Usted podría desarrollar úlceras en la piel. El cabello podría adelgazarse o caerse. Los órganos cercanos al área donde se dirige la radiación podrían sufrir daño y no funcionar correctamente o podrían dejar de funcionar completamente. Usted podría llegar a ser infértil después del tratamiento por radiación. La radiación aumenta el riesgo de un segundo tipo de cáncer.
  • Sin la radioterapia externa, los tumores pueden crecer y dañar los tejidos alrededor de ellos. Usted podría debilitarse, perder peso y tener dolor en las áreas con tumores. Las células de cáncer podrían propagarse y crecer como tumores nuevos en otras partes del cuerpo. Estos tumores pueden dañar mas órganos y dificultar la sanación. Es posible que usted no pueda realizar actividades que disfrutaba hacer.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide