Skip to Content

Radioterapia De Haz Externo

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber acerca de la radioterapia de haz externo (RTHE)?

La radioterapia de haz externo (RTHE) se utiliza para matar las células cancerosas o impedir que sigan creciendo. La radioterapia de haz externo también se utiliza para disminuir el dolor que provoca la metástasis. La radiación es un tipo de radiografía muy fuerte. La radioterapia de haz externo podría combinarse con otros tratamientos como medicamentos, quimioterapia o cirugía. Usualmente se realiza en un hospital o en una clínica. Usted podría necesitar radioterapia de haz externo todos los días durante varias semanas.

¿Cómo me preparo para la radioterapia de haz externo?

Su médico hablará con usted acerca de cómo prepararse para la radioterapia de haz externo. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la radioterapia de haz externo. Su médico puede, en cambio, decirle que coma alimentos saludables. Le indicará cuáles medicamentos tomar y cuáles no tomar en el día de la radioterapia de haz externo. Pídale a alguien que lo lleve y lo traiga de regreso de sus sesiones de tratamiento.

¿Qué sucederá durante la radioterapia de haz externo?

Es posible que le administren medicamento para que se mantenga calmo y relajado. Su médico va poner su cuerpo en posición para el procedimiento. Podrían usarse almohadas o soporte para mantenerlo en su lugar. Podrían ponerle un escudo para protegerlo de la exposición a la radiación a otras partes de su cuerpo. Una máquina mandará radiación al área del cáncer. Usted no debería sentir dolor, calor u hormigueo durante el procedimiento. Su médico estará en un cuarto cercano y usted podrá hablar con él. El tratamiento suele durar hasta 15 minutos.

¿Qué sucederá después de la radioterapia de haz externo?

Usted podrá ir a su hogar o lo llevarán a su cuarto del hospital.

¿Cuáles son los riesgos de la radioterapia de haz externo?

  • Las células normales podrían dañarse con la radiación. Esto puede provocar que sus tejidos u órganos dejen de funcionar apropiadamente. Las células de la médula ósea podrían sufrir daño y aumentar el riesgo de infecciones y fatiga. Las dosis altas de radiación pueden debilitar sus huesos y aumentar su riesgo de una fractura. Su piel se pone roja y reseca. También podría sangrar, desprenderse o descamarse.
  • Usted podría presentar náuseas, vómitos o diarrea. Usted podría perder el cabello. Usted podría llegar a quedar infértil después del tratamiento por radiación. Es posible que su dolor no desaparezca por días o semanas, o que regrese. Usted podría necesitar más tratamiento.

¿Cómo puedo cuidarme la piel durante la radioterapia de haz externo?

  • Baño:
    • No se trate de lavar las marcas que le hizo su médico. Estas marcas muestran donde aplicar la radiación.
    • Use agua tibia y un jabón suave a la hora del baño. Pregúntele a su médico cuáles jabones puede usar.
    • No use agua demasiado caliente o fría en las áreas de su piel tratadas.
    • Permita que el jabón y el agua pasen por el área tratada muy cuidadosamente. No se frote el área tratada.
    • No se bañe más de una vez al día. Limite sus baños en tina a 2 veces por semana por 30 minutos o menos.
    • Seque su piel suavemente después de bañarse.
  • Pregunte si puede rasurarse el área a tratar. Pregúntele cuáles cremas o lociones afeitadoras se pueden usar durante el tratamiento. Use solamente una rasuradora eléctrica para afeitarse. No use loción para después de afeitarse en su piel.
  • Proteja su piel del sol. Si su médico dice que está bien, use protector solar cuando está bajo el sol. Use un protector solar que tenga al menos un factor de protección solar de 30. Asegúrese de que toda el área de piel tratada esté cubierta cuando usted esté afuera. Use ropa de color oscuro o ropa con protección ultravioleta. No use camas de bronceado ni lámparas solares. Su piel tratada continuará en riesgo de cáncer de piel después de terminar con el tratamiento.
  • No nade en piscinas. Los químicos podrían irritar y dañar su piel durante el tratamiento. Pregúntele a su médico cuánto tiempo debe esperar para nadar después de terminar con su tratamiento.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.