Skip to Content

Quiste De Baker

CUIDADO AMBULATORIO:

Un quiste de Baker

es una protuberancia abultada de líquido detrás de la rodilla. Un quiste de Baker puede desarrollarse si tiene una lesión en la rodilla, o una afección como la osteoartritis o un trastorno del tejido conectivo. Un quiste de Baker también puede ser llamado quiste poplíteo.

Los signos y síntomas comunes son:

  • Un abultamiento o hinchazón detrás de su rodilla cuando se pone de pie o camina
  • Inflamación en la rodilla que se alivia cuando usted dobla la rodilla
  • Dolor de rodilla
  • Rigidez o tiesura en su rodilla que podría empeorar con el movimiento

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor intenso.
  • Usted tiene moretones en el tobillo debajo del quiste.
  • Su pantorrilla se ve azulada debajo del quiste.
  • Su pantorrilla o rodilla está inflamada o sangrando.

Llame a su médico si:

  • Tiene fiebre.
  • El dolor no mejora con medicamentos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría no ser necesario. Un quiste de Baker generalmente desaparece por su cuenta. Si es grande y doloroso, puede que necesite cualquiera de los siguientes:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Medicamentos esteroideos podrían inyectarse en el quiste para disminuir acumulación de líquido, enrojecimiento, dolor e inflamación.
  • Succión es un procedimiento usado para drenar líquido del quiste por medio de una aguja.
  • Una cirugía artroscópica se hace para extraer el quiste completamente o reparar un cartílago desgarrado o dañado. Un osciloscopio y pequeños instrumentos quirúrgicos son introducidos a través de una pequeña incisión en su rodilla. Un osciloscopio es un tubo visor flexible con una luz, cámara y una lupa en la punta.

Cuidado de su rodilla:

  • Descanse tanto como sea necesario. Limite movimiento mientras su rodilla se recupera. Esto ayudará a disminuir el riesgo de hacer más daño a su rodilla. Puede que usted necesite utilizar muletas para quitar peso de la rodilla lesionada. Use las muletas como se le indica.
  • Póngale hielo a su rodilla. El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. Use una compresa de hielo o ponga hielo en una bolsa plástica. Envuelva el hielo con una toalla antes de colocarlo sobre su piel. Aplique el hielo sobre la rodilla de 15 a 20 minutos, de 3 a 4 veces al día. Haga esto por 2 a 3 días.
  • Apoye su rodilla. Envuélvala con una venda elástica para darle apoyo. Pregúntele a su médico si usted necesita una abrazadera para más apoyo. Esto ayudará a disminuir la hinchazón y el movimiento para que su rodilla se sane.
  • Eleve su rodilla. Use almohadas para levantar su rodilla sobre el nivel de su corazón tan frecuentemente como pueda. Esto ayudará a disminuir la hinchazón. No coloque la almohada justo debajo de su rodilla. Colóquela debajo de la pantorrilla en su lugar.
    Elevar la pierna
  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.