Skip to Content

Prolapso Rectal En Niños

LO QUE USTED NECESITA SABER:

¿Qué es un prolapso rectal?

Un prolapso rectal es una condición que provoca que parte del recto de su niño salga a través de su ano. El recto es la parte final del intestino de su niño. Un prolapso podría suceder durante una evacuación intestinal de su niño. Un prolapso también podría suceder cuando su niño tenga de 1 a 5 años, cuando comience a pararse o cuando esté entrenando para ir al baño. La causa del prolapso rectal de su niño podría ser desconocida.

¿Qué aumenta el riesgo de mi niño de un prolapso rectal?

  • Una infección en los intestinos de su niño puede provocar que su recto se inflame y se mueva a través de su ano. La infección podría ser provocada por parásitos o bacterias.
  • El estreñimiento podría provocar que su niño puje demasiado fuerte durante una evacuación intestinal. La presión de pujar podría provocar que su recto se salga por el ano.
  • La desnutrición podría provocar la pérdida del tejido adiposo que sostiene el recto de su niño en el lugar correcto.
  • La diarrea podría provocar la inflamación del recto de su niño. Esto podría provocar que el recto se mueva a través de su ano.
  • Una condición crónica puede provocar problemas que conlleven a un prolapso. La fibrosis quística puede provocar estreñimiento crónico. La esclerosis múltiple puede debilitar los músculos que sostienen el recto en su lugar.
  • Una condición crónica como la fibrosis quística o la colitis ulcerativa podrían provocar desnutrición y estreñimiento. La colitis ulcerativa también podría provocar diarrea.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un prolapso rectal?

  • Tejido rectal visible a través del ano mientras su niño tiene una evacuación intestinal o después de tenerla
  • Dolor o molestia durante una evacuación intestinal
  • El recto está inflamado, rosado o rojo
  • Sangrado o mucosidad del recto de su niño que podría deberse al roce contra su ropa interior o el pañal

¿Cómo se diagnostica un prolapso rectal?

El proveedor de salud de su niño le revisará el ano para buscar un prolapso rectal. También podría buscar pólipos rectales. Un pólipo rectal es un crecimiento pequeño de tejido en el revestimiento del recto. También podría palpar el ano de su niño para revisar si tiene protuberancias que no puede ver desde afuera. Podría preguntarle acerca de los hábitos intestinales de su niño. Informe al proveedor de salud acerca de otras condiciones médicas que su niño padezca. Es posible que su niño necesite cualquiera de los siguientes exámenes:

  • Una prueba de cloruro en el sudor muestra la cantidad de cloruro en el sudor de su niño. Este examen se usa para buscar signos de fibrosis quística. La cantidad de cloruro en el sudor de su niño será alta si tiene fibrosis quística.
  • Una radiografía, un ultrasonido o una tomografía computarizada podrían mostrar problemas con el recto. Es posible que a su niño le administren tinte de contraste para ayudar a que los intestinos se vean mejor en las imágenes. Es posible que el proveedor de salud administre tinte de contraste a través del ano de su niño. Informe al proveedor de salud de su niño si él alguna vez tuvo una reacción alérgica al líquido de contraste.
  • Una muestra de la evacuación intestinal de su niño puede revelar el germen que esta causando la enfermedad de su niño.

¿Cómo se trata un prolapso rectal?

Es posible que el prolapso rectal se mejore sin tratamiento. Su niño podría necesitar cualquiera de lo siguiente:

  • Los antibióticos ayudan a tratar una infección bacteriana.
  • Los antiparasitarios ayudan a tratar o evitar una infección por parásitos.
  • Los suavizantes de evacuaciones intestinales ayudan a evitar el estreñimiento.
  • Los laxantes ayudan a que los intestinos de su niño se relajen y se suelten para evitar el estreñimiento.
  • Las inyecciones podrían evitar que el recto de su niño se mueva a través de su ano. Es posible que a él le apliquen una o más inyecciones de medicamento para entumecer. Se introducirá una aguja en su recto y le administrarán medicamento. Es posible que su niño sienta molestia o incomodidad conforme la aguja entra en su recto.
  • Una cirugía podría ser necesaria si otros tratamientos no funcionan. La cirugía puede ayudar a posicionar el recto de su niño para que no se salga a través de su ano. La cirugía podría incluir colocar puntos de sutura o una malla para sostener el recto en su lugar, o remover parte del recto que prolapsó.

¿Qué es una reducción manual de un prolapso rectal?

Una reducción manual es un procedimiento que usted puede hacer para colocar el recto de su niño de regreso dentro de su ano. El proveedor de salud de su niño le mostrará cómo hacer una reducción manual. Los siguientes son pasos generales que debe seguir. El proveedor de salud de su niño podría darle pasos específicos para seguir con su niño.

  • Coloque a su niño boca abajo sobre una cama o una superficie cómoda. Pídale que doble sus rodillas.
  • Lave sus manos y póngase guantes. Lubrique su guante con vaselina. Si no tiene guantes o vaselina, envuelva un dedo en papel de baño.
  • Sujete el recto en ambos lados del ano. Si usa papel de baño, coloque un dedo en el centro del ano. Aplique cuidadosamente presión firme y estable en el recto de su niño y empújelo hacia adentro de su ano. Es posible que usted necesite aplicar presión por varios minutos si el intestino está inflamado.
  • Si usó papel de baño para realizar la reducción manual, saque el dedo y deje el papel en su lugar. Su niño desechará el papel de baño en su próxima evacuación intestinal.
  • Revise el ano de su niño. Usted no debería ver el recto. Si un prolapso sucede de nuevo, usted puede repetir la reducción manual. Usted también puede mantener el recto en su lugar con una gasa y cinta adhesiva a través de los glúteos de su niño. Antes de aplicar la gasa, coloque un poco de vaselina en la gasa. La vaselina evitará que la gasa se peque al recto de su niño. Quite la gasa como le indique el proveedor de salud de su niño.

¿Cómo puedo controlar el prolapso rectal de mi niño?

  • Aumente la cantidad de líquido que su niño ingiere. Los líquidos pueden ayudar a suavizar las evacuaciones intestinales de su niño y a evitar el estreñimiento. Pregunte al proveedor de salud de su niño cuánto líquido debería tomar cada día.
  • Alimente a su niño con una variedad de alimentos con fibra. Esto podría ayudar a disminuir el estreñimiento agregando volumen y suavidad a las evacuaciones intestinales de su niño. Los alimentos altos en fibra incluyen frutas, verduras, panes integrales, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carne magra y pescado. Pida más información al proveedor de salud de su niño acerca de una dieta alta en fibra.
  • Pídale a su niño que use una bacinica. Los pies de su niño necesitan tocar el suelo cuando se siente en la bacinica. Sus glúteos necesitan estar al nivel del asiento. Él no debería inclinarse hacia adelante o pararse. Un baño evitará que él se esfuerce y que provoque un prolapso rectal. Usted podría colocar a su niño en un baño de adulto si una bacinica es demasiado pequeña.

Llame al 911 en caso de cualquiera de lo siguiente:

  • Su niño tiene dificultad para respirar.
  • El corazón de su niño está latiendo más rápido de lo normal.
  • Su niño pierde el conocimiento.

¿Cuándo debería buscar atención médica inmediata?

  • Su niño tiene dolor intenso en su abdomen.
  • El abdomen de su niño se ve más grande de lo normal.
  • La sangre del recto de su niño empapa su ropa interior o su pañal.
  • Su niño tiene un prolapso y usted no puede realizar una reducción manual.

¿Cuándo debería comunicarme con el proveedor de salud de mi niño?

  • Su niño tiene fiebre.
  • Su niño tiene náusea o está vomitando.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o cuidado de su niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide