Skip to Content

Prevención De Contracturas Después De Una Lesión En La Médula Espinal

LO QUE NECESITA SABER:

Una contractura es un encogimiento de los músculos, tendones o ligamentos después de una lesión en la médula espinal. Las contracturas limitan el movimiento de una articulación, como la articulación de su muñeca, codo, hombro o tobillo. Las contracturas pueden comenzar a desarrollarse hasta una semana después de sufrir la lesión en su médula espinal. Las contracturas son causadas por daños en los nervios o espasticidad.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Proceso en serie de yesos:

El proceso en serie de yesos se usa para ayudar a estirar las articulaciones. Un yeso se aplica sobre la articulación que está comenzando a contraerse. El yeso se aplicará, retirará y se volverá a aplicar cada 3 a 5 días, por un periodo de varías semanas. Cada vez que le vuelvan a colocar el yeso le estirarán su articulación un poco más. La meta es que la articulación se extienda con el tiempo hasta que recupere su longitud correcta.

Prevenir una contractura:

  • Usted podría necesitar una férula u otro dispositivo para mantener su extremidad en la posición correcta.
  • Los médicos le enseñarán cómo posicionar su cuerpo para evitar una contractura. También le mostrarán formas para ayudar a controlar la espasticidad.
  • Los ejercicios de rango de movimiento ayudan a mantener las articulaciones flexibles para prevenir una contractura. Es posible que necesite a alguien lo ayude a hacer los ejercicios. Pregunte cuáles ejercicios de rango de movimiento son los adecuados y con qué frecuencia debería realizarlos.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted nota que una articulación empieza a contraerse.
  • Usted tiene dificultad para realizar los ejercicios del rango de movimiento.
  • Usted presenta problemas de espasticidad.
  • Usted presenta enrojecimiento, una ampolla o una llaga abierta.
  • Usted tiene dolor, inflamación o ardor en la extremidad.
  • Sus dedos de las manos o pies están entumecidos o pálidos fuera de lo acostumbrado.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide