Skip to Content

Preeclampsia Durante El Embarazo

CUIDADO AMBULATORIO:

La preeclampsia

es la presión arterial alta que generalmente se desarrolla después de la semana 20 de embarazo. También puede producirse días o semanas después del parto. Usted también puede tener proteínas en la orina o daño a órganos como los riñones o el hígado. La hipertensión crónica con preeclampsia superpuesta es la preeclampsia en una mujer con antecedentes de hipertensión antes del embarazo. También puede ser preeclampsia que se desarrolla antes de la semana 20 de embarazo.

Lecturas de la presión arterial

Signos y síntomas de la preeclampsia:

  • Rostro y manos inflamados
  • Un aumento repentino de peso de 5 libras o más
  • Dolor de cabeza
  • Visión con manchas o borrosa
  • Dolor en la parte superior de su abdomen

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted sufre una convulsión.
  • Usted tiene dolor en el pecho.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene dolor abdominal intenso con o sin náuseas y vómitos.
  • Tiene dolor de cabeza intenso que no se alivia con medicamentos.
  • Usted tiene visión borrosa o con manchas que no mejora.
  • Usted está sangrando por la vagina.

Llame a su médico u obstetra si:

  • Usted tiene inflamación nueva o creciente en su cara o manos.
  • Usted no orina u orina poco.
  • Usted no siente los movimientos de su bebé con tanta frecuencia como de costumbre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cómo se diagnostica la preeclampsia:

La preeclampsia puede llevar a afecciones potencialmente mortales como accidente cerebrovascular, eclampsia (convulsiones) o síndrome HELLP (destrucción de células sanguíneas). Es importante hacerse pruebas para detectar la presión arterial alta durante el embarazo. La presión arterial alta no siempre causa síntomas. Los síntomas que se desarrollan pueden ser generales, como dolores de cabeza e hinchazón que usted puede pensar que no son graves. Informe a su médico si tuvo hipertensión antes de estar embarazada. También infórmele acerca de los síntomas que tiene, incluso si piensa que no son graves.

  • Se le tomará la presión arterial con regularidad durante el embarazo. Preeclampsia significa que su presión arterial es de 140/90 o más alta en dos lecturas con 4 horas de diferencia. Uno o ambos números pueden ser altos. Su médico también observará los resultados de sus análisis de sangre y de orina.
  • Los análisis de sangre se realizan para revisar la función del hígado y riñones. Es posible que usted necesite exámenes de sangre cada semana mientras esté embarazada.
  • Análisis de orina se usan para revisar el nivel de proteína. Es posible que usted necesite dar una muestra de orina a los médicos en cada consulta. También es posible que usted necesite recolectar su orina cada vez que orine por un periodo de 24 horas. Puede seguir teniendo preeclampsia incluso si no tiene proteínas en la orina.

Tratamiento:

El tratamiento depende del nivel de la presión arterial y de las semanas de embarazo. Antes de las 37 semanas, los médicos pueden querer controlar su condición si su presión arterial no es severamente alta. Se puede hacer una ecografía cada 3 o 4 semanas para comprobar el crecimiento de su bebé. La cantidad de líquido amniótico puede medirse cada semana. Su médico le dirá con qué frecuencia debe regresar para las pruebas. Es posible que también necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Los medicamentos se pueden administrar para bajar la presión arterial, proteger sus órganos o para evitar convulsiones. Le pueden administrar corticoesteroides para ayudar a madurar los pulmones del bebé. Estos se pueden administrar si tiene que dar a luz antes de las 37 semanas de embarazo. Podrían recomendarle una dosis baja de aspirina después de 12 semanas de embarazo si usted tiene un alto riesgo de preeclampsia. La aspirina puede ayudar a evitar la preeclampsia o los problemas que se pueden presentar debido a la preeclampsia. No tome aspirina a menos que su médico se lo indique.
  • El parto puede detener la preeclampsia. Los médicos podrían inducir el parto inmediatamente si su bebé está a término (37 semanas o más). Podría ser necesario adelantar el nacimiento de su bebé si usted o su bebé tiene síntomas que amenacen la vida.

Control de la preeclampsia durante el embarazo:

Se tendrá que revisar su presión arterial de 1 a 2 veces semanalmente hasta que nazca su bebé. Las siguientes son formas en las que puede ayudar a controlar la hipertensión arterial durante el embarazo:

  • Repose según le indicaron. Su médico podría indicarle que descanse más a menudo si tiene síntomas leves de preeclampsia. Puede que necesite estar en el hospital si su condición empeora.
  • No consuma alcohol ni fume. El alcohol, la nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar la presión arterial. También pueden dañar al bebé. Pida información a su médico si usted actualmente toma alcohol o fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Haga el conteo de las patadas como le hayan indicado. Es posible que necesite llevar un registro de la frecuencia con que su bebé se mueve o patea durante un cierto lapso de tiempo. Pregúntele a su obstétrico cómo contar las patadas y con qué frecuencia debe hacerlo.
  • Revise su peso todos los días. Pésese diariamente antes de desayunar. El aumento de peso puede ser una señal de exceso de líquido en el cuerpo. Llame a su obstétrico si usted ha aumentado más de 2 libras en una semana.
    Controles de peso THA

Programe una cita con su obstétrico como se le indique:

Usted necesitará que le ordenen exámenes 1 a 2 veces a la semana para revisar su condición. Estos exámenes incluyen revisarle su presión arterial, exámenes de orina y sangre y observación del feto. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Preeclampsia Durante El Embarazo (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.