Skip to Content
Are you living with NSCLC? Learn your prognosis here >>

Neumonía Eosinofílica Simple

LO QUE NECESITA SABER:

La neumonía eosinofílica simple es causada por una inflamación en los pulmones. Los eosinófilos irritan los tejidos pulmonares provocando que sus pulmones se inflamen y se expandan o inflen. Los eosinófilos son glóbulos blancos que su cuerpo utiliza para combatir alergias y parásitos. La neumonía eosinofílica simple también se conoce como síndrome de Löffler o eosinofilia pulmonar.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Sus síntomas están empeorando o regresan.
  • Usted tiene dificultad repentina para respirar.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene comezón, hinchazón o sarpullido en su piel.
  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Medicamentos pueden ser dados para combatir la infección bacteriana o para abrir las vías respiratorias para que usted pueda respirar más fácilmente. También podría necesitar medicamento que sirve para aliviar la tos.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Controlando la neumonía eosinofílica simple:

  • Despeje sus vías aéreas a menudo. La respiración profunda ayuda a abrir las vía aéreas de sus pulmones. El toser ayuda a expulsar las flemas de sus pulmones. Respire hondo y contenga el aliento tanto como pueda. Luego expulse el aire de sus pulmones con una tos o expectoración fuerte y profunda. Tome 10 inhalaciones profundas seguidas, una detrás de la otra, cada hora que usted esté despierto. Recuerde toser después de hacer una inhalación profunda.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Evite cosas que irritan sus pulmones. La contaminación ambiental y el humo de las chimeneas o fuegos forestales en su área también pueden dificultar su respiración. Permanezca adentro o cúbrase la boca y nariz con una bufanda cuando esté afuera durante la temporada de clima frío. No permita que otras personas fumen a su alrededor.
  • Ingiera más líquidos. Los líquidos ayudan a mantener la humedad en las vías respiratorias. Los líquidos también pueden ayudar a que sus pulmones sean capaces de eliminar gérmenes y otros irritantes. Pregúntele a su médico cuánto líquido usted debe de tomar diariamente y cuáles le recomienda.
  • Descanse lo suficiente. Usted podría sentir deseos de descansar más. Empiece a hacer un poco más día a día. Descanse cuando usted sienta que es necesario.
  • Use un humidificador de rocio frío o un vaporizador. Estos aparatos aumentan la humedad en su hogar y pueden facilitarle la respiración. Lave el humidificador todos los días con agua tibia y jabón para mantenerlo sin gérmenes. Permita que el humidificador se seque antes de usarlo nuevamente.
  • No tome alcohol. El alcohol aplaca las ganas de toser y estornudar. Usted necesita toser y estornudar para despejar sus vías aéreas. La mucosidad o flemas en sus pulmones se podrían espesar y ser más complicado expectorarlas.
  • Consulte sobre las vacunas contra la gripe y neumonía. La gripe y la neumonía pueden volverse muy graves en personas que sufren de neumonía eosinofílica simple. Pregunte a su médico sobre las vacunas para gripe y neumonía. Todo adulto debería recibir la vacuna de gripe (influenza) anualmente, tan pronto esté disponible. La vacuna neumocócica se administra a personas de 65 años que corren un alto riesgo de padecer una enfermedad neumocócica, como la neumonía. Personas entre los 19 y 64 años con mayor riesgo para una enfermedad neumocócica, también debería recibir la vacuna. Es posible que se necesite repetir la vacuna 1 a 5 años más tarde.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide