Skip to Content

Neumonía Eosinofílica Simple

CUIDADO AMBULATORIO:

La neumonía eosinofílica simple

es causada por una inflamación de los pulmones. Los eosinófilos son glóbulos blancos que ayudan a su cuerpo a combatir las enfermedades, como una infección parasitaria. Cuando usted tiene neumonía eosinofílica simple, los eosinófilos se acumulan en sus pulmones e irritan los tejidos del pulmón. Esto hace que los pulmones se inflamen y se hinchen. La neumonía eosinofílica simple también se conoce como síndrome de Löffler o eosinofilia pulmonar.


Los signos y síntomas comunes son:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos, que puede producir flemas amarillas o con sangre
  • Dolor de pecho
  • Dolores corporales
  • Respiración acelerada
  • Sibilancias o falta de aliento

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

dependerá de la causa de su condición. La neumonía eosinofílica simple puede desaparecer por sí sola en algunas semanas. Es posible que le den medicamentos esteroides para disminuir la inflamación del pulmón. Usted puede necesitar un medicamento para tratar una infección causada por parásitos. Es posible que tenga que dejar de tomar un medicamento si este podría haber causado su neumonía.

Controlando la neumonía eosinofílica simple:

  • Descanse tanto como sea necesario. Descanse con frecuencia mientras se recupera. Empiece a hacer un poco más día a día.
  • Respire profundo y tosa. La respiración profunda ayuda a abrir las vía aéreas de sus pulmones. El toser ayuda a expulsar las flemas de sus pulmones. Respire hondo y contenga el aliento tanto como pueda. Luego expulse el aire de sus pulmones con una tos o expectoración fuerte y profunda. Tome 10 inhalaciones profundas seguidas, una detrás de la otra, cada hora que usted esté despierto. Recuerde toser después de hacer una inhalación profunda.
  • No fume. Evite el humo del cigarrillo cuando alguien más está fumando. El tabaquismo aumenta su riesgo de contraer neumonía. El fumar impide la pronta recuperación después que usted ha tenido neumonía. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Evite cosas que irritan sus pulmones. La contaminación del aire y el humo de chimeneas pueden también dificultar la respiración.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Los líquidos ayudan a disolver la mucosidad, lo cual le facilita la expectoración de secreciones. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Limite el consumo de cafeína y alcohol. Estos líquidos pueden hacer que el moco se torne pegajoso y difícil de expectorar.
  • Use un humidificador de vapor frío. El humidificador le ayudará a aumentar la humedad del aire en su hogar. Esto podría ayudarle a respirar más fácilmente y al mismo tiempo disminuir la tos.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide