Skip to Content

Nefrolitotomía Percutánea

LO QUE NECESITA SABER:

La nefrolitotomía percutánea es una cirugía que se realiza con un estetoscopio para extraer los cálculos renales.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía:

  • Formulario de consentimiento es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Un IV es una cánula pequeña que se introduce en una vena y sirve para aplicarle medicamentos o líquidos.
  • Una radiografía de RUV toma imágenes de los riñones, los uréteres y la vejiga. Los médicos usarán estas radiografías para ver dónde se encuentra el cálculo.
  • La anestesia general hará que permanezca dormido y no sienta dolor durante la cirugía. Es posible que le administren la anestesia por vía intravenosa, por una mascarilla o a través de un tubo en la garganta. Es posible que le duela la garganta cuando se despierte si le administraron la anestesia por un tubo.

Durante la cirugía:

Le harán una incisión en la espalda. Introducirán un nefroscopio en el riñón por la incisión, cerca del lugar del lugar donde se encuentra el cálculo. El nefroscopio es un tubo largo con un lente de aumento y una luz en el extremo. Es posible que los médicos usen rayos X o un ultrasonido para guiar el nefroscopio. Usarán el nefroscopio y otras herramientas para quitar el cálculo con cuidado. Es posible que usen un aparato, como un litotriptor o una máquina de ultrasonido, para romper el cálculo en trozos más pequeños. Enviarán el cálculo al laboratorio para analizarlo. Cerrarán la incisión con puntos de sutura o con cinta quirúrgica.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una sala para que descanse hasta que se despierte por completo. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. No se levante de la cama hasta que su médico le dé autorización para hacerlo. Lo llevarán a su habitación del hospital cuando el médico vea que se encuentra bien. Le cubrirán la incisión con un vendaje. El vendaje mantendrá el área seca y limpia para evitar que contraiga una infección. Es normal que salga orina por la incisión durante unos días después de la cirugía. Es posible que un médico le retire el vendaje poco después de la cirugía para revisar la incisión.

  • Es posible que deba caminar el mismo día de la cirugía o el día siguiente. El movimiento evitará que se formen coágulos sanguíneos. Puede también que le indiquen que haga ejercicios mientras que guarde cama. No se levante de la cama solo hasta que su médico le autorice a hacerlo. Hable con los médicos antes de levantarse por primera vez. Es posible que deban ayudarlo para que no corra peligro al ponerse de pie. Siéntese o acuéstese de inmediato si siente debilidad o se marea una vez que pueda levantarse por su cuenta. Luego apriete el botón de ayuda para llamar a los médicos.
  • Respire profundo y tosa para disminuir el riesgo de contraer una infección pulmonar. Respire profundo y contenga el aliento tanto como pueda. Suelte el aire y luego tosa fuerte. Las vías respiratorias se abren cuando se respira profundamente. Es posible que le den un espirómetro incentivo para ayudarle a respirar profundo. Coloque la pieza de plástico en su boca y respire lenta y profundamente. Luego suelte el aire y tosa. Repita estos pasos 10 veces cada hora.
  • Podrá volver a comer y beber gradualmente después de la cirugía. Comenzará con hielo molido o líquidos claros como agua, caldo, jugo y gaseosas claras. Si no siente malestar estomacal, es posible que a continuación pueda comer alimentos blandos, como helado o puré de manzana. Es posible que pueda comenzar a ingerir alimentos sólidos una vez que coma los alimentos blandos con facilidad.
  • Es posible que se necesite medir la cantidad de líquido que consume y que elimina. Es posible que los médicos deban medir la cantidad de líquido que toma y que también necesiten saber cuánto orina. Puede que los médicos deban colar la orina para comprobar si hay cálculos. No se deshaga de la orina en el inodoro, a menos que los médicos le indiquen que lo haga.
  • Medicamentos:
    • Los antibióticos se usan para tratar o evitar que contraiga una infección.
    • Los medicamentos para las náuseas alivian el estómago y evitan que tenga vómitos.
    • Los analgésicos alivian el dolor. No espere a que el dolor sea demasiado fuerte para pedir que le administren el medicamento. Los analgésicos pueden darle mareos o somnolencia. Para no caerse, llame al médico si desea levantarse de la cama o si necesita ayuda.
  • Es posible que deba usar calcetines de compresión o botas neumáticas después de la cirugía. Los calcetines son ajustados y ponen presión en las piernas. Un inflador permite apretar y soltar las distintas partes de las botas. Ambos estimulan la circulación y evitan la formación de coágulos sanguíneos.
  • Un stent ureteral es un pequeño tubo que se coloca dentro de los uréteres. Los uréteres llevan la orina desde los riñones a la vejiga. El stent podría sobresalir de la piel y estar conectado a una bolsa recolectora de orina. El stent ayuda a eliminar la orina y los fragmentos de cálculo del cuerpo.

RIESGOS:

  • Podría contraer una infección o sangrar más de lo esperado. Podría tener dificultad para respirar. Se podrían dañar los órganos, como el hígado, los pulmones y el bazo, durante la cirugía. Podría formarse una cicatriz en el sitio donde le extrajeron el cálculo. Es posible que los médicos no puedan remover el cálculo renal y necesiten hacer otra cirugía. Se le podría formar un coágulo de sangre en el brazo o la pierna. Esto podría poner en peligro su vida.
  • Los cálculos renales podrían impedir que la orina drene como es debido de los riñones si no recibe tratamiento. Esto podría provocar una infección, daño en los riñones o insuficiencia renal. Esto podría poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide