Skip to Content

Náusea Y Vómito En El Embarazo

CUIDADO AMBULATORIO:

La náusea y el vómito en el embarazo

pueden suceder a cualquier hora del día. Estos síntomas usualmente comienzan antes de la semana 9 del embarazo y terminan para la semana 14 (segundo trimestre). Algunas mujeres pueden tener náusea o vómito por un tiempo prolongado. Estos síntomas pueden afectar a algunas mujeres durante el embarazo. La náusea y el vómito no dañan a su bebé. Estos síntomas pueden dificultarle sus actividades diarias.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted presenta signos de deshidratación. Por ejemplo, orina de color amarillo oscuro, boca y labios resecos, piel reseca, latido cardíaco acelerado y orinar menos de lo normal.
  • Usted tiene dolor abdominal intenso.
  • Usted se siente demasiado débil o mareado como para ponerse de pie.
  • Usted nota sangre en su vómito o en sus deposiciones.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted vomita más de 4 veces en 1 día.
  • Usted no ha podido retener líquidos en el estómago por más de 1 día.
  • Usted pierde más de 2 libras.
  • Usted tiene fiebre.
  • Sus náuseas y vómito continúan por más de 14 semanas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

para la náusea y el vómito en el embarazo generalmente no es necesario. Usted puede hacer cambios en los alimentos que come y en sus actividades para ayudar a controlar sus síntomas. Es posible que usted necesite probar varias cosas para determinar qué funciona mejor para usted. Hable con su médico si sus síntomas no mejoran con los cambios que se recomiendan a continuación. Es posible que usted necesite vitamina B6 y medicamento si estos cambios no ayudan o si sus síntomas se vuelven graves.

Cambios de nutrición que usted puede realizar para controlar la náusea y el vómito:

  • Coma porciones pequeñas durante el día en vez de 3 comidas con porciones grandes. Es más probable que usted tenga náusea y vómito cuando su estómago está vacío. Consuma alimentos bajos en grasa y ricos en proteínas. Ejemplos son la carne magra, frijoles, pavo y pollo sin piel. Tome meriendas pequeñas, como galletas saladas, cereal seco o un sandwich chico antes de acostarse.
  • Coma galletas saladas o pan tostado antes de levantarse de su cama por la mañana. Levántese de la cama lentamente. Los movimientos repentinos podrían provocarle mareos y náusea.
  • Consuma alimentos blandos cuando se sienta con náuseas. Ejemplos de alimentos blandos son el pan tostado, cereal seco, pasta sin salsa, arroz blanco y pan. Otros alimentos blandos incluyen a las galletas saladas, plátanos, gelatina y pretzels. Evite los alimentos condimentados, grasosos y fritos. Evite otros alimentos que le provoquen náuseas.
  • Tome líquidos que contengan gengibre. Tome refresco de gengibre hecho con gengibre real o té de gengibre hecho con gengibre fresco rallado. Las cápsulas o dulces de gengibre también podrían ayudar a aliviar la náusea y el vómito.
  • Tome líquidos entre alimentos en vez de tomarlos con los alimentos. Espere al menos 30 minutos después de comer para tomar líquidos. Tome cantidades pequeñas de líquidos con frecuencia durante el día para evitar la deshidratación. Consulte cuál es la cantidad de líquido que usted debería consumir al día.

Otros cambios que usted puede realizar para controlar la náusea y el vómito:

  • Evite los olores que la molestan. Los olores fuertes podrían provocar que comiencen las náuseas y el vómito, o podrían empeorarlo. Camine un poco, prenda un ventilador o trate de dormir con la ventana abierta para respirar aire fresco. Cuando esté cocinando, abra las ventanas para eliminar el olor que podría provocarle náuseas.
  • No se cepille sus dientes inmediatamente después de comer si eso le provoca náuseas.
  • Descanse cuando lo necesite. Comience una actividad lentamente y vuelva a su rutina normal conforme se empiece a sentir mejor.
  • Hable con su médico acerca de las vitaminas prenatales. Las vitaminas prenatales pueden provocar náuseas a algunas mujeres. Trate de tomárselas por la noche o con un bocadillo. Si este cambio no le ayuda, su médico podría recomendarle un tipo de vitamina diferente.
  • No use ningún medicamento, vitamina o suplemento para controlar sus síntomas sin antes consultarlo con su médico. Varios medicamentos pueden dañar a su bebé que no ha nacido.
  • El ejercicio de ligero a moderado podría ayudar a aliviar sus síntomas. También podría ayudarla a dormir mejor por la noche. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide