Skip to Content

Melanoma De Coroides

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el melanoma de coroides?

El melanoma de coroides es el cáncer que se encuentra en la coroides. Se trata de un tejido que recubre el ojo entre la retina y la esclerótica. La esclerótica es la parte blanca del ojo. Un melanoma de coroides puede agrandarse y hacer que la retina se desprenda. Esto puede causar pérdida de la visión. También puede propagarse en otras partes del cuerpo, como el hígado.

Corte lateral del ojo derecho

¿Qué aumenta mi riesgo de presentar melanoma de coroides?

  • Ser mayor de 60 años de edad
  • Piel clara y color de iris claro
  • Muchos lunares en la piel
  • Hemangioma coroideo (peca que se forma debajo de la retina, en la coroides)
  • Afección del ojo de nacimiento, como melanocitoma uveal
  • Exponerse demasiado a la luz solar o trabajar como soldador

¿Cómo se diagnostica el melanoma de coroides?

Por lo general, el melanoma de coroides no tiene signos ni síntomas que usted pueda notar. A veces, puede causar visión borrosa o pérdida de la visión. Un melanoma de coroides, generalmente, se detecta durante un examen de rutina de la vista. Su oculista puede sospechar que usted tiene un melanoma de coroides al ver una mancha oscura en la parte posterior del ojo. Él puede descartar otras afecciones mediante lo siguiente:

  • Un ultrasonido o una imagen por resonancia magnética (IRM) puede utilizarse para medir la mancha oscura o examinarla en detalle.
  • Una angiografía con verde de indocianina se utiliza para encontrar problemas en la coroides. Se inyecta un tinte verde llamado verde de indocianina en un vaso sanguíneo del brazo. Cuando llega a los vasos sanguíneos del ojo, una cámara toma imágenes de la retina y de la coroides. El tinte ayuda a que los vasos sanguíneos obstruidos o con fugas se vean mejor en las imágenes.
  • Una biopsia puede utilizarse si otros exámenes no muestran una causa clara. Una muestra de la mancha se toma del ojo y se examina en un laboratorio.

¿Cómo se trata el melanoma de coroides?

Su oculista puede recomendar la conducta expectante. Esto significa que no recibirá tratamiento inmediato, pero que deberá regresar para realizarse exámenes regulares a fin de detectar cambios. Esto solamente se realiza si el melanoma de coroides es pequeño. Si es más grande o si se agranda durante la conducta expectante, el médico podría recomendarle algo de lo siguiente:

  • La radioterapia es un procedimiento que utiliza semillas radiactivas para destruir las células cancerosas. Las semillas se colocan en una pieza de metal llamada placa. Su oculista cose la placa en la pared exterior del ojo. Esto mantiene las semillas en su lugar contra el ojo. El tratamiento dura varios días, y luego, se retira la placa.
  • La radioterapia destruye las células cancerosas por medio de rayos x de alta energía. La radiación puede impedir que las células cancerosas crezcan si no fueron eliminadas.
  • La fotocoagulación es un procedimiento utilizado para evitar que nutrientes lleguen a las células cancerosas. Se utiliza un láser para destruir los vasos sanguíneos que irrigan las células. Esto hace que las células tumorales mueran. Este procedimiento también se llama coagulación mediante luz.
  • La termoterapia es un procedimiento que utiliza un láser para encoger las células cancerosas. El láser emite calor que destruye las células.
  • La cirugía puede utilizarse para extraer el tumor y parte del tejido sano que se encuentra alrededor. Esto se realiza en los casos de tumores más pequeños. Si el tumor es más grande, puede necesitarse una cirugía llamada enucleación. Esta cirugía se utiliza para extraer el ojo y parte del nervio óptico. Solo se realiza si no se puede salvar su visión. La cirugía puede ser necesaria si el tumor es grande o genera presión en el ojo, o si las células cancerosas se propagaron en el nervio óptico.

¿Qué puedo hacer para mantener mis ojos saludables?

No puede prevenir el melanoma de coroides, pero puede ayudar a mantener la salud de sus ojos:

  • Use lentes de sol con protección contra los rayos ultravioleta (UV). Los rayos ultravioleta del sol pueden dañar sus ojos.
  • Coma alimentos que contengan nutrientes saludables para los ojos. Los nutrientes saludables para los ojos incluyen vitamina A, vitamina C, vitamina E, ácidos grasos omega 3, luteína y zeaxantina. Pueden encontrarse en los alimentos como la espinaca, col verde, berza, pescado y aceites vegetales. Pida a su médico una lista completa de los alimentos que contienen nutrientes saludables para la vista. Es posible que usted necesite tomar una vitamina o suplemento para ayudarlo a obtener suficientes de estos nutrientes.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas de los cigarrillos y los cigarros pueden dañar los ojos y los vasos sanguíneos. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Limite el consumo de alcohol. El alto consumo de alcohol podría aumentar su riesgo de enfermedades en los ojos. Pregunte a su médico si usted puede tomar alcohol.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene un cambio repentino en su visión o pérdida de la visión.
  • Usted tiene dolor en el ojo.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted ve más objetos flotantes o destellos de luz que de costumbre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide