Skip to Content

Manejo Del Dolor En Adultos Mayores

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber sobre el dolor en los adultos mayores?

El dolor no es una parte normal del envejecimiento, y puede ser un signo de que algo está mal. Algunas veces no hay una causa evidente o exacta del dolor. El manejo del dolor es una parte importante de su atención médica. Esto puede ayudar a aumentar su apetito, el sueño y la energía. También puede mejorar su estado de ánimo y sus relaciones.

¿Cuáles son los tipos del dolor?

  • El dolor agudo puede ser provocado por una enfermedad o una lesión. Este dolor aparece de repente y no dura mucho tiempo. El dolor agudo generalmente desaparece conforme su cuerpo sana, pero puede volverse un dolor crónico si se deja sin tratamiento.
  • Dolor crónico se describe como el dolor que continua o empeora con el paso del tiempo. El cual puede durar meses o años. El dolor se puede quedar después de recuperarse de una lesión. Las afecciones como el cáncer, la artritis, la migraña, y los problemas de la espalda son también las causas comunes del dolor crónico.

¿Cómo pueden saber los médicos si estoy dolorido?

Es posible que tenga muchas preguntas y miedos acerca del dolor. No se avergüence de decirle a los médicos cómo se está sintiendo. Dígale dónde le duele y qué tanto le duele. Usted puede tratar de negar que sufre del dolor para mostrar valentía o escaparse del tratamiento. Las condiciones como demencia (problema de la memoria), lesión cerebral o accidente cerebrovascular pueden dificultar la forma de expresar el dolor. Los siguientes son indicadores comunes que pueden informar a los médicos que usted está sufriendo por el dolor:

  • Llanto, gemidos, fruncir el entrecejo o suspirar
  • Con frecuencia sentirse triste, deprimido, desesperado, agresivo o enojado
  • Respiración ruidosa, llamar o pedir ayuda
  • No cambiar de posición o quedarse en una posición donde no sienta dolor
  • Falta de apetito o cambios en los hábitos de sueño
  • Se retira o se enoja cuando lo tocan
  • Agitación o estimulación

¿Cómo se diagnostica la causa del dolor?

Su médico lo examinará y buscará áreas doloridas. Tocará o presionará diferentes lugares en su cuerpo y le preguntará si le duelen. También le pedirá que describa su dolor. Dígale a su médico si el dolor es agudo, sordo o intenso. Dígale si tiene dolor constante o si va y viene. También puede necesitar cualquiera de los siguientes para saber la intensidad de su dolor o para encontrar su causa:

  • Las escalas del dolor pueden ayudar a medir cuánto dolor siente. Las escalas del dolor pueden incluir números o expresiones faciales. Es probable que su médico le pida que califique el dolor en una escala de 0 a 10.
    Escala de dolor
  • Una radiografía o una tomografía computarizada (TC) o una imagen por resonancia magnética (IRM) se pueden usar para encontrar la causa de su dolor. Es posible que le administren un líquido de contraste para que las imágenes se aprecien mejor. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal dentro de su cuerpo o por encima.
  • Las pruebas de estímulo pueden ayudar a encontrar los nervios o músculos afectados por el dolor.

¿Qué medicamentos sirven para tratar el dolor?

  • Acetaminofeno: alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Varias clases de medicamentos para el dolor recetados están disponibles. Por ejemplo, un medicamento para el dolor opiáceo o narcótico. Pregunte a su médico cómo debe tomar el medicamento para el dolor específico de forma segura. Además, algunos medicamentos para el dolor recetados contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado.

¿Qué necesito saber acerca de la seguridad al tomar medicamentos recetados?

  • No deje de tomar su medicamento para el dolor recetado repentinamente. Si usted ha estado tomando medicamentos para el dolor recetados por más de 2 semanas, dejar de tomarlos repentinamente puede causar efectos secundarios graves. Pídale más información a su médico antes de dejar de tomar su medicamento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Tome solo la cantidad recetada o recomendada por su médico. Demasiado medicamento puede causar problemas respiratorios u otros problemas de salud. Si usted usa un parche para el dolor, asegúrese de remover el parche anterior antes de colocar uno nuevo.
  • No consuma alcohol mientras usa medicamentos recetados. El alcohol mezclado con medicamentos recetados puede causarle somnolencia y disminuir el ritmo respiratorio. Es posible que deje de respirar completamente.
  • No maneje después de tomar medicamentos recetados para el dolor. Los medicamentos para el dolor recetados pueden causar somnolencia y hacen que sea difícil concentrarse. Puede provocar daños en usted o en otras personas si conduce mientras toma su medicamento.
  • Respete los horarios del medicamento correctamente. Tome su medicamento para el dolor 30 minutos antes de ejercicio o fisioterapia. Esto ayuda a disminuir el dolor para que pueda alcanzar sus metas de tratamiento. Es posible que usted necesite tomar su medicamento antes de acostarse. Esto puede ayudarlo a dormir y a no despertarse a causa del dolor.
  • Esté atento a la aparición de efectos secundarios. Algunos alimentos, el alcohol y otros medicamentos pueden causar efectos secundarios cuando usted toma su medicamento para el dolor. Pregúntele a su médico cómo prevenir estos problemas.
  • Prevenga el estreñimiento. Esto es un efecto secundario muy común del medicamento recetado para el dolor. Consuma alimentos ricos en fibra, como frutas frescas, verduras, frijoles y panes y cereales integrales. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda. El ejercicio y la actividad también pueden ayudar a disminuir el riesgo de tener estreñimiento.
  • Siga las instrucciones sobre qué hacer con los medicamentos que no utiliza. Su médico le dará instrucciones sobre cómo desechar los medicamentos para el dolor con seguridad. Esto ayuda a asegurarse de que nadie más tome los medicamentos.

¿Qué puedo hacer para manejar el dolor sin medicamentos?

  • Lleve un diario del dolor para ayudarlo a determinar los ciclos del dolor. Incluya las cosas que empeoran o alivian su dolor. Traiga su diario del dolor a todas las citas de control con su médico o especialista en dolor.
  • El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplíquese calor en el área lesionada durante 20 a 30 minutos cada 2 horas durante la cantidad de días que le indiquen.
  • El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cubra con una toalla y aplíquelo sobre el área por 15 a 20 minutos cada hora, según indicaciones.
  • Ejercítese según indicaciones. El ejercicio puede ayudar a mejorar el movimiento y la fuerza a la vez que disminuye el dolor. Su médico lo ayudará a encontrar programas de ejercicio que sean adecuados para su tipo de dolor.
  • Acuda a terapia cognitivo conductual (TCC) como se le indique. La TCC puede ayudar a ganar control sobre su dolor y cómo reaccionar ante él. Su médico puede tener obtener tratamiento de un terapeuta.
  • Los programas de autogestión pueden ayudarlo a controlar el dolor. Estos programas brindan educación sobre el dolor y el efecto que puede tener en su vida. Los programas también enseñan técnicas de afrontamiento, como relajación y comunicación.
  • Hable con su médico sobre sus actividades diarias. Algunas actividades pueden empeorar el dolor o reducir la eficacia del tratamiento del dolor. Su médico puede ayudarlo a encontrar maneras de reducir el dolor. Por ejemplo, puede que necesite cambiar el momento de tomar su medicamento para el dolor para que sea más eficaz durante las actividades.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • American Chronic Pain Association
    PO Box 850
    Rocklin , CA 95677
    Phone: 1- 800 - 533-3231
    Web Address: https://www.theacpa.org

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Su dolor empeora o tiene un nuevo dolor.
  • Tiene nuevos síntomas, como entumecimiento u hormigueo.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide