Skip to Content

Manejo Del Dolor

LO QUE NECESITA SABER:

El manejo del dolor incluye medicamentos y terapias para tratar el dolor de una cirugía, lesión o enfermedad. Esto puede ayudar a aumentar su apetito, el sueño y la energía. También puede mejorar su estado de ánimo y sus relaciones. Usted y su familia recibirán información acerca de cómo manejar el dolor en casa. Las instrucciones incluyen qué hacer si tiene efectos secundarios a medida que maneja el dolor. También incluyen cómo manejar los medicamentos para el dolor recetados de manera segura si se los recetan. Es importante seguir todas las instrucciones para lograr manejar el dolor con eficacia. Esto ayudará a evitar su regreso al hospital.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor severo y no es momento de tomar el medicamento para el dolor todavía.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene dolor moderado y no es momento de tomar el medicamento para el dolor todavía.
  • El medicamento que está tomando lo hace más soñoliento que lo usual o confundido.
  • Usted tiene dolor aun después de haber tomado su medicamento para el dolor.
  • Usted tiene un dolor nuevo o dolor que parece ser diferente del anterior.
  • Usted tiene estreñimiento causado por los medicamentos para el dolor recetados que no ayudan con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

El medicamento para el dolor puede administrarse de alguna de las siguientes maneras, según el tipo de dolor que tenga:

  • Medicamentos de venta libre:
    • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
    • Acetaminofeno: alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
    • Una crema, gel o parche para el dolor puede aplicarse a la piel en las zonas dolorosas.
  • Medicamentos recetados:
    • Varias clases de medicamentos para el dolor recetados están disponibles. Por ejemplo, un medicamento para el dolor opiáceo o narcótico. Pregunte a su médico cómo debe tomar el medicamento para el dolor específico de forma segura. Además, algunos medicamentos para el dolor recetados contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado.
    • Relajantes musculares ayudan a reducir dolor y espasmos musculares.
    • Esteroides disminuyen la inflamación que causa el dolor.
    • Los anestésicos se pueden administrar con una inyección en o alrededor de un nervio para bloquear signos de dolor de los nervios.
    • Los medicamentos contra la ansiedad disminuyen la ansiedad. Altos niveles de ansiedad hacen que el dolor sea más difícil de manejar.
    • Antidepresivos se pueden usar para disminuir o prevenir síntomas de depresión o ansiedad. Estos también pueden ser utilizados para tratar el dolor de los nervios.
    • Los anticonvulsivos se utilizan generalmente para controlar las convulsiones. También pueden usarse para disminuir el dolor crónico.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Seguridad al tomar medicamentos para el dolor recetados:

  • No deje de tomar su medicamento para el dolor recetado repentinamente. Si usted ha estado tomando medicamentos para el dolor recetados por más de 2 semanas, dejar de tomarlos repentinamente puede causar efectos secundarios graves. Pídale más información a su médico antes de dejar de tomar su medicamento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Tome solo la cantidad recetada o recomendada por su médico. Demasiado medicamento puede causar problemas respiratorios u otros problemas de salud. Si usted usa un parche para el dolor, asegúrese de remover el parche anterior antes de colocar uno nuevo.
  • No consuma alcohol mientras usa medicamentos recetados. El alcohol mezclado con medicamentos recetados puede causarle somnolencia y disminuir el ritmo respiratorio. Es posible que deje de respirar completamente.
  • No conduzca ni maneje maquinaria pesada después de tomar medicamentos para el dolor recetados. Los medicamentos para el dolor recetados pueden causar somnolencia y hacen que sea difícil concentrarse. Puede provocar daños en usted o en otras personas si conduce o maneja maquinaria pesada mientras toma su medicamento.
  • Respete los horarios del medicamento correctamente. Tome su medicamento para el dolor 30 minutos antes de ejercicio o fisioterapia. Esto ayuda a disminuir el dolor para que pueda alcanzar sus metas de tratamiento. Es posible que usted necesite tomar su medicamento antes de acostarse. Esto puede ayudarlo a dormir y a no despertarse a causa del dolor.
  • Esté atento a la aparición de efectos secundarios. Algunos alimentos, el alcohol y otros medicamentos pueden causar efectos secundarios cuando usted toma su medicamento para el dolor. Pregúntele a su médico cómo prevenir estos problemas.
  • Prevenga el estreñimiento. Esto es un efecto secundario muy común del medicamento recetado para el dolor. Consuma alimentos ricos en fibra, como frutas frescas, verduras, frijoles y panes y cereales integrales. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda. El ejercicio y la actividad también pueden ayudar a disminuir el riesgo de tener estreñimiento.
  • Siga las instrucciones sobre qué hacer con los medicamentos que no utiliza. Su médico le dará instrucciones sobre cómo desechar los medicamentos para el dolor con seguridad. Esto ayuda a asegurarse de que nadie más tome los medicamentos.

Maneras de manejar el dolor sin medicamentos:

  • La terapia de masaje ayuda a aliviar los músculos tensionados. Esto podría ayudarlo a relajarse y disminuir el dolor.
  • El ultrasonido puede ayudar a aliviar el dolor. El ultrasonido es un procedimiento que utiliza ondas sonoras para crear el calor aplicado a los músculos.
  • La acupuntura ayuda a reducir el dolor y otros síntomas. Se usan agujas delgadas para equilibrar los canales de energía en el cuerpo.
  • La biorretroalimentación ayuda a que el cuerpo responda de manera diferente al dolor. Usted aprenderá cuál es su ritmo respiratorio y cardíaco cuando esté relajado. Le ayudará a llevar su respiración y ritmo cardíaco a esos niveles cuando siente dolor.
  • La estimulación eléctrica puede utilizarse para controlar el dolor. La electroestimulación nerviosa transcutánea (TENS) es un dispositivo portátil que se pega a la piel. Usa señales eléctricas leves y seguras para ayudar a controlar el dolor. La estimulación de la médula espinal (SCS) es un procedimiento que utiliza un alambre de metal cerca de la médula espinal para ayudar a controlar el dolor. La SCS también utiliza señales eléctricas suaves y seguras. La SCS se coloca mediante una cirugía.
  • La cirugía y otros procedimientos pueden ayudar a aliviar el dolor. Por ejemplo, ondas de radio, térmicas (calor) o terapia con láser. La cirugía puede incluir cortar nervios o reparar articulaciones que sean la causa de su dolor crónico.

Lo que puede hacer para manejar el dolor:

Lo siguiente puede ser útil si usted tiene dolor leve o dolor entre dosis de los medicamentos:

  • Aplique calor o hielo según lo indicado. El calor también alivia los espasmos musculares. El hielo puede ayudar a evitar el daño de los tejidos. Su médico puede recomendarle solo calor o solo hielo, o indicarle que alterne. Para el calor, utilice una compresa o almohadilla caliente o una toallita tibia. La temperatura no debe ser lo suficientemente caliente como para quemarle la piel. Aplíquese calor de 20 a 30 minutos cada 2 horas durante los días que le indiquen. Para el hielo, use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Envuelva el hielo con una toalla antes de colocarlo sobre su piel. Aplique hielo por 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Eleve la zona dolorida por encima del nivel del corazón, si es posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Use almohadas o cobijas dobladas para elevar la zona dolorida de forma cómoda.
  • Aplique compresión con un vendaje elástico o faja abdominal según se le haya indicado. Un vendaje elástico se puede utilizar después de la cirugía en la articulación, como la rodilla. Una faja abdominal puede usarse para cirugías en el abdomen.
  • Utilice dispositivos para ayudarlo a moverse y disminuir el dolor. Estos dispositivos le pueden ayudar a quitar presión de la lesión y brindar apoyo adicional. Los dispositivos de asistencia incluyen férula, bastón, muletas o caminador. Las rodilleras y las abrazaderas ayudan a disminuir el dolor y brindan apoyo adicional para las rodillas. Los soportes para el arco y los plantillas son dispositivos que se colocan en los zapatos para ayudarlo a estar de pie, caminar o correr correctamente.
  • La aromaterapia utiliza esencias para relajarse, aliviar el estrés y disminuir el dolor. Pueden utilizarse aceites, extractos o fragancias de flores, hierbas y árboles. Estos pueden ser inhalados o usados durante masajes, faciales, envolturas corporales, y baños.
  • La meditación le enseña a examinar su propio interior. El objetivo de la meditación es ayudar a que usted tenga más calma y mayor tranquilidad.
  • La imaginación guiada le enseña a representarse una imagen en su mente. Aprenderá a centrarse en la imagen en lugar de su dolor. Es posible que le ayude a aprender a cambiar la manera en que su cuerpo percibe y reacciona frente al dolor.
  • La música puede ayudar a aumentar su nivel de energía y mejorar su estado de ánimo. También puede ayudar a reducir el dolor al provocar que su cuerpo libere enforfinas. Estos son químicos naturales del cuerpo que disminuyen el dolor. La música puede utilizarse con cualquiera de las otras técnicas, como relajación y distracción.
  • La autohipnosis es una forma de dirigir su atención a algo distinto a su dolor. Usted podría repetir una afirmación positiva para ignorar el dolor o percibirlo de forma positiva.

Qué más puede hacer para manejar el dolor:

  • Mantenga un diario del dolor. Un diario de dolor puede ayudarlo estar atento a los ciclos de dolor para que pueda registrar cuándo y cómo su dolor comienza y termina. Incluya las cosas que empeoran o alivian su dolor. Lleve el diario de dolor a sus citas de seguimiento con su médico.
  • Hable con su médico sobre sus actividades diarias. Algunas actividades pueden empeorar el dolor o reducir la eficacia del tratamiento del dolor. Su médico puede ayudarlo a encontrar maneras de reducir el dolor. Por ejemplo, puede que necesite cambiar el momento de tomar su medicamento para el dolor para que sea más eficaz durante las actividades.
  • Duerma en una posición cómoda. Utilice almohadas para apoyar las áreas dolorosas.
  • Vaya a rehabilitación según indicaciones. La rehabilitación puede incluir terapia física y ocupacional. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor. Un terapeuta ocupacional le enseña habilidades para ayudarlo con sus actividades diarias.
  • El ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor y aumentar su energía. Consulte con su médico sobre la cantidad de ejercicio que necesita hacer cada día y cuáles ejercicios son mejores para usted.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Hable con su médico acerca de su manejo del dolor en casa. Infórmele si es capaz de hacer más de sus actividades diarias o si cualquier actividad todavía causa dolor. Su médico tal vez le indique que realice cambios en su medicamento para dolor o lo derive a un especialista. Por ejemplo, un terapeuta ocupacional puede ayudarlo a encontrar nuevas formas de hacer sus actividades diarias para que tenga menos dolor. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide