Skip to Content

Mal De Las Montañas

LO QUE NECESITA SABER:

Mal de la montañas o mal de las alturas es una condición que puede suceder cuando usted viaja a una altitud elevada. La reducción de oxígeno en las altitudes elevadas es la causa de esta enfermedad. Cuando hay menos oxígeno en el aire, su cuerpo es incapaz de funcionar adecuadamente. El mal de las alturas usualmente ocurre dentro de las primeras 24 horas después de viajar a una altitud elevada.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Inhibidor de la anhidrasa carbónica: Este medicamento facilita su habilidad de adaptarse a la altitud elevada.
  • Acetaminofén: Este medicamento ayuda a aliviar su dolor de cabeza. Se puede comprar sin una orden médica. Pregunte cuánto medicamento necesita tomar y con qué frecuencia. Siga las sugerencias. El acetaminofén puede causar daño al hígado si no se toma correctamente.
  • Medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE): Estos medicamentos reducen la inflamación y el dolor. Son disponibles sin una orden médica. Pregunte cuál de estos medicamentos es adecuado para usted y cuánto debería tomar. Tómelos como se le indica. Los medicamentos AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales si no se toman correctamente.
  • Antieméticos: Este medicamento calma su estómago y previene el vómito.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si piensa que su medicamento no le está ayudando o tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista de sus medicamentos, vitaminas, y hierbas que está tomando. Incluya la cantidad que toma, la hora, y por qué las toma. Traiga la lista o las botellas de las píldoras a sus visitas de seguimiento. Lleve siempre consigo una lista de sus medicamentos en caso de emergencia.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Descienda a una altitud más baja:

Típicamente esto alivia sus síntomas.

Reposo:

Permita que su cuerpo se adapte a la reducción de oxígeno en las altitudes elevadas.

Prevención del mal de las alturas:

  • Ascienda lentamente: No ascienda más de 1968 pies (600 metros) en altitud diaria. Cuando se encuentre arriba de 9842 pies (300 metros), no se debe ascender más de 984 pies (300 metros) cada día. Las mujeres embarazadas no deben viajar a altitudes más de 11,482 pies (3500 metros).
  • Duerma en altitudes más bajas: Después de pasar un día en una altitud elevada, se recomienda dormir en una altitud más baja. Esto ayudará a su cuerpo a adaptarse al nivel de oxígeno reducido. Una vez que se haya adaptado a la altitud, entonces puede pasar la noche a esa altitud. Puede ser necesario repetir este proceso cada vez que se asciende a una altitud más elevada.
  • No haga ejercicio por los primeros 3 días en una altitud elevada: El ejercicio podría aumentar su riesgo del mal de las alturas.
  • No beba alcohol ni tome sedantes en las altitudes elevadas: Estos dificultan la habilidad de su cuerpo de adaptarse a la altitud.

Comuníquese con su médico de cabecera si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Sus síntomas no mejoran después de descender a una altitud más baja.
  • Usted sufre de una nueva tos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Regrese a la sala de emergencia si:

  • Usted tiene dificultad para caminar.
  • Sus labios, uñas o piel presentan un color azul.
  • Usted tiene respiración sibilante o tos con esputo rosado y espumoso.
  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted tiene dolor en el pecho o siente un aleteo en el pecho.
  • Se siente confundido o más cansado de lo normal.
  • Usted convulsiona.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide