Skip to Content

Linfedema

LO QUE USTED NECESITA SABER:

¿Qué es el linfedema?

Linfedema es una inflamación que ocurre cuando el líquido linfático (linfa) se acumula, en lugar de ser transportado por el resto del cuerpo como debería. La inflamación puede suceder en cualquier parte, pero es más común en sus brazos o piernas. Los tumores, la radiación, la infección o la cirugía pueden obstruir el flujo normal de líquido linfático. Sin tratamiento o sin el control adecuado, el linfedema puede llevar al entumecimiento, picazón, dolor y pérdida de la habilidad para trabajar y realizar las actividades cotidianas.

¿Cómo se diagnostica el linfedema?

Su médico examinará las áreas de inflamación y le preguntará sobre sus síntomas. Informe a su médico si usted alguna vez ha tenido cáncer, radioterapia o se ha sometido a una cirugía. Coméntele a su médico que medicamentos toma. Es posible que necesite lo siguiente:

  • Un ultrasonido puede mostrar las áreas de su cuerpo donde se acumula el líquido linfático.
  • Una linfocentellografía, una resonancia magnética o una tomografía computarizada pueden mostrar una obstrucción en el sistema linfático. Es posible que antes del examen le administren un medio de contraste para ayudar a que los médicos puedan observar mejor cualquier área bloqueada. Informe al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste. No entre a la sala de resonancia con ningún objeto metálico. El metal puede causar lesiones graves. Informe a su médico si usted tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento para el linfedema?

Linfedema es una afección a largo plazo, que no tiene cura. Las metas del tratamiento son aliviar los síntomas y prevenir que empeore. Usted podría necesitar alguno de los siguientes:

  • El drenaje manual de linfa es un tipo de masaje suave que ayuda al sistema linfático a funcionar adecuadamente. Lo realiza un especialista que también le podría enseñar cómo realizarse el masaje usted mismo.
  • Los dispositivos de compresión son fundas, guantes o botas que utilizan presión para ayudar a que el líquido linfático fluya y prevenir la inflamación.
  • Cirugía podría ser una opción si los otros tratamientos no funcionan. La cirugía se realiza para extirpar el tejido, drenar el fluido o crear un tramo para que la linfa pueda circular.

¿Cómo puedo cuidar mi piel y ayudar a prevenir una infección?

Usted debe cuidar su piel, pues el linfedema aumenta su riesgo de contraer una infección cutánea.

  • Lávese su piel con cuidado y séquela bien. Aplique una crema o loción para humectar la piel y prevenir la piel seca y cuarteada. Mantenga sus pies limpios y secos.
  • Proteja su piel de una herida. Utilice guantes cuando lave la loza o realice jardinería. Corte sus uñas rectas para prevenir una lesión en sus dedos de las manos y pies. Utilice un bloqueador solar y repelente de insectos para evitar quemaduras y lesiones.
  • Revise su piel todos los días. Trate las cortadas con papel y otras heridas pequeñas en la piel con un ungüento antibiótico.
  • Informe al médico que tiene linfedema. Asegúrese de recordarles que deben evitar las inyecciones y tomarle la presión arterial en las áreas afectadas.

¿Cómo puedo sobrellevar mis síntomas y prevenir que empeore el linfodema?

  • Eleve sus brazos o piernas como le indicaron. No cruce las piernas. No se siente en la misma posición por más de 30 minutos.
  • Utilice medias y mangas de compresión y otras prendas El ejercicio según las indicaciones. Estas prendas deben ser ajustadas por el médico y reemplazadas cada 6 meses. puede ayudar a mantener o a fortalecer la función de su brazo o pierna. Pregunte a su médico que tipo de ejercicio debe realizar y con qué frecuencia. Empiece despacio y a medida que se fortalezca, aumente el ejercicio.
  • Pregunte a su médico si necesita bajar de peso. La obesidad puede empeorar el linfedema y bajar de peso podría mejorar sus síntomas.

¿Cuándo debería consultar con mi médico?

  • Sus síntomas, como la inflamación o el dolor, empeoran.
  • Sus brazos o piernas se sienten pesados o no los puede mover.
  • Su piel se vuelve dura, gruesa o áspera.
  • Usted tiene una herida en la piel que no cicatriza.
  • Los zapatos, la ropa, los anillos o las pulseras le quedan apretados.
  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidado.

¿Cuándo debería buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • El área afectada está roja, caliente o adolorida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide