Skip to Content

Lesión Del Lca En Los Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una lesión de ligamento cruzado anterior (LCA)?

Una lesión del LCA es un desgarre parcial o total del LCA. El LCA es un ligamento de la rodilla de su hijo que conecta la tibia (hueso de la espinilla) con el fémur (hueso del muslo). Los ligamentos son los tejidos fuertes que unen a los huesos. El LCA impide que se deslice la tibia demasiado hacia delante y mantiene la estabilidad de la rodilla.


¿Qué causa una lesión en el ligamento cruzado anterior?

Un trauma como un accidente de tránsito o una caída puede causar un desgarre en el LCA. Una lesión del LCA puede suceder cuando la parte de afuera o de adentro de la rodilla sufre un golpe fuerte. Esto sucede con frecuencia en deportes de contacto, como el fútbol americano, baloncesto y hockey. Su hijo también puede lesionarse el LCA. Esto puede sucederle si tuerce la rodilla mientras está de pie. También puede extender demasiado la rodilla. Puede lesionarse si de repente se detiene o cambia de dirección mientras está corriendo.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una lesión del LCA?

  • Un chasquido, un crujido o un desgarro cuando se lesiona el LCA
  • Inflamación o dolor repentinos en la rodilla
  • La rodilla se da a ceder
  • Un cambio en la manera de caminar de su hijo, por ejemplo, con las piernas rígidas
  • Dificultad para soportar peso en la pierna o enderezar la rodilla

¿Cómo se diagnostica una lesión del LCA?

Los médicos pueden evaluar el funcionamiento del LCA de su hijo. Pueden moverle la rodilla, la pierna o el pie en diferentes direcciones. Puede que se le pida a su hijo que se apoye o brinque usando la pierna que tiene la rodilla lesionada. Se le pedirá a su hijo que le diga al médico si siente dolor durante estas u otras actividades. Es posible que a su hijo le examinen ambas rodillas para detectar cualquier movimiento anormal. El niño podría necesitar los siguientes exámenes:

  • Unos rayos X o resonancia magnética pueden usarse para buscar un desgarro en el LCA. Es posible que al niño le administren un medio de contraste para ayudar a que la rodilla se vea mejor en las imágenes. Informe al médico de su niño si este alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste. No permita que su niño entre a la sala de la resonancia magnética con metales. El metal puede causar lesiones serias. Informe al médico si su niño tiene cualquier metal en o sobre su cuerpo.
  • Una artroscopia es un procedimiento que se usa para observar el interior de la rodilla de su hijo en busca de una lesión del LCA. Se hace una pequeña incisión en la rodilla para introducir un endoscopio. Este dispositivo es un tubo largo equipado con una cámara y una luz en el extremo.

¿Cómo se trata una lesión del LCA?

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que su hijo esté tomando para saber si también contienen acetaminofén, o consulte con su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Un medicamento con receta para el dolor pueden administrarse en caso de que otros medicamentos para el dolor no hayan funcionado. No espere a que el dolor sea demasiado fuerte para darle este medicamento al niño. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento.
  • Cirugía puede ser necesaria si su hijo tiene un desgarro del LCA o daños en otros ligamentos de la rodilla.

¿Cómo puedo tratar la lesión del LCA de mi hijo?

  • Haga que su hijo repose la articulación para que pueda sanar. Pregunte al médico de su niño cuándo puede regresar a sus actividades cotidianas. Es posible que su hijo no pueda practicar algunos deportes hasta que la lesión sane. Trabaje con los médicos y los funcionarios escolares para planificar un regreso seguro a los deportes competitivos.
  • Aplique hielo para ayudar a bajar la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra la compresa de hielo con una toalla antes de colocarla sobre el ligamento lesionado de su hijo. Aplique hielo durante 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Aplique compresión para ayudar a brindar soporte y reducir la inflamación y el movimiento, a fin de que la articulación pueda sanar. Pregúntele al médico de su hijo si debe de colocar una venda elástica alrededor del ligamento lesionado.
  • Eleve la articulación lesionada de su hijo por encima del nivel del corazón del niño tantas veces como sea posible. Esto ayudará a bajar o limitar la hinchazón. Para elevar el área lesionada cómodamente apóyela sobre almohadas.
  • Haga que su hijo utilice los dispositivos de soporte según las indicaciones. Se puede usar una ortesis de rodilla para limitar el movimiento y proteger la rodilla de su hijo. Es posible que su hijo deba usar muletas para disminuir el dolor al desplazarse.
  • Lleve a su niño a fisioterapia si se lo indican. Se puede usar la fisioterapia para enseñarle a su hijo los ejercicios para mejorar el movimiento y la fuerza, y reducir el dolor. Los ejercicios también pueden ayudar a aumentar la amplitud de movimiento de la rodilla de su hijo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Los dedos del pie de su hijo están fríos o entumecidos.
  • La rodilla de su hijo está más débil o más inestable.
  • El dolor de su hijo ha aumentado o regresado, incluso después de tomar analgésicos.
  • La inflamación de su niño ha aumentado o regresado.
  • Los síntomas de su hijo no mejoran.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide