Skip to Content

Hiperémesis Gravídica

CUIDADO AMBULATORIO:

La hiperémesis gravídica

es una forma grave de náuseas y vómitos que se presenta durante el embarazo. La hiperémesis es más grave que el malestar matutino. Podría provocarle náuseas o vómitos durante todo el día a lo largo de varios días. También podría impedirle que consuma suficientes alimentos y líquidos.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

Los signos y síntomas usualmente comienzan en el primer trimestre (las primeras 12 semanas del embarazo). La hiperémesis con frecuencia desaparece durante el segundo trimestre (después de las 20 semanas) pero, podría continuar a lo largo de todo el embarazo.

  • Náuseas y vómitos intensos y deseos de vomitar
  • Fácilmente la afectan los olores fuertes
  • Falta de apetito o cambio del sentido del gusto
  • Síntomas de deshidratación, como orina de color amarillo oscuro, boca y labios secos, piel seca y orinar menos de lo normal
  • Cansancio
  • Mareos al ponerse de pie
  • Pérdida de peso

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted presenta señales graves de deshidratación incluyendo que orina poco o nada en lo absoluto y tiene la boca o los labios secos.
  • Usted tiene dolor de estómago severo.
  • Usted se siente demasiado débil o mareado como para ponerse de pie.
  • Usted nota sangre en su vómito o en sus deposiciones.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted no puede retener ningún alimento ni líquido en el estómago.
  • Usted está bajando de peso.
  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la hiperémesis gravídica

podría incluir medicamentos, vitaminas o suplementos que sirven para disminuir las náuseas o el vómito.

El manejo de su síntomas:

  • Consuma porciones pequeñas de comida cada 1 a 2 horas. Algunos ejemplos de unos buenos alimentos para comer incluyen los caldos, pan tostado, galletas saladas, fruta, huevos, gelatina o cuajada (queso cottage). No coma alimentos picantes ni grasosos. Alimentos o bebidas con jengibre, como la gaseosa de ginger ale, podrían ayudar a que tenga menos náuseas y vómitos.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Usted podría tener que tomar unos sorbos de líquido con frecuencia para evitar la deshidratación. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Descanse cuando lo necesite. Comience una actividad lentamente y vuelva a su rutina normal conforme se empiece a sentir mejor.
  • Los medicamentos, vitaminas o suplementos se los podrían administrar para aliviar las náuseas y los vómitos.
  • Todos los días se debe pesar según las indicaciones de su médico. Es posible que su médico necesite que usted lleve un registro de su peso todos los días. El médico se quiere asegurar que no está perdiendo mucho peso.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide