Skip to main content

Herniorrafia Laparoscópica

LO QUE NECESITA SABER:

Una herniorrafia laparoscópica es una cirugía para reparar una hernia. La cirugía laparoscópica se realiza a través de pequeñas incisiones.

COMO PREPARARSE:

La semana antes de su cirugía:

  • Haga arreglos para que alguien lo lleve a su casa después de la cirugía.
  • Informe a su cirujano sobre todos los medicamentos que usted toma actualmente. Le dirá si necesita dejar de tomar algún medicamento para la cirugía y cuándo debe hacerlo. Le indicará cuáles medicamentos tomar y cuáles no tomar en el día de su cirugía.
  • Podría necesitar un ultrasonido o tomografía computarizada para ayudar a planear su cirugía.

La noche previa a la cirugía:

Es posible que le indiquen que no coma ni tome nada pasada la medianoche.

El día de su cirugía:

  • Usted o un familiar cercano deberán firmar un documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explicará los problemas que podrían ocurrir y las opciones que usted tiene. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas antes de firmar este formulario.
  • Tome solo los medicamentos indicados por su cirujano.
  • Se colocará una vía intravenosa en una vena. Es posible que se le administren líquidos o medicamentos por la vía IV.
  • Un anestesiólogo hablará con usted antes de su cirugía. Infórmele si usted o algún familiar ha tenido problemas con la anestesia. Pueden administrarle anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Es posible que le administren anestesia local para adormecer el área de la cirugía.

QUÉ SUCEDERÁ:

Qué sucederá:

  • El cirujano practicará 3 o 4 incisiones pequeñas alrededor del área de su ingle y dentro de su abdomen. Se insertan herramientas a través de las incisiones. Es posible que se use gas dióxido de carbono para inflar el abdomen. El gas permitirá que el cirujano vea mejor el área que debe reparar.
    Cirugía laparoscópica
  • El cirujano examinará los músculos debilitados de su ingle por el laparoscopio. Extraerá la hernia o la volverá a poner en su lugar normal. Podría colocar un parche de malla sobre el área de la hernia y lo fijará con grapas. Luego cerrará el peritoneo (el tejido que recubre el interior de su abdomen) sobre la malla con grapas o puntos de sutura.
  • Sus incisiones se cerrarán usando puntos de sutura y se cubrirán con vendas. El vendaje mantendrá las incisiones limpias y secas, y ayudará a evitar que contraiga una infección.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando su médico vea que usted está bien, podrá volver a casa o ser llevado a su habitación del hospital. Es posible que le hagan un ultrasonido después de la cirugía para revisar la reparación.

COMUNÍQUESE CON SU médico SI:

  • Tiene fiebre.
  • Usted se resfría o se engripa.
  • Su ingle esta inflamada, dolorida o se siente calienta al tacto.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de la cirugía.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Tiene náuseas o está vomitando.
  • El área de la hernia comienza a dolerle mucho de forma repentina.
  • El bulto aumenta de tamaño o usted no lo puede empujar dentro de su abdomen.

RIESGOS:

  • Podría sangrar más de lo esperado durante la cirugía o contraer una infección. Los nervios, vasos sanguíneos o los órganos del abdomen podrían dañarse durante la cirugía. El contenido de sus intestinos podría derramarse dentro de su abdomen y causar una infección grave. Tal vez sea necesario cambiar su cirugía a una cirugía abierta para reparar la hernia. Una cirugía abierta significa que el cirujano hará incisiones más grandes y más profundas, que tardarán más tiempo en sanar.
  • Es posible que le duela el hombro y el pecho debido al gas que se usó durante la cirugía. Es posible que tenga moretones, un seroma (acumulación de líquido) o una infección en el sitio de la cirugía. Usted puede tener dificultad para vaciar la vejiga. Usted podría desarrollar un coágulo sanguíneo potencialmente mortal. Es posible que sienta pérdida de sensibilidad o dolor crónico en el área de la ingle por meses o años después de la cirugía. Podría necesitar otra cirugía si tiene una recaída de su condición o si se produce en un área diferente.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.