Skip to Content

Hemorroidectomía

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber sobre una hemorroidectomía?

Una hemorroidectomía es una cirugía para extirpar las hemorroides.

¿Cómo me preparo para una hemorroidectomía?

Su médico le explicará cómo debe prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Le dirá qué medicamentos puede tomar el día de la cirugía. Podrían administrarle un antibiótico por vía intravenosa para evitar que contraiga una infección bacteriana. Informe a su médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un antibiótico. Haga los arreglos necesarios para que otra persona lo lleve a su hogar después de la cirugía.

¿Qué sucederá durante la hemorroidectomía?

Pueden administrarle anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. O, en lugar de eso, podrían administrarle anestesia local o raquídea para adormecer el área de la cirugía. Con anestesia local o raquídea, usted todavía podría sentir presión o molestias durante la cirugía, pero no debería sentir ningún dolor. El cirujano hará una o más incisiones cerca de la hemorroide y luego la eliminará. Puede cerrar las incisiones con puntos de sutura o dejarlas abiertas. Puede colocarle gasa en el recto para controlar el sangrado. Le colocará un vendaje sobre las incisiones.

¿Qué sucederá después de la hemorroidectomía?

Los médicos lo mantendrán bajo observación hasta que se despierte. Es posible que le den de alta para ir a casa después de la cirugía o que tenga que pasar la noche en el hospital. Puede tener dolor y sangrado de la incisión durante algunos días. Puede tener sangrado con las evacuaciones intestinales durante varias semanas. Si tiene gasa colocada, es posible que se la quiten antes de irse a su casa o en unos días. O, en su lugar, le pueden indicar que se la quite usted en su casa.

¿Cuáles son los riesgos de la hemorroidectomía?

La hemorroide puede regresar después de la cirugía. Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Puede tener problemas para orinar después de la cirugía. Puede que necesite una sonda urinaria durante unos días como ayuda para orinar. Los músculos del recto y el ano pueden dañarse durante la cirugía. Esto puede hacer que sea difícil controlar las evacuaciones intestinales. Las herramientas utilizadas para extirpar la hemorroide pueden hacerle una perforación en el recto o los intestinos. Es posible que deban hacerle una cirugía para reparar esto.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide