Skip to Content

Fascitis Necrotizante

CUIDADO AMBULATORIO:

Fascitis necrotizante

es una infección bacteriana rara que se propaga rápidamente y destruye la piel, grasa y músculo. También se conoce como bacteria carnívora. La fascitis necrotizante es una infección de peligro mortal que se debe tratar de inmediato.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Enrojecimiento, inflamación y dolor grave
  • Llagas o ampollas que supuran
  • Síntomas de resfriado, como la fiebre, escalofríos, náusea y dolor muscular
  • Fatiga, mareos y desmayos

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene fiebre y una herida nueva con enrojecimiento, inflamación o dolor.
  • Usted tiene síntomas de gripe en un lapso de 24 horas después de una lesión.
  • Usted tiene ampollas oscuras cerca de su herida que drenan un líquido negro.
  • El área alrededor de sus heridas está adormecida.
  • La piel alrededor de su herida se pone descolorida y escamosa.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene dolor de garganta.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la fascitis necrotizante

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Los medicamentos ayudan a tratar la infección y aliviar su dolor.
  • La cirugía puede ser necesaria para retirar el tejido muerto y ayudar a evitar la propagación de la infección. Es posible que necesite una cirugía para aliviar la presión, o un injerto de piel para reconstruir el sitio de la infección. Es posible que sea necesaria la amputación de una extremidad para salvar su vida.
  • La terapia hiperbárica podría usarse para disminuir la inflamación y aumentar la sanación de la herida.
  • Terapia de vacío de la herida podría usarse para ayudar a detener la propagación de la bacteria y aumentar la cicatrización de la herida.

Terapia física:

Es posible que necesite terapia física para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza y para disminuir el dolor. La terapia física también ayuda a estimular el flujo sanguíneo y a prevenir coágulos.

Prevenir otra infección:

  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Use gel antibacterial si no tiene agua y jabón a su disponibilidad. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Limpie todas las heridas inmediatamente. Use agua y jabón para limpiar hasta las más pequeñas rupturas en su piel, como cortadas o ampollas leves. Cubra las heridas con un vendaje estéril. Cambie el vendaje según lo indicado o si se moja o se ensucia.
  • Limite la exposición a las bacterias. Evite estar con personas que están enfermas y que tienen dolor de garganta. La bacteria que provoca el estreptococo también puede provocar la fascitis necrotizante.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Fascitis Necrotizante (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.