Skip to Content

Extracción De Médula ósea

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber sobre la extracción de médula ósea:

La extracción de médula ósea es un procedimiento que saca médula ósea de sus huesos. La médula ósea puede ser trasplantada en su propio cuerpo o donada a otra persona. La médula ósea generalmente se extrae de la pelvis.

Preparación para la extracción de médula ósea:

Su médico hablará con usted acerca de cómo prepararse para su procedimiento. Es posible que le diga que no coma o tome nada después de la medianoche del día de su procedimiento. Le dirán qué medicamentos tomar o no tomar el día de su procedimiento. Haga arreglos para que alguna otra persona lo transporte a su hogar después del procedimiento.

Qué pasará durante una extracción de médula ósea:

Es posible que le administren anestesia general para mantenerlo dormido y sin dolor durante el procedimiento. Es posible que en cambio le apliquen anestesia regional. La anestesia regional duerme la parte inferior de su cuerpo. A usted lo acostarán boca abajo. Su médico le pondrá una aguja que viene pegada a una jeringa y que va en el hueso de sus caderas. La jeringa se usa para extraer la médula ósea. Su médico insertará la aguja en varias áreas del hueso de sus caderas para lograr extraer suficiente médula ósea. Se le colocará una venda sobre las áreas donde se insertó la aguja.

Qué pasará después de la extracción de médula ósea:

Es probable que usted sienta un poco de molestia, tenga moretones y dolor en sus caderas y parte inferior de la espalda por unos cuantos días después del procedimiento. También podría sentirse cansado o débil, o con dificultad para caminar. Podría pasar hasta 4 semanas para que usted recupere toda su fuerza y se sienta normal otra vez.

Riesgos de la extracción de médula ósea:

Usted podría sangrar más de lo esperado y contraer una infección en el lugar donde le introdujeron la aguja. Su presión arterial podría bajar y causarle síntomas como mareos, desvanecimientos, confusión o visión borrosa.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La sangre empapa el vendaje.
  • Usted se siente mareado o aturdido o tiene dificultad para concentrarse.
  • Usted tiene visión borrosa.

Comuníquese con su médico o hematólogo si:

  • Usted tiene náuseas o vómitos.
  • Usted tiene fiebre, escalofríos o se siente débil y dolorido.
  • El área del procedimiento está roja, inflamada o le sale pus.
  • Usted tiene dolor que no se alivia, aun con medicamentos para el dolor.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte cómo tomar estos medicamentos de una forma segura.
  • El acetaminofén alivia el dolor. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) , como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación y el dolor. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidados personales:

  • Repose según le indicaron. Es probable que usted no pueda ir a trabajar por 2 a 3 días después de su procedimiento. Pregunte cuándo puede volver a trabajar y a sus otras actividades diarias.
  • Cuide del área del procedimiento según indicaciones dadas. Mantenga el área limpia y seca y revise por algún signo de infección. Estos signos incluyen enrojecimiento, inflamación o pus.
  • Tome suplementos de hierro según indicaciones dadas. El hierro le ayuda a su cuerpo a producir glóbulos rojos. Es probable que usted necesite tomar estos suplementos hasta que su número de glóbulos rojos regrese a la normalidad.

Programe una cita con su médico o hematólogo como se le indique:

Usted probablemente tendrá que regresar para que le realicen exámenes de sangre. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide