Skip to main content

Exantema Súbito

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Jan 5, 2023.

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el exantema súbito?

Exantema es una infección causada por un virus. Esta condición es más común en niños de 2 años de edad y menores.

¿Cuáles son los signos y síntomas del exantema súbito?

Su niño puede tener una fiebre por 3 a 5 días. Podría estar irritado, débil o sin apetito. Podría vomitar o tener diarrea. En algunos casos, su hijo puede tener una convulsión o estar confundido a causa de la fiebre. Los ganglios linfáticos pueden estar hinchados y tiernos. Pequeños puntos rojos aparecen en el pecho y abdomen de su niño después de que la fiebre desaparece. Estos son como el tamaño de una moneda de un centavo y pueden ser planos o levantados. No pican y no son dolorosos. El sarpullido puede propagarse al resto del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica el exantema súbito?

El médico de su niño le hará preguntas sobre los síntomas de su niño. El médico examinará la piel de su niño. Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los análisis de sangre ayudan a brindar información a los médicos acerca de cómo está funcionando el organismo de su bebé.
  • Muestra de orina: Una muestra de la orina de su niño se colecta y se envía a un laboratorio para análisis.

¿Cómo se trata el exantema súbito?

Por lo general, los síntomas de su niño desaparecen por su cuenta. Su niño podría necesitar cualquiera de lo siguiente:

  • Líquidos: Los líquidos ayudarán a evitar la deshidratación. Pregunte cuánto debe tomar su niño diariamente. Dele agua, jugo o caldo a su niño en vez de bebidas deportivas. Es posible que necesite una solución de rehidratación oral (SRO). Soluciones de rehidratantes oral tienen las cantidades adecuadas de agua, sales y azúcar que su niño necesita para reemplazar los fluidos del cuerpo. Pregunte al médico de su niño dónde puede obtener una SRO.
  • El ibuprofeno o el acetaminofeno podría ayudar a disminuir el dolor y la fiebre de su niño. Están disponibles sin receta médica. Pregunte cuánto medicamento es seguro darle a su hijo y la frecuencia. El acetaminofeno puede dañar el hígado y el Ibuprofeno pueden dañar los riñones si no se usan correctamente.

¿Cuáles son los riesgos de exantema súbito?

Su hijo puede deshidratarse a causa de la fiebre elevada y por falta de apetito. Sin tratamiento, la fiebre de su niño puede elevarse tanto que puede causar una convulsión. La infección puede propagarse a su sangre o cerebro. Esto puede poner en peligro su vida.

¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi hijo?

  • Lávese las manos y las manos de su niño frecuentemente: Utilice agua y jabón. Lávese las manos después de usar el baño, cambiarle el pañal a un niño o estornudar. Lávese las manos antes de comer o preparar alimentos.
  • Mantenga a su niño alejado de los demás mientras tenga fiebre: Su niño podrá regresar a la escuela o a la guardería infantil cuando su fiebre desaparezca y se sienta mejor.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Los síntomas de su niña empeoran aun después de tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • El niño orina menos que de costumbre o no orina.
  • Su hijo no puede comer o beber.
  • Su hijo tiene una convulsión o se desmaya.
  • Su hijo está confundido o soñoliento y usted no lo puede despertar.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Learn more about Exantema Súbito

Treatment options

Care guides

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.