Skip to Content

Epoc: Prevenir Las Exacerbaciones

CUIDADO AMBULATORIO:

Una exacerbación de la EPOC

significa que sus síntomas empeoran muy rápidamente y pueden llegar a ser potencialmente mortales. Las exacerbaciones pueden ser desencadenadas por infecciones como un resfriado o la gripe. Los irritantes pulmonares, como la contaminación del aire, el polvo, los vapores o el humo, también pueden provocar una exacerbación.

Acuda a sus citas de rehabilitación pulmonar si así se lo indicaron:

La rehabilitación es un programa dirigido por especialistas que lo ayudan a aprender a controlar la EPOC. Por ejemplo, un neumólogo (especialista en pulmones), un dietista o un terapeuta del ejercicio. Los especialistas lo ayudarán a hacer un plan para evitar los desencadenantes que causan una exacerbación.

La protección propia contra los gérmenes:

Los gérmenes pueden llegar a sus pulmones y causar una infección. Una infección en sus pulmones puede crear mayor mucosidad y hacer la respiración más difícil. Una infección también puede crear una inflamación en sus vías aéreas y evitar que el aire entre en ellas. Usted puede disminuir el riesgo de una infección al realizar lo siguiente:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Tenga siempre a mano un gel antibacterial. Usted puede usar el gel para limpiar sus manos cuando no haya jabón y agua disponibles.
    Lavado de manos
  • No se toque los ojos, la nariz o la boca a menos que se haya lavado las manos primero.
  • Siempre cubra su boca al toser. Tosa en un pañuelo desechable o en la manga de su camisa para no contagiar los gérmenes con sus manos.
  • Trate de evitar a las personas que están resfriadas o tienen gripe. Si usted está enfermo, manténgase alejado de otras personas lo más que pueda.

No fume:

Si actualmente fuma, dejar de fumar es la mejor manera de evitar que la EPOC empeore. La nicotina y otras substancias pueden causar irritación o daño a los pulmones y puede hacer que le sea más difícil respirar. No use cigarrillos electrónicos ni fume tabaco sin humo. Todos estos aún contienen nicotina. Puede ser difícil dejar de fumar. Su médico puede ayudarlo a encontrar recursos si necesita ayuda para dejar de fumar. Para apoyo y más información:

  • Smokefree.gov
    Phone: 1- 800 - 784-8669
    Web Address: www.smokefree.gov

Evite el humo del cigarrillo cuando alguien más está fumando:

Esto es humo que otra persona exhala. Incluso si usted nunca ha fumado o ha dejado de fumar, es importante evitar el humo de segunda mano. Este humo también puede causar daño pulmonar o desencadenar una exacerbación.

Use la respiración con los labios fruncidos cada vez que sienta que le falta el aire:

  • Inhale a través de la nariz. Use los músculos de su abdomen para ayudar a llenar sus pulmones con aire.
  • Exhale lentamente a través de la boca con sus labios levemente fruncidos. Debería hacer un silbido tenue cuando echa el aire hacia afuera.
  • Trate que la exhalación dure el doble que la inhalación. Esto le ayuda a deshacerse de la mayor cantidad de aire de sus pulmones como sea posible.
  • Repita este ejercicio varias veces. Cuando se acostumbre a la respiración con los labios fruncidos, usted puede hacerlo en cualquier momento en caso que necesite más aire.
    Inhalar y exhalar

Tome sus medicamentos como se le indique:

Su médico le puede recetar un medicamento para ayudarlo a respirar mejor. Es importante que tome sus medicamentos según las indicaciones para prevenir o interrumpir una exacerbación. Surta sus medicamentos antes que se le vayan a terminar para que no vaya a faltar una dosis. Hable con su médico o farmacéutico en caso de tener alguna pregunta de cómo tomarse sus medicamentos.

  • Los broncodilatadores de acción rápida pueden llamarse aliviadores o inhaladores de rescate. Ellos alivian síntomas súbitos y graves, y empiezan a trabajar de inmediato.
  • Los broncodilatadores de acción prolongada pueden llamarse controladores o medicamentos de mantenimiento. Este medicamento ayuda a abrir las vías respiratorias con el tiempo. Se utiliza para prevenir problemas respiratorios. Los broncodilatadores de acción prolongada no deben usarse para aliviar los síntomas súbitos y severos, como la dificultad para respirar.

Evite cualquier cosa que empeore sus síntomas:

Evite ir a lugares de mucha altitud y lugares con humedad elevada. Permanezca adentro o cúbrase la boca y nariz con una bufanda cuando esté afuera durante la temporada fría. Quédese adentro en los días cuando la contaminación del aire o el conteo de polen están altos. No use aerosoles como desodorante, repelente para insectos y laca para el cabello.

Ejercítese diariamente:

Realice una actividad física por lo menos por 20 minutos cada día para aumentar su energía y disminuir su falta de aliento. Consulte con su médico acerca de cuál es el mejor régimen de ejercicio para usted.

Caminar para ejercitarse

Tome más líquido:

El líquido lo ayudará a mantener sus vías respiratorias humectadas y a toser más efectivamente. La mucosidad que permanece en los pulmones puede dificultar la respiración cuando comienza una exacerbación. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.

Pregunte sobre las vacunas:

La influenza (gripe) y la neumonía pueden ser potencialmente mortales para una persona que tiene EPOC. Su riesgo de exacerbaciones es mayor si tiene una infección en los pulmones. Hágase aplicar una vacuna contra la gripe cada año tan pronto como esté disponible. La vacuna contra la neumonía puede administrarse cada 5 años o según se indique. Pregunte acerca de otras vacunas que pueda necesitar y cuándo recibirlas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide