Skip to Content

Enfermedad Renal Terminal, Cuidados Ambulatorios

LO QUE USTED NECESITA SABER:

La enfermedad renal terminal

sucede cuando sus riñones funcionan tan deficientemente que usted necesita tratamientos de diálisis o un trasplante de riñón para sobrevivir. La enfermedad renal terminal por lo general ocurre después de una enfermedad de los riñones prolongada.

Síntomas comunes incluyen los siguientes:

  • Inflamación de sus manos, tobillos o pies
  • Fatiga, somnolencia o debilidad
  • Náuseas, vómito o falta de apetito
  • Estreñimiento
  • Comezón en la piel
  • Calambres musculares o movimientos incontrolables de la pierna
  • Dolor de huesos
  • Falta de aire o dolor en el pecho

Busque cuidados inmediatos para los siguientes síntomas:

  • Falta de aliento o dolor de pecho
  • Un sarpullido o una nueva herida que duele mucho
  • Calambres o dolores musculares severos
  • El corazón late más rápido de lo usual en su caso

El tratamiento para la enfermedad renal terminal:

La diálisis es un tratamiento que se hace para remover los químicos y desperdicios de su sangre cuando los riñones ya no pueden realizar esta función. Es probable que a usted le den medicamentos para bajar la presión arterial, el dolor o la comezón. También es probable que usted necesite medicamentos para disminuir la náusea o para tratar o prevenir la anemia (conteo bajo de glóbulos rojos). Puede ser necesario un trasplante de riñón para reemplazar su riñón con un riñón sano de un donante.

Maneje la enfermedad renal terminal:

  • Proteja el sitio de acceso de su diálisis. No permita que nadie obtenga muestras de sangre ni que le tomen una lectura de la presión arterial del brazo donde tiene la fístula arteriovenosa o el puente artificial. Cubra su catéter peritoneal con un apósito. No se toque el catéter.
  • Limite el consumo de líquidos a 1 litro al día (cerca de 34 onzas) , o según las indicaciones de su proveedor de salud. Esto puede ayudarlo a controlar la inflamación entre los intervalos de las citas para la diálisis.
  • Pésese todos los días a la misma hora. Use la misma báscula y la misma cantidad de ropa. Registre su peso y lleve la libreta a las citas de control.
  • No use analgésicos antiinflamatorios no esteroides ni aspirina. Estos pueden aumentar el riesgo de sangrado en su estómago. (Los analgésicos se conocen como AINEs).
  • No fume. El fumar daña sus riñones. Si usted fuma, nunca es tarde para dejar de hacerlo. Pida más información si usted necesita ayuda para dejar de fumar.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide