Skip to Content

Enfermedad De Kawasaki

LO QUE NECESITA SABER:

La enfermedad de Kawasaki (EK) es una enfermedad en niños, que provoca fiebre e inflamación en los vasos sanguíneos. La EK puede dañar los vasos sanguíneos del corazón de su niño y conllevar a problemas que puedan representar una amenaza para la vida, como un ataque cardíaco. La causa exacta de la EK se desconoce. Los médicos creen que podría deberse a una infección bacteriana o viral.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Aspirina ayuda a evitar los coágulos sanguíneos. La aspirina podría provocar que su niño sangre o que le salgan moretones con más facilidad. Si a usted le indicaron que le diera aspirina a su niño, no le administre acetaminofeno o iboprufeno en su lugar. Dele a su niño la aspirina exactamente como le indicaron. La aspirina podría provocar una enfermedad grave que se llama síndrome de Reye. El síndrome de Reye podría provocar daño al cerebro y al hígado. Pídale al médico del niño más información sobre el síndrome de Reye.
  • Los anticoagulantes son un tipo de medicamento para diluir la sangre que ayuda a prevenir los coágulos. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Los anticoagulantes podrían hacer que el niño sangre o que le salgan moretones más fácilmente.
    • Observe si hay sangrado en las encías o en la nariz de su niño. Vigile que no haya sangre en su orina y movimientos intestinales. Pídale que use una toalla o un cepillo de dientes suave. Haga que evite actividades que pudieran causar moretones o sangrado.
    • Informe al médico de su hijo sobre todos los medicamentos que el niño toma, ya que muchos medicamentos no pueden usarse con los anticoagulantes. No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que el médico del niño se lo indique. Informe al dentista y a otros médicos de su hijo que él está tomando anticoagulantes. Póngale un brazalete o un collar que indique que toma este medicamento.
    • Su hijo necesitará exámenes de sangre regulares para que el médico pueda decidir cuánto medicamento necesita. Dele el anticoagulante exactamente como se lo indiquen. Informe al médico del niño inmediatamente si usted se olvida de darle el medicamento o si el niño toma demasiado.
    • Si su niño toma warfarina, algunos medicamentos pueden cambiar la forma en que coagula su sangre. No realice cambios mayores a su dieta mientras toma warfarina. La warfarina funciona mejor cuando su niño consume aproximadamente la misma cantidad de vitamina K cada día. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde, el brócoli, las uvas y otros alimentos. Pida más información acerca de que alimentos debe darle a su niño mientras toma warfarina.
  • La inmunoterapia podría proporcionarse para disminuir el daño a las arterias de su niño.
  • Antibióticos ayudan a tratar o prevenir infecciones bacteriales.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia. Bote las listas viejas de medicamentos.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Es posible que el niño deba regresar para hacerse más exámenes. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cuidado del niño:

  • Aplique crema en las áreas de la piel de su niño que se están descamando, como sus manos y pies. Aplique pomada para los labios si están resecos o adoloridos.
  • Si su niño tiene diarrea, evite la deshidratación. Dele a beber más líquidos. Pregúntele al médico del niño qué cantidad debe ingerir y si las bebidas rehidratantes podrían ayudarlo.
  • Prevenga el estreñimiento. Dele a su niño más líquidos y alimentos altos en fibra, como las frutas, las verduras y los granos enteros. Estos ayudarán a suavizar las evacuaciones intestinales. La actividad podría ayudar a evitar el estreñimiento. Pregúntele al médico del niño sobre las actividades que son seguras para su hijo.
  • Pregunte sobre las vacunas. Es posible que su niño necesite esperar por un tiempo después de su EK para que le administren vacunas.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su niño no come o bebe nada y está más débil.
  • Su hijo está tomando aspirina y ha estado en contacto con alguien que tiene gripe o sarampión.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • A su hijo le sale sangre de la nariz o la boca.
  • Su hijo tiene sangre en la orina o en sus evacuaciones intestinales.
  • Su hijo se desmaya.
  • Su hijo tiene dolor abdominal severo.
  • Su hijo tiene dificultad repentina para respirar.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide