Skip to Content

Dolor Agudo De Espalda Inferior

CUIDADO AMBULATORIO:

El dolor agudo de la región lumbar de la espalda

es una molestia repentina en la parte inferior de su espalda que dura hasta por 6 semanas. La molestia hace difícil que pueda tolerar una actividad.


Los síntomas comúnes incluyen los siguientes:

  • Rigidez o espasmos
  • Dolor hacia abajo o en un lado de su pierna
  • Mantenerse en una posición o postura inusual para disminuir el dolor en su espalda
  • No poder encontrar una posición cómoda mientras está sentado
  • Poco a poco aumento del dolor por 24 o 48 horas después de ejercer tensión en su espalda
  • Molestia en el lumbago o dolor intenso cuando mueve su espalda

Busque atención inmediata para los siguientes síntomas:

  • Dolor intenso
  • Repentinamente rigidez y pesadez en ambos glúteos hacia abajo de ambas piernas
  • Entumecimiento o debilidad en una pierna o dolor en ambas piernas
  • Entumecimiento en el área genital o a través de la parte baja de su espalda o lumbago
  • Incapaz de controlar la orina o sus evacuaciones intestinales

Comuníquese con su proveedor de salud u ortopedista sí:

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene un dolor por la noche o cuando descansa.
  • Su dolor no mejora con el tratamiento.
  • Usted tiene dolor que empeora cuando tose, estornuda o tiene una distensión de espalda.
  • Usted siente que repentinamente algo truena o se quiebra en su espalda.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

La meta del tratamiento para el dolor de la parte inferior de la espalda

es aliviar su dolor y ayudarlo a tolerar la actividad. La mayoría de las personas que tienen dolor agudo de la parte inferior de la espalda se mejoran entre unas 4 a 6 semanas. Usted podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • El acetaminofén disminuye el dolor. El medicamento se puede conseguir sin receta médica. Pregunte cuál es la cantidad que debe tomar y la frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño al hígado si no se toma correctamente.
  • Los analgésicos antiinflamatorios no esteroides sirven para disminuir el dolor y la inflamación. Este medicamento se consigue con o sin receta médica. Los analgésicos pueden causar sangrados estomacales o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma medicamentos anticoagulantes, siempre pregunte a su proveedor de salud si los antiinflamatorios no esteroides son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta del medicamento y siga las instrucciones.
  • Le podrían recetar un medicamento para el dolor. Pregunte a su proveedor de salud cómo debe tomar este medicamento de forma segura.
  • Los relajantes musculares disminuyen el dolor y relajan los músculos de la parte inferior de la columna.

Controlando sus síntomas:

  • Manténgase activo lo más que pueda sin causar más dolor. El reposo en cama puede empeorar su dolor de espalda. Comience con ejercicios ligeros como caminar. Evite levantar objetos hasta que ya no tenga dolor. Solicite más información acerca de las actividades físicas o plan de ejercicios que son los adecuados para usted.
  • Hielo: El hielo ayuda a disminuir la inflamación, el dolor y los espasmos musculares. Ponga hielo triturado en una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. Aplíquela a su espalda inferior cada 20 a 30 minutos cada 2 horas. Haga esto por 2 a 3 días después que su dolor empiece, o según lo indicado.
  • Calor: El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Empiece a utilizar calor después de haber terminado el tratamiento con el hielo. Utilice una toalla pequeña humedecida con agua tibia, una almohadilla térmica, o siéntese en un baño de tina tibio. Aplique calor en el área por 20 a 30 minutos cada 2 horas por la cantidad de días según lo indicado. Alterne entre el calor y el hielo.

Prevenir el dolor agudo de la parte inferior de la espalda:

  • Use la mecánica corporal adecuada.
    • Flexione la cadera y las rodillas cuando vaya a levantar un objeto. No se doble por la cintura. Use los músculos de sus piernas para levantar el peso. No use su espalda. Mantenga el objeto lo más cerca de su pecho a medida que lo levanta. Trate de no girar ni levante nada por encima de su cintura.
    • Cambie de posición tanto cómo pueda cuando se encuentre de pie por mucho tiempo. Apoye su pie sobre una caja pequeña o un butaco y luego cambie al otro pie lo más que pueda.
    • Trate de no sentarse por un tiempo prolongado. Cuando lo haga siéntese en una silla de espaldar recto con sus pies planos en el piso. Nunca alcance, jale ni empuje mientras se encuentra sentando.
  • Haga ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda. Caliente antes de hacer ejercicio. Consulte con su proveedor de salud sobre el mejor plan de ejercicios para usted.
  • Mantenga un peso saludable. Consulte con su proveedor de salud cuál debería ser su peso. Pregunte que lo ayude a elaborar un plan para bajar de peso si usted tiene sobrepeso.

Acuda a su cita de control con su proveedor de salud u ortopedista según lo indicado:

Regrese a una cita de seguimiento si usted aun tiene dolor después de 1 a 3 semanas de tratamiento. Puede que usted necesite acudir con un ortopedista si su dolor de espalda dura más de 6 a 12 semanas. Anote sus preguntas para que recuerde preguntarlas durante sus citas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide