Skip to Content

Distensión Cervical, Cuidados Ambulatorios

INFORMACIÓN GENERAL:

Una distensión cervical

es cuando se produce un estiramiento de los músculos o tendones del cuello. Los tendones son tejidos fuertes que conectan los músculos a los huesos. La distensión cervical también se conoce como un latigazo, debido a que se puede presentar cuando su cuello recibe un desplazamiento brusco y rápido hacia adelante y hacia atrás. El dolor podría ser repentino o empezar horas después de la lesión. La distensión cervical es comúnmente provocada por un accidente automovilístico o lesiones por deportes de contacto físico.

Busque cuidados inmediatos para los siguientes síntomas:

  • Dolor, adormecimiento, hormigueo o debilidad en los brazos, cara o cuero cabelludo
  • Dificultad para respirar, ronquera o problemas para tragar

El tratamiento para la distensión cervical

puede llegar a incluir cualquiera de los siguientes:

  • El acetaminofén disminuye el dolor. El acetaminofén está disponible sin receta médica. Pregunte cuánto tomar y con qué frecuencia. Siga las instrucciones. El acetaminofén puede provocar daño al hígado si no se toma correctamente.
  • Los AINEs , como el ibuprofeno, ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte a su proveedor de salud si los AINEs son seguros para usted. Antes de usar el medicamento, siempre lea la etiqueta de información y siga sus indicaciones.
  • Relajantes musculares ayudan a reducir dolor y espasmos musculares.
  • Le podrían recetar un analgésico para el dolor. Pregunte cómo puede tomarlo de una forma segura.

Sobrellevar sus síntomas:

  • Regrese gradualmente a sus actividades normales. Suspéndalas si tiene dolor. Evite las actividades que pueden provocar mas daño al cuello, como levantar objetos pesados o realizar ejercicio extenuante o de alta intensidad.
  • Aplique hielo en el cuello por 15 a 20 minutos cada hora según las indicaciones. Use una compresa de hielo o coloque hielo triturado en una bolsa de plástico y cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a prevenir daño al tejido y disminuye la inflamación y el dolor.
  • Duerma sin almohada para ayudar a reducir el dolor. En vez de una almohada, enrolle una toalla pequeña bien apretada y colóquela bajo su cuello.
  • Acuda a fisioterapia como le indicaron. Un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para mejorar la fuerza y el rango de movimiento con el fin de disminuir el dolor.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide