Skip to Content

Disquectomía Cervical Anterior

LO QUE NECESITA SABER:

Disquectomía cervical anterior es cirugía para remover uno o más de los discos cervicales de su cuello. El disco cervical es materia que amortigua y separa las vértebras de su cuello. Los discos ayudan a la espina de apoyar su cabeza y proteger su espina de daño con los movimientos.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Programe una cita con su médico de cabecera o cirujano ortopédico como es indicado:

Informe a su médico de cabecera o cirujano ortopédico si usted siente cualquier dolor u otro síntoma. Podría hacer un examen físico y revisar su fuerza muscular y reflejos. Usted podría necesitar pruebas como una radiografía de la espina cervical, una tomografía computarizada o una imagen de resonancia magnética (IRM) para ayudar a los médicos de ver la posición de cada vértebra. Las pruebas también demostrarán si el injerto, las placas o tornillos se han movido fuera de lugar. Pregunte qué tan seguido usted necesita limpiar su lesión quirúrgica y cambiar su vendaje. Anote sus preguntas para acordar de hacerlas durante sus citas médicas.

Actividad:

Los médicos podrían sugerir que camine distancias cortas varias veces después de la cirugía. Caminar ayuda a mover la sangre por el cuerpo y podría ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre. Llame a su médico antes de levantarse por primera vez. Si se siente débil o mareado al estar parado, siéntese o acuéstese inmediatamente.

Abrazadera de cuello:

Es posible que usted necesite usar una abrazadera de cuello después de su cirugía. La abrazadera proveerá apoyo a su cuello y lo mantendrá en la posición correcta mientras usted se recupere. No suspenda el uso de su abrazadera de cuello sin aprobación de su médico de cabecera.

Fisioterapia:

Usted podría requerir terapia física después de su cirugía. Un terapeuta físico le ayudará con ejercicios. La terapia física puede también mejorar su fuerza en los músculos que apoyan a su cuello y disminuir su riesgo de pérdida de funcionamiento.

Comuníquese con su médico de cabecera o cirujano ortopédico si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Tiene una tos que no se va.
  • La piel alrededor del sitio quirúrgico se encuentra enrojecido, caliente o hinchado.
  • Tiene fluido amarillo o una aroma desagradable que proviene de su lesión.
  • Tiene nueva dificultad o aumenta su dificultad para tragar.
  • Tiene nuevo dolor o aumenta el dolor en su cuello o brazo.
  • Aumenta su ronquera o tiene dificultad para hablar.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Consiga atención médica inmediatamente o llame al 911 si:

  • Su vendaje se empapa con sangre.
  • La incisión de la cirugía se abre.
  • Tiene inflamación dolorosa en su cuello y dificultad para tragar.
  • Tiene dificultad nueva o aumenta su dificultad para mover su cuello, brazos o piernas.
  • Comienza a gotear orina o evacuaciones intestinales por si sólo.
  • Repentinamente usted se siente mareado y le dificulta respirar.
  • Tiene dolor en el pecho. Es posible que tenga más dolor cuando respira profundamente o tose. Usted podría toser sangre.
  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide