Skip to main content

Diabetes Tipo 2 En El Adulto Mayor

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber si usted es un adulto mayor con diabetes:

El riesgo de diabetes tipo 2 aumenta a medida que una persona envejece. La diabetes de tipo 2 significa que el páncreas no produce suficiente insulina o que el cuerpo no la utiliza bien. La insulina ayuda al cuerpo a extraer el azúcar de la sangre con el fin de usarla como fuente de energía. La diabetes no tiene cura, pero sí puede manejarse.

Páncreas

Llame o pídale a alguien cercano que llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
    • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
    • Debilidad en un brazo o una pierna
    • Confusión o debilidad para hablar
    • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.
  • Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:
    • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
    • Usted también podría presentar alguno de los siguientes:
      • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
      • Falta de aliento
      • Náuseas o vómitos
      • Desvanecimiento o sudor frío repentino

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su nivel de azúcar en la sangre es más alto que su objetivo y no baja con el tratamiento.
  • Tiene signos de nivel alto de azúcar en la sangre, como visión borrosa o doble.
  • Tiene signos de nivel alto de cetonas, como aliento con olor a fruta, dulce, o tiene respiración superficial.
  • Tiene síntomas de un nivel de baja azúcar en la sangre, tales como problemas pensando en sudoración y un latido fuerte.
  • Su nivel de azúcar en la sangre está por debajo de lo normal y no mejora con el tratamiento.

Llame a su médico o al equipo de atención diabética si:

  • Tiene vómitos o diarrea.
  • Tiene malestar estomacal y no puede ingerir los alimentos de su plan de comidas.
  • Usted se siente débil o más cansado de lo habitual.
  • Usted tiene mareos, dolores de cabeza o se irrita con facilidad.
  • Su piel está roja, tibia, seca o inflamada.
  • Usted tiene una herida que no cicatriza.
  • Usted tiene entumecimiento en los brazos o piernas.
  • Usted tiene problemas para sobrellevar su diabetes o se siente ansioso o deprimido.
  • Usted tiene problemas con la memoria.
  • Usted presenta cambios en su visión.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Educación sobre la diabetes:

La educación sobre la diabetes comenzará de inmediato si el diagnóstico es nuevo. Es posible que necesite educación sobre la diabetes en un momento posterior para refrescar su memoria. Los miembros de su equipo de atención médica pueden ayudarlo a usted, a su familia y a sus cuidadores con un plan para lo siguiente:

  • Como revisar su nivel de azúcar en la sangre: Aprenderá cuándo comprobar su nivel de azúcar en la sangre y cuál debe ser el nivel. Usted aprenderá qué hacer si su nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto o demasiado bajo. Anote los horarios de las comprobaciones y los niveles de azúcar en la sangre. Lleve los registros a todas las citas de control.
    Como revisar su nivel de azúcar en la sangre
  • Sobre los medicamentos para la diabetes: Es posible que le administren medicamentos orales para la diabetes para controlar su nivel de azúcar en la sangre. Su médico le indicará cómo y cuándo debe tomar sus medicamentos para la diabetes. También le enseñarán cuándo no tomar el medicamento. También se le enseñarán los efectos secundarios que pueden causar los medicamentos orales para la diabetes.
  • Si necesita insulina: Se puede añadir insulina si los medicamentos orales para la diabetes pierden eficacia con el tiempo. A usted y a su familia les enseñarán cómo preparar y administrar la insulina, si es necesario. Aprenderá cuánta insulina necesita y en qué momento inyectarla. Se le enseñará cuándo no administrar la insulina. También se le enseñará lo que debe hacer si su nivel de azúcar en la sangre baja demasiado. Esto puede suceder si usted toma insulina y no come la cantidad adecuada de carbohidratos. Su equipo también le enseñará cómo desechar las agujas y jeringas.
  • Acerca de la nutrición: Un dietista le ayudará a diseñar un plan de alimentación para mantener estable su nivel de azúcar en la sangre. Usted aprenderá cómo la comida afecta sus niveles de azúcar en la sangre. También aprenderá a realizar un seguimiento del azúcar y los alimentos que contienen almidón (carbohidratos). No se salte ninguna comida. Su nivel de azúcar en la sangre puede bajar demasiado si usted ha tomado insulina y no ha comido.
  • Cómo prevenir las complicaciones: La diabetes que no se controla bien puede provocar problemas de salud. Por ejemplo, llagas en los pies, retinopatía (pérdida de visión) y neuropatía periférica (pérdida de sensibilidad en las manos y los pies). Además, el riesgo de demencia puede aumentar cuando los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos o demasiado bajos durante largos períodos de tiempo. Su equipo lo ayudará a saber cuándo debe hacerse chequeos regulares, como los de la vista. Le enseñarán cómo vigilar los problemas y cuándo hacerlos revisar.

Controle la diabetes y evite los problemas:

A veces la diabetes de tipo 2 se puede controlar con cambios en la nutrición y la actividad física.

  • Trabaje con su equipo de atención de la diabetes para crear planes, para satisfacer sus necesidades. Su equipo de atención de la diabetes puede incluir un médico, un enfermero especializado y un asistente médico. También puede incluir un enfermero educador en diabetes, un dietista y un especialista en ejercicio. Los miembros de la familia u otras personas que están cerca de usted también pueden ser parte del equipo. Usted y su equipo establecerán metas y harán planes para manejar la diabetes y otros problemas de salud. Por ejemplo, el plan incluirá la forma de controlar los medicamentos que puede tomar para la diabetes y para otras condiciones de salud. Los planes y las metas serán específicos de sus necesidades y habilidades. Su plan cambiará a medida que cambien sus necesidades y habilidades.
  • Maneje otros problemas de salud como se le haya indicado. Los problemas de salud pueden incluir presión arterial alta, niveles altos de colesterol y problemas cardíacos. Los problemas de salud también pueden incluir depresión. Usted y su equipo de atención pueden crear conjuntamente un plan para manejar otros problemas de salud.
  • Intente estar físicamente activo de 30 a 60 minutos casi todos los días de la semana. La actividad física, como el ejercicio, ayuda a mantener estable su nivel de azúcar en la sangre y a disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca. La actividad física puede ayudar a mejorar el equilibrio y la fuerza y reducir el riesgo de caídas. Empiece despacio. La actividad puede realizarse en intervalos de 10 minutos.
    • Establezca una meta para la actividad aeróbica, que sea durante 30 minutos por lo menos 5 veces a la semana. La actividad aeróbica ayuda a que su corazón se mantenga fuerte. La actividad aeróbica incluye caminar, andar en bicicleta, bailar, nadar y rastrillar las hojas.
      Ejercicios aeróbicos acuáticos para los mayores
    • Fije una meta para el entrenamiento de fuerza 2 veces a la semana. El entrenamiento de fuerza le ayuda a mantener los músculos que ya tiene y a desarrollar nuevos. El entrenamiento de fuerza incluye levantamiento de pesas, subir escaleras, hacer yoga o tai chi.
      Entrenamiento de fuerza para adultos mayores
    • Quédese de pie con las actividades de equilibrio. Se trata de caminar hacia atrás, pararse sobre un pie y caminar en línea recta haciendo punta talón.
      Equilibrio en 1 pie
  • Mantenga un peso saludable. Pregúntele a su médico cuál es el peso ideal para usted. El peso saludable puede ayudarle a controlar su diabetes y a evitar una enfermedad cardíaca. Solicite a su médico que le ayude a crear un plan para perder peso de una forma segura si usted tiene sobrepeso. Una pérdida de peso de 10 a 15 libras puede ayudar a hacer una diferencia en el manejo de su diabetes. Juntos, usted y su equipo de atención médica, podrán fijar metas de pérdida de peso alcanzables.
  • Conozca los riesgos si decide beber alcohol. El alcohol puede causar que sus niveles de azúcar en la sangre estén bajos si usa insulina. El alcohol puede causar niveles altos de azúcar en la sangre y aumento de peso si bebe demasiado. Las mujeres de 21 años o más y los hombres de 65 años o más deben limitar el consumo de alcohol a 1 bebida por día. Los hombres de 21 a 64 años deberían limitar el consumo de alcohol a 2 tragos al día. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos también pueden provocar enfermedad pulmonar y otros problemas de salud. También pueden causar daños en los vasos sanguíneos que hacen que la diabetes sea más difícil de controlar. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. No use cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo en vez de cigarrillos o para tratar de dejar de fumar. Todos estos aún contienen nicotina.

Otras maneras de controlar la diabetes:

  • Revise sus pies todos los días para ver si tienen llagas. Observe todo el pie, incluyendo la planta del pie, entre y debajo de los dedos. Revise si hay heridas y callos. Use un espejo para verse la planta de los pies. La piel de los pies podría estar brillante, tirante, seca o más oscura de lo normal. Sus pies también podrían estar fríos y pálidos. Pase sus manos por encima, por debajo, por los lados y entre los dedos del pie para sentir la piel. El enrojecimiento, inflamación y calor son signos de problemas con el flujo sanguíneo que pueden conllevar a una úlcera en el pie. No trate de quitarse los callos usted mismo.
    Cuidado del pie diabético
  • Use identificación de alerta médica. Use un brazalete o collar de alerta médica o lleve consigo una tarjeta que indique que tiene diabetes tipo 2. Pregúntele a su médico dónde conseguir estos artículos.
    Accesorios de alerta médica
  • Pregunte sobre las vacunas. Usted corre un mayor riesgo de presentar enfermedades graves si se contagia gripe, neumonía, COVID-19 o hepatitis. Pregúntele a su médico si usted debe recibir la vacuna contra la gripe, el herpes, la neumonía o la hepatitis B y cuándo debe recibir la vacuna contra la COVID-19.
  • Pídales ayuda a sus familiares y amigos. Puede que necesite ayuda para comprobar su nivel de azúcar en la sangre, inyectarse la insulina o preparar las comidas. También es posible que necesite ayuda para revisar sus pies en busca de llagas. Pídales a sus familiares y amigos que lo ayuden con estas tareas. Hable con su equipo de atención médica si usted necesita a alguien en hogar para que lo ayude.

Acuda a sus consultas de control con su médico o con el equipo de cuidado de la diabetes según le indicaron:

Tendrá que volver a reunirse con los diferentes miembros del equipo de atención médica. Es posible que deba realizarse exámenes para detectar problemas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas. Hable con su equipo de atención médica o con su médico si no puede pagar sus medicamentos.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.