Skip to Content

Detección De Cáncer Colorrectal

CUIDADO AMBULATORIO:

La detección de cáncer colorrectal

significa que se lo examina aunque no tenga signos o síntomas. El cáncer colorrectal es la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos y Canadá. La prueba de detección regular sirve para encontrar problemas a tiempo y comenzar el tratamiento. El tratamiento temprano puede salvarle la vida.

Tipos de prueba de detección disponibles:

Su médico hablará con usted sobre los beneficios y riesgos de cada tipo de prueba de detección: Trabajará con usted para decidir qué prueba de detección es mejor para usted. También le dirá cuándo debe empezar a realizarse la prueba de detección.

  • El examen de sangre oculta en heces (FOBT) puede recolectarse en casa. El examen de sangre oculta en heces busca la presencia de sangre en sus evacuaciones intestinales. Necesitará una pequeña muestra de 2 a 3 evacuaciones intestinales. Su médico le dará tarjetas especiales para colocar la muestra. Usted devolverá las tarjetas al consultorio de su médico o a un laboratorio para que le hagan la prueba. Si su prueba es positiva para la presencia de sangre, usted necesitará hacerse una colonoscopia. Una colonoscopia o sigmoidoscopia flexible puede ayudar a encontrar de dónde proviene la sangre. La sangre puede significar que usted tiene pólipos, cáncer u otras afecciones, como hemorroides. Es posible que tenga que evitar ciertos medicamentos y alimentos durante aproximadamente 3 días antes de tomar la muestra. Su médico le dirá qué medicamentos y alimentos debe evitar. Si no se encuentra sangre, es posible que tenga que hacerse la prueba el próximo año.
  • Una prueba inmunoquímica fecal (FIT) también se recoge en casa y luego se envía a un laboratorio para su análisis. La prueba inmunoquímica fecal también examina la presencia de sangre en las evacuaciones intestinales. Usted no tiene que evitar ningún medicamento o alimento para hacerse la prueba inmunoquímica fecal. Usted recoge una muestra de una evacuación intestinal y la coloca en un recipiente especial. El recipiente se envía por correo o se lleva al consultorio o laboratorio de su médico. Si se encuentra sangre, es posible que necesite una colonoscopia o una sigmoidoscopia flexible. Si no se encuentra sangre, es posible que tenga que hacerse la prueba el próximo año.
  • Una sigmoidoscopia es un procedimiento para ver dentro del recto y el colon sigmoide. El colon sigmoide es la parte inferior de los intestinos, la más cercana al recto. Se le insertará un sigmoidoscopio en el recto. Este es un tubo con una luz y una cámara pequeña en el extremo. Imágenes del colon aparecen en un monitor durante el procedimiento. Una sigmoidoscopia flexible podría ayudar a diagnosticar cáncer de colon, inflamación, pólipos (crecimientos) o infecciones.
  • Una colonoscopia es un procedimiento para examinar con un endoscopio el interior de su colon (intestino). La sonda es un tubo flexible con una luz pequeña y una cámara en la punta. Durante una colonoscopia, es posible que le retiren pólipos o crecimientos de tejidos para analizarlos y detectar la presencia de cáncer.

  • Una colonoscopia virtual es un tipo de examen que utiliza radiografías para examinar el interior del colon (intestino grueso). Los médicos utilizan una tomografía computarizada o imágenes por resonancia magnética para tomar imágenes del colon desde fuera de su cuerpo. Necesitará ingerir líquido de contraste para que las imágenes se aprecien mejor. Este procedimiento se usa para determinar si tiene pólipos (crecimientos) o cáncer. También puede controlar el tamaño de los pólipos. Es posible que necesite este procedimiento para comprobar si el cáncer colorrectal ha vuelto a aparecer después del tratamiento. Se puede utilizar una colonoscopia virtual si no es capaz de someterse una colonoscopia regular.
  • El ADN en su evacuación intestinal puede analizarse para detectar cambios genéticos. Los cambios genéticos pueden ser un signo de cáncer colorrectal.

Con qué frecuencia puede necesitar pruebas de detección de cáncer colorrectal:

Se recomiendan las pruebas de detección a partir de los 50 años y hasta los 75 si se tiene un riesgo promedio. Su médico puede sugerirle que se someta a las pruebas de detección a partir de los 45 años. Las pruebas de detección pueden comenzar antes de los 45 años o continuar después de los 75 si su riesgo es alto. Su médico le enseñará con qué frecuencia debe hacerse las pruebas de detección. El momento depende del tipo de detección y si se encontraron pólipos u otros problemas. El momento también depende de su edad y de si usted tiene mayor riesgo de tener cáncer. Es posible que necesite hacerse las pruebas de detección cada 1, 2, 5 o 10 años.

Riesgos de la detección del cáncer colorrectal:

Cualquier tipo de prueba de detección tiene riesgos. Hable con su médico sobre los riesgos de la detección. Es posible que también le indique lo siguiente:

  • Puede ocurrir un resultado falso-negativo. El resultado puede retrasar el tratamiento porque muestra que no se encontró cáncer. Puede hacer que usted no reciba tratamiento incluso cuando tenga síntomas.
  • Puede ocurrir un resultado falso positivo. Este resultado puede hacer que le hagan más pruebas. También puede hacer que se sienta ansioso si cree que tiene cáncer.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.