Skip to Content

Después De Una Esofagectomía

CUIDADO AMBULATORIO:

Una esofagectomía

es una cirugía para remover el esófago o una parte de este. Es posible que deba permanecer en el hospital hasta por 2 semanas después de la cirugía. Usted necesitará un tubo de alimentación para comer por varias semanas después de la cirugía. Una vez que pueda comer normalmente, es posible que usted necesite cambiar o dejar de comer ciertos alimentos.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene una nueva dificultad para tragar.
  • Usted tiene dificultad para respirar.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Sus incisiones se ponen rojas, inflamadas y cálidas al tacto.
  • Usted tiene más dolor.
  • Usted tiene pérdida o sangrado del sitio de su incisión.
  • Sus drenajes se salen de su piel o no están drenando.
  • Usted tiene vómito o diarrea reiterados.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte cómo tomar el medicamento prescrito para el dolor de manera segura. No espere hasta que el dolor sea intenso antes de tomar su medicamento para el dolor.
  • Medicamento para reducir el dolor o evitar el reflujo. El reflujo es cuando el líquido se devuelve de su estómago a su esófago.
  • Antibióticos tratan o previenen una infección bacteriana.
  • Vuelva a comenzar sus medicamentos en el hogar como se lo indique su médico. Pregunte cuándo puede comenzar a tomar anticoagulantes. Si usted tiene diabetes, es posible que necesite adaptarse a los medicamentos hasta que pueda comer normalmente.
  • Los anticoagulantes ayudan a prevenir la formación de coágulos. Unos ejemplos de anticoagulantes incluyen la heparina y warfarina. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté pendiente de sangrados y moretones mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Vigile que no haya sangre en su orina y movimientos intestinales. Use un paño o toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Infórmele a su odontólogo y a los médicos que lo atienden que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Infórmele a su médico de inmediato si olvida tomar el medicamento o toma demasiado.
    • La warfarina es un anticoagulante que podría tener que tomar. Usted debería estar consiente de las siguientes cosas en caso que usted tome warfarina.
      • Existen algunos alimentos y medicamentos que pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores a su alimentación mientras toma warfarina (warfarin). La warfarina funciona mejor si usted come aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir con su médico para programar citas de seguimiento cuando usted esté tomando warfarina. Usted deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos exámenes se usan para determinar la cantidad de medicamento que usted necesita.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidado de la herida:

  • Mantenga su incisión limpia y seca. Cambie sus vendajes si se mojan o se ensucian.
  • Compruebe que su incisión no presente signos de infección como pus, inflamación o enrojecimiento.
  • Lave su incisión con jabón y agua. No frote su incisión. Seque después de lavarse. Aplique los vendajes nuevos como se lo indicó su médico.
  • No se ponga loción o talco en la incisión.
  • No se bañe o se siente en tinas de hidromasaje. Usted puede bañarse cuando su médico lo autorice.

Vacíe sus drenajes como se le indique:

Es posible que usted necesite anotar qué cantidad de líquido vacía de su drenaje.

No fume:

La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos y hacer más difícil que usted sane de una esofagectomía. El fumar también aumenta su riesgo de que regrese el cáncer después del tratamiento. Usted necesitará permanecer sin fumar después de la cirugía para evitar daño a su esófago. No use cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo en vez de cigarrillos o para tratar de dejar de fumar. Todos estos aún contienen nicotina. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar.

  • Smokefree.gov
    Phone: 1- 800 - 784-8669
    Web Address: www.smokefree.gov

Use su tubo de alimentación como se le indique:

Es posible que lo manden a casa con un tubo de alimentación. Su médico le informará cuándo y con qué frecuencia usar su tubo de alimentación. También podría indicarle lo siguiente:

  • Programe su alimentación como se lo indique su médico. Usted podría darse a sí mismo una pequeña cantidad de fórmula con un bombeo continuo o varias veces durante el día. No ponga una cantidad grande de fórmula en su tubo de alimentación a la misma vez. Esto podría provocarle reflujo y el síndrome de vaciado rápido (dumping). Pregunte a su médico cuánta fórmula debe poner a través de su tubo de alimentación cada vez que lo use.
  • Limpie la piel alrededor del tubo de alimentación. Mantenga la piel alrededor del tubo de alimentación seca para evitar una infección. Pregunte a su médico cómo limpiar el área del tubo de alimentación.
  • Revise a ver si hay enrojecimiento e inflamación en el área donde el tubo entra en su cuerpo. Revise el líquido que está drenando del sitio del tubo de alimentación.
  • Use ropa holgada para que no ponga presión en su incisión o en su tubo de alimentación.

Aliméntese de comidas pequeñas durante el día:

Cuando le quiten el tubo de alimentación, usted necesitará cambiar la manera en que come sus alimentos. Tome 6 comidas pequeñas en vez de 3 comidas grandes. Coma lentamente. No consuma alimentos entre 2 y 3 horas antes de acostarse. Esto podría evitar el reflujo y el síndrome de vaciado rápido.

Evite el reflujo:

Su médico le dará instrucciones para evitar el reflujo mientras usted está usando un tubo de alimentación. Si usted puede dormir normalmente, su médico podría indicarle que haga lo siguiente para evitar el reflujo:

  • Siéntese cuando come o tome. Permanezca sentado por al menos 30 minutos después de comer.
  • Tome líquidos entre las comidas. No tome líquidos con las comidas a menos que se lo indique su dietista.
  • No consuma alimentos o bebidas que puedan aumentar la acidez. No coma alimentos picantes. No ingiera bebidas que contengan cafeína, como el café o las gaseosas. No tome alcohol.
  • Eleve la cabecera de su cama. Coloque bloques de 6 pulgadas debajo de la cabecera de la estructura de su cama. También podría usar más una almohada para apoyar su cabeza y hombros mientras duerme. No se acueste por 1 hora después de comer o tomar.

Evite el síndrome de vaciado rápido (dumping):

El síndrome de vaciado rápido sucede cuando los alimentos y bebidas altos en azúcar y grasa se van a su intestino demasiado rápido después de una comida. El síndrome de vaciado rápido podría provocarle sudor, o sentir que se va a desmayar, debilidad y mareos. Podría provocar que se sienta muy lleno, que tenga un ritmo cardíaco acelerado o que tenga calambres estomacales. El síndrome de vaciado rápido podría provocar que usted tenga malestar estomacal y evacuaciones intestinales sueltas. Su médico podría indicarle que haga lo siguiente para evitar el síndrome del vaciado rápido:

  • Limite los carbohidratos en sus comidas. Su cuerpo convierte los carbohidratos en azúcar. Demasiada azúcar puede provocar el síndrome de vaciado rápido. Las cantidades grandes de carbohidratos se encuentran en la pasta, panes y la repostería. Lea las etiquetas para determinar cuántos gramos de carbohidratos hay en los alimentos. Pregunte a su médico cuántos carbohidratos usted debería consumir en una comida.
  • Aumente la proteína en sus alimentos. La proteína retarda su digestión. Los alimentos que son altos en proteína incluyen a la carne, pescado y frijoles. Lea las etiquetas para determinar cuántos gramos de proteína hay en los alimentos. Pregunte a su médico cuánta proteína debería consumir en una comida.
  • Tome líquidos entre las comidas. Tome líquidos antes o después de los alimentos para ayudar a que los alimentos se muevan más lento a través de sus intestinos. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Recuéstese por 30 minutos después de comer. Recuéstese para ayudar a que su cuerpo mueva los alimentos más lentamente en sus intestinos. No se acueste después de comer si tiene reflujo.

Manejar después de una esofagectomía:

Es posible que no le permitan manejar hasta por 3 semanas. Usted necesitará dejar de tomar medicamento prescrito para el dolor antes de que comience a manejar de nuevo. Su médico podría indicarle que no maneje hasta que sanen sus incisiones.

La actividad después de una esofagectomía:

Su médico podría sugerirle lo siguiente:

  • Limite el subir escaleras. Planee sus actividades en un nivel de su casa. No suba y baje las escaleras más de unas cuantas veces en el día.
  • No levante nada pesado. El levantar cosas pesadas coloca estrés en su incisión y podría provocar que se abra. Pregunte a su médico cuánto peso es seguro para que levante.
  • Camine distancias cortas. No camine solo. Camine con un familiar o amigo en caso de que se sienta mareado o cansado y necesite descansar. Camine en superficies planas de 2 a 3 veces por día. El caminar evita la formación de coágulos de sangre y ayuda a su curación. Pregunte a su médico cuándo puede comenzar con ejercicio más intenso.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide