Skip to main content

Depresión En Adultos Mayores

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber sobre la depresión en los adultos mayores?

La depresión es una afección que causa sentimientos de tristeza o desesperanza que no desaparecen. La persona puede perder interés en las cosas que solía disfrutar. La depresión es común en los adultos mayores, pero no es una parte normal del envejecimiento. El tratamiento es muy importante y puede ayudar a mejorar la vida diaria de la persona. Usted puede ayudar a apoyar a la persona animándola a trabajar con los médicos para controlar la depresión.

¿Qué causa o aumenta el riesgo de depresión en los adultos mayores?

La depresión podría deberse a cambios en los químicos del cerebro que afectan el estado de ánimo de la persona. El riesgo de depresión podría ser más alto si la persona tiene cualquiera de los siguientes:

  • Acontecimientos estresantes como la muerte de un ser querido, la jubilación o la necesidad de trasladarse a un centro de atención
  • Antecedentes familiares de depresión
  • Una condición médica crónica, como enfermedad cardíaca o cáncer
  • Pérdida de fuerza física o movilidad
  • Abuso de alcohol o drogas

¿Cuáles son los signos y síntomas de la depresión en los adultos mayores?

  • Cambios en el apetito, o aumento o pérdida de peso
  • Dificultad para ir a dormir o permanecer dormido, o dormir demasiado
  • Fatiga o falta de energía
  • Sensación de inquietud, irritabilidad o necesidad de alejarse de los demás
  • Alucinaciones o delirios
  • Sentirse inútil, desesperanzado, desanimado o culpable
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas, hacer tareas diarias o tomar decisiones
  • Declaraciones acerca de querer lastimarse o suicidarse

¿Cómo se diagnostica la depresión?

El médico de la persona le hará preguntas sobre los síntomas y por cuánto tiempo los ha tenido. También el médico le preguntará si la persona tiene familiares que padecen depresión. El médico puede pedirle a usted o a alguien cercano a la persona que describa cualquier síntoma si la persona no puede hacerlo. Dígale al médico de la persona acerca de cualquier evento estresante que usted conozca en su vida. Quizás le pregunte sobre otras afecciones de salud o los medicamentos que toma la persona. La persona también puede necesitar exámenes para descartar otras afecciones que pueden parecer depresión. Los ejemplos incluyen demencia o enfermedad de Alzheimer.

¿Cómo se trata la depresión?

  • La terapia se utiliza a menudo junto con medicamentos. La terapia es un lugar para que la persona hable sobre sus sentimientos y todo lo que puede estar causando la depresión. La terapia se puede realizar sola o en grupo. También podría realizarse con sus familiares o con su pareja.
  • Los medicamentos antidepresivos podrían administrarse para aliviar la depresión. Es posible que la persona deba tomar estos medicamentos durante varias semanas antes de empezar a sentirse mejor. Es importante que los médicos conozcan todos los medicamentos que la persona está tomando. Esto ayudará a los médicos a saber qué medicamentos recomendar para la persona. La persona también podría necesitar ayuda para establecer recordatorios para tomar el medicamento todos los días.

¿Qué puedo hacer para ayudar a la persona a controlar la depresión?

  • Llame, visite o envíe tarjetas postales a esa persona frecuentemente. Esté atento a la persona tras la pérdida de un cónyuge, un gran amigo o una mascota. Los días festivos, cumpleaños y aniversarios pueden ser difíciles para una persona después de una pérdida. La pérdida de un cónyuge puede ser dolorosa y solitaria para los adultos mayores que estuvieron casados por mucho tiempo.
  • Ayude a la persona a vincularse con otras personas. Anímela a participar en la comunidad. Algunos ejemplos incluyen la tutoría de un estudiante joven o el voluntariado en una organización local. La persona podría necesitar algo de ayuda para usar una computadora o crear una cuenta de correo electrónico para poder estar en contacto con otras personas. También puede ayudar a organizar una visita para la persona con su líder religioso o espiritual.
  • Anímelo a hacer cosas nuevas. Esto puede ayudar a la persona a encontrar nuevos intereses o a conocer gente nueva. También puede ayudar a prevenir que se concentre en la depresión.
  • Ayúdele a la persona a conseguir el equipo necesario para mejorar su comodidad y movilidad. Algunos ejemplos son los dispositivos para los oídos, anteojos, libros de letra grande y andaderas. Estos artículos pueden ayudar a la persona a disfrutar de actividades y sentirse más independiente.
  • Anímelo a que siga tomando los medicamentos y yendo a terapia. Los medicamentos y la terapia pueden ayudar a mejorar la salud mental de la persona.
  • Ayude a la persona a hacer ejercicio de manera segura. El ejercicio puede levantar su estado de ánimo, aumentar su energía y hacer que dormir sea más fácil. Si es posible, ofrézcase para hacer ejercicio con la persona. Por ejemplo, puede programar caminatas con la persona. Puede que a la persona le guste ir a un evento, como una exposición de arte o un museo. Si la persona no puede caminar, puede disfrutar de un programa de ejercicios realizado en una silla.
    Ejercicios de silla para los mayores
  • Anímelo a buscar ayuda para tratar el consumo de drogas o alcohol, de ser necesario. Las drogas y el alcohol pueden aumentar los pensamientos suicidas y hacer que la persona tenga más posibilidades de ponerlos en acción.

¿Dónde puedo buscar más ayuda si creo que la persona está considerando suicidarse?

Lo siguiente está disponible en cualquier momento:

  • National Suicide Prevention Lifeline (línea de prevención del suicidio): 1-800-273-8255 (1-800-273-TALK)
  • Teléfono directo para hablar de suicidio: 1-800-784-2433 (1-800-SUICIDE)
  • Para obtener una lista de números internacionales: https://save.org/find-help/international-resources/

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Escucha a la persona hablar de hacerse daño a sí misma o a alguien más.
  • La persona ha hecho algo intencionalmente para hacerse daño.

¿Cuándo debo llamar al terapeuta o médico de la persona?

  • Piensa que los síntomas de la persona no están mejorando.
  • Usted nota signos nuevos o la persona le dice que está teniendo síntomas nuevos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de la persona.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

La persona tiene el derecho de ayudar a planear su propio cuidado. Usted puede ayudar a la persona a aprender acerca de la depresión y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con la persona y los médicos para que puedan decidir qué atención recibir. La persona siempre tiene el derecho de rehusar tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.